Punta del Este

Bikini, la playa top de Punta del Este que se mantiene a la vanguardia

Reducto de surfistas, el lugar ofrece la actuación de disc-jockeys de renombre y hasta tiene un espacio VIP para artistas y modelos.

Jueves 26 de Enero de 2017

Las playas de moda en Punta de Este van cambiando cada verano, pero algunas, como Bikini, están a la vanguardia desde hace casi 20 años, cuando los pioneros del surf descubrieron que en ese rincón contra las rocas las olas se podían "tomar bien" y "llegar sobre la tabla a buen puerto", en este caso a buena orilla.
Detrás de los surfistas, que practican con sol o sombra, vienen los amigos, los "compinches" y las chicas lindas, que desde que las tablas son más livianas y pequeñas también se animan cada vez más. El grupo termina de armarse con equipos de música portátiles de mucha calidad y buenos tragos, mientras que las guitarras que musicalizaban años antes los atardeceres dieron paso a los DJs.
Por eso en la entrada a Bikini hay un enorme cartel que anuncia en inglés —idioma que pareciera ser más elegante que el castellano—, "Sunset session summer 2017", o "Sesión de verano al atardecer".
"Tenemos al DJ uruguayo Javier Misa, pero también traemos DJs invitados. En la segunda quincena de enero, por ejemplo, vendrán los argentinos Luka y Federico Novelli, y además casi todos los días hay desfiles de moda de Fernando Cristino y Flavia Pintos", comentó a Télam Henry, quien trabaja en el parador auspiciado por una conocida tarjeta de crédito.
La tarjeta en cuestión agasaja a sus clientes ofreciéndoles un importante descuento en consumos, sombrillas y reposeras, y también ofrece un espacio VIP para modelos, futbolistas, artistas y gente del ambiente, quienes son invitados por los Reducto de surfistas, el lugar ofrece la actuación de disc-jockeys de renombre y hasta tiene un espacio VIP para artistas y modelos Verano encargados de relaciones públicas para que la playa "mantenga a su público interesado".
La propuesta incluye promociones, fiestas auspiciadas por alguna cerveza, partidos de polo o campeonatos de surf, entre otras actividades.
"Nosotras vamos después de las cuatro, a esa hora empieza a caer gente joven y la playa cambia de ambiente", contó Sofía, quien llegó a dedo desde La Barra porque el sol estaba taladrando la tierra.
"Al atardecer nos quedamos porque siempre se arma una movida con DJs y alguna marca de champagne o cerveza", agregó.
A la caída del sol, las oleadas de jóvenes que bajaron entre las cuatro y las cinco remontan la barranca hacia la ruta 10 y se sientan en el pasto, a las orillas de la carretera, esperando la combi o la camioneta 4x4 de algún padre generoso. Los boliches encienden las luces esperando que, un par de horas después, los mismos que se vuelven a casa agotados vuelvan resplandecientes a disfrutar la noche esteña.
Por su parte Mateo, hijo de Celiar Duarte, quien fundó hace 15 años de la primera escuela de surf, dijo que está "orgulloso" de que la institución siga abierta y recordó que cuando empezaron "no había dónde protegerse del sol o las tormentas, así que nos metíamos debajo de la cabina del guardavidas".
"Cobramos 1.000 pesos la hora, pero eso incluye la explicación previa y el acompañamiento, porque lo que nos interesa es que haya más gente que haga este deporte", dijo Charly, quien está a cargo de la instrucción.
Los cultores del surf, que pronto pasará ser una categoría más en los juegos olímpicos, tienen una suerte de cofradía, una secreta solidaridad que ejercen en los momentos de peligro, aunque es un deporte en solitario, donde cada uno puede llegar a pasar largo rato esperando una buena ola y de su decisión depende el éxito.
Al respecto Sebastián Olarte, actual campeón de surf uruguayo que acaba de ganar la primera fecha del campeonato en esa misma playa dijo recientemente en un programa de televisión local: "Tuve suerte, esperé y la ola que agarré fue la última buena ola de la tarde".
Pero para Charlie su éxito se debe a que "es local y sabe surfear en olas bajas"


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});