Edición Impresa

"Esta historia es una muestra de los estragos que hace la guerra"

Hoy llega a los cines de Rosario "Francotirador". Su director, el experimentado Clint Eastwood, contó por qué decidió filmar la vida de Chris Kyle, el tirador más letal de EEUU.

Jueves 22 de Enero de 2015

Desde que se comenzó a filmar, "Francotirador" se convirtió en una de las películas más esperadas de los últimos años. Los ingredientes estaban todos ahí: un director estrella (Clint Eastwood), un actor en pleno ascenso (Bradley Cooper) y la historia verídica de Chris Kyle, considerado el tirador más letal de Estados Unidos. Hace apenas semanas la película generó más expectativa cuando fue nominada a los Oscars en seis categorías: mejor filme, mejor actor, mejor guión adaptado, mejor edición, mejor edición de sonido y mezcla de sonido. Y terminó confirmando su estatus cuando el pasado fin de semana se transformó en un éxito de taquilla en EEUU, recaudando 105,3 millones de dólares, una cifra sin precedentes en enero.

"Francotirador" está basada en la autobiografía de Chris Kyle, "American Sniper", que en 2012 permaneció durante 18 semanas en la lista de best sellers del "New York Times", 13 de ellas en el número uno. Christopher Scott Kyle ingresó en 1999 a la Marina de Estados Unidos para formarse como SEAL (la principal fuerza de operaciones especiales del país), y ese mismo año fue destinado a Ramadi, Anwar y Bagdad para combatir en la guerra de Irak, donde vivió momentos aterradores.

Demonio y leyenda. El temor que Kyle generaba entre los insurgentes iraquíes era tal que lo bautizaron "el demonio", mientras sus compañeros lo llamaban "la leyenda", ya que se estima que 160 enemigos murieron bajo su puntería, aunque otros reportes cuentan que en realidad fueron 255, una cifra no confirmada. El célebre marine dejó el ejército en 2009, después de seis años destinado en Irak, y creó Craft International, una consultora militar a través de la cual se dedicó a transmitir lo que aprendió en las calles de Bagdad, Fallujah y Ramadi a militares y trabajadores de empresas de seguridad privada. El 2 de febrero de 2013 su vida terminó trágicamente cuando fue asesinado junto a su amigo Chad Littlefield en un campo de tiro en Texas, a manos de otro veterano, que estaba desequilibrado mentalmente.

En un principio "Francotirador" iba a ser dirigida por Steven Spielberg. Pero el genial director de "Lincoln" se retiró del proyecto por recortes en el presupuesto. Entonces encaró la batuta nada menos que Clint Eastwood, que a sus 84 años sigue trabajando en plena forma. "Yo he hecho varias películas sobre conflictos bélicos, pero esta historia me interesó especialmente porque es una muestra de los estragos que hace la guerra, y también enseña la presión sobre la familia de los soldados. Es bueno recordar todo lo que invierten los que van a la guerra y reconocer los sacrificios que hacen", dijo el veterano realizador.

Dilemas. Según Eastwood, "Chris Kyle creció con un mantra. Desde muy chico le inculcaron que algunas personas nacían para ser protectoras, y él sabía que estaba llamado para eso. Es parte de lo que lo impulsaba a ir al frente en la guerra una y otra vez, incluso cuando enfrentaba el dilema de dejar atrás a su familia. El era uno de esos tipos que están siempre deseando ir más allá, cruzando la frontera de los desafíos", explicó.

El director aseguró que la acción en la película es "intensa", pero aclaró: "El alma de esta película y lo que conduce la historia son las relaciones humanas: entre Chris y sus compañeros de armas y entre Chris y Taya, su esposa, que es la relación más importante de esta historia. Chris está loco por ella, pero al mismo tiempo está comprometido a cumplir con todos sus deberes como soldado".

"Crecí durante la guerra". Algunos críticos de EEUU apuntaron contra Eastwood después de ver la película, asegurando que en "Francotirador" se celebra la guerra y el patrioterismo. El director contraatacó diciendo que ese era un "análisis estúpido". "Yo estuve en contra de ir a la guerra en Irak, porque me imaginé que íbamos a terminar tropezando. Y tuve grandes dudas cuando fuimos a Afganistán. ¿Alguien estudió la historia de Afganistán antes de meterse ahí, alguien pensó en qué valor tiene y el final trágico que iba a significar para mucha gente?", se preguntó el realizador.

En ese sentido, Eastwood describió su experiencia con una historia plagada de guerras. "Yo crecí durante la Segunda Guerra Mundial: tenía 11 años cuando bombardearon Pearl Harbor. A esa edad me fascinaba todo, creía que era muy patriótico, porque aquella era la guerra que iba a terminar con todas las guerras. Unos pocos años más tarde estaba tosiendo a pedido de la junta de reclutamiento mientras avanzaba la guerra de Corea, y yo pensaba: «¿Qué carajos pasa? ¡Creí que con la Segunda Guerra se terminaba todo!». Y no mucho después ya estábamos en Vietnam. Al contrario de lo que cree la opinión pública, yo aborrezco la violencia, siempre la he rechazado", afirmó.

Una estrella en ascenso que cumplió su sueño

El protagonismo de "Francotirador" recae exclusivamente en Bradley Cooper, el galán que se consagró en los últimos años con sus nominaciones al Oscar por "El lado luminoso de la vida" y "Escándalo americano". Ahora Cooper vuelve a aspirar a la estatuilla dorada en la piel del tirador más eficiente de la guerra de Irak. Para convertirse en Chris Kyle, el actor tuvo que engordar 18 kilos y seguir un entrenamiento estricto. El año pasado comía cada hora para consumir 8.000 calorías al día, y optó por llevar a su entrenador personal a todos los lugares que visitaba para no perder su rutina. Así pudo cumplir su sueño de trabajar con Clint Eastwood. Cooper estaba fascinado con películas como "Los imperdonables", "Gran Torino" y "Cartas desde Iwo Jima". "Esas películas son verdaderos estudios de personajes muy complejos, en contextos muy diferentes. Clint era el director más indicado para contar esta historia de una manera cruda y verdadera", opinó el protagonista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario