Edición Impresa

El defensor del portero ahora duda del testimonio de la mucama

Pierri cree que Dominga Torres no dice toda la verdad al afirmar que Angeles Rawson no regresó a su hogar el día de su desaparición

Sábado 06 de Julio de 2013

La defensa del portero Jorge Mangeri, único detenido y procesado por el homicidio de Angeles Rawson, puso en duda ahora a la empleada doméstica de la familia, Dominga Trinidad Torres, quien dijo que el día de la desaparición la adolescente no regresó al departamento.

Según dijo el abogado Miguel Angel Pierri en declaraciones formuladas ayer, la estrategia de la defensa apunta ahora a "desmantelar una coartada".

Pierri anunció que pedirá que se cite a declarar nuevamente a Torres, ya que a partir de constancias de su tarjeta de transporte no pudo haber estado en la casa de la adolescente en el horario que dijo.

La empleada declaró ante la fiscal de la causa, María Paula Asaro, que el día del crimen ella llegó antes de las 9 a la casa de la familia en la planta baja A del edificio de Ravignani 2360, y que Angeles nunca entró al departamento hasta que ella se retiró pasado el mediodía.

Su testimonio fue clave para la causa, porque la fiscal Asaro y luego el juez de la causa, Javier Feliciano Ríos, dieron por acreditado a partir de sus dichos que Angeles entró al edificio pero no a su vivienda, por lo que se cree que pudo haber sido interceptada por el imputado Mangeri en el hall de la entrada.

Si bien Torres afirmó en la causa que ella arribó al departamento a las 8.45, Pierri aseguró ayer que "la información que tenemos nosotros es que tendría que haber arribado pasadas largas las diez de la mañana".

"Al ver el cuerpo seis (de la causa) donde se examinan los testimonios brindados ante la fiscalía, vemos que hay una serie de informaciones que corroborándolas provisoriamente tienen que ver con su tarjeta Sube", dijo Pierri al salir de su domicilio en el barrio porteño de Recoleta.

 

Comprobación. "Hicimos un chequeo que nos permite demostrar que si la señora vive donde dice que vive en su declaración (la localidad bonaerense de González Catán), no cierran los horarios de operación de tarjeta con su horario de trabajo", agregó.

Pierri afirmó que esto le hace pensar que "la señora, en el horario que dijo que estuvo en la casa, no estuvo".

"Quizás la señora está confundida en el horario o el horario que dijo que estuvo, no estuvo. Me imagino que en algún momento el magistrado la va a volver a citar. A mí me gustaría volver a escucharla", señaló.

El defensor de Mangeri dijo que la mucama "tendrá que explicarle a la fiscal y al juez si los horarios no coinciden, por qué afirmó lo que afirmó".

Incluso, Pierri recordó que podría ponerse en duda lo que dijo Torres respecto a que, cuando ella llegó a Ravignani, en el departamento estaba durmiendo el menor de los hermanastros de Angeles.

"Siempre dije que si la agresión se perpetró en la entrada al edificio, ¿cómo puede ser que esta mucama no la escuchó? Es imposible estar en el edificio y no haberla escuchado. O no estuvo o no es correcta la información que vertió", comentó.

Al ser consultado sobre el motivo por el que la mucama mentiría, Pierri contestó: "Porque alguien pudo señalarle una situación de interés para dar cobertura a una situación que tiene alguna lógica con alguna versión que está circulando en manos de algunos investigadores".

Por otra parte, Pierri insistió en afirmar que cada vez está "más convencido de que además de Mangeri hay otra persona más" implicada en el crimen.

"Me quedo muy tranquilo porque en el auto de procesamiento y prisión preventiva, el juez dice «hasta aquí llegué a esto», no descarta si con el progreso de la investigación podamos llegar a otro resultado", dijo.

"Nos falta el medio". Además, el defensor opinó que al juez "le queda el ochenta por ciento del hecho sin explicar, porque habla de la interceptación de la víctima y después pasa toda la historia, o sea la mecánica de muerte, la agresión no la describe, nos dice que no hay actos vinculados con un crimen sexual y después la inserta a la víctima en el sistema de recolección de basura de la Ceamse".

"Es decir —continuó Pierri—, va al comienzo del acto y va al final. Bueno, ese medio es lo que nos falta y eso que nos falta es el colaborador".

"El auto de mérito del magistrado es un auto provisorio. Vamos a tener certitud cuando se pronuncie la Cámara (del crimen), ratificándolo, corrigiéndolo o revocándolo", afirmó Pierri.

Angeles Rawson (16) fue encontrada asesinada el 11 de junio en un predio de la Ceamse en José León Suárez, con dos vueltas de hilo sisal enrollado en el cuello, con sus muslos y pies atados y su cabeza cubierta con una bolsa de plástico de supermercado.

Los forenses determinaron que la adolescente, que había desaparecido el día anterior cuando regresaba de una clase de gimnasia, murió por aplastamiento dentro de un camión compactador de basura.

Por el crimen, la madrugada del sábado 15 de junio fue detenido Mangeri, el portero del edificio de Ravignani 2360 donde vivía Angeles junto a su madre, su padrastro y sus hermanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS