Edición Impresa

A un mes del trasplante, Renzo sigue mejorando

Su padre, Haroldo Antonelli, dijo que el niño internado en el hospital Garrahan "está bien de ánimo y toma la mamadera".

Miércoles 03 de Julio de 2013

Haroldo Antonelli, el padre de Renzo, trasplantado del corazón hace un mes en el hospital Garrahan, afirmó ayer que el niño de dos años está bien de ánimo, come y toma la mamadera.

Los creadores de la página "Todos con Renzo", que se comunican regularmente con los familiares del niño, publicaron un extenso escrito del padre de Renzo, en donde contó que "estamos las 24 horas en el hospital; yo me quedo los fines de semana desde el viernes a domingo y mi señora en la semana, desde el domingo al viernes".

"Renzo todavía está con la recuperación del habla, que aún no recuperó al cien por ciento. Los médicos están muy contentos", dijo el padre del chico, y agregó que "tiene muchos cables, pero son todos para el control y monitoreo".

Antonelli contó que "Valentino, su hermano, aún no lo pudo visitar y no deja de pedir por verlo" aunque "no lo podemos ingresar a la terapia para que Renzo no se contagie nada, porque un resfrío le puede costar la vida, porque esta inmunosuprimido".

"Renzo demostró tener una fuerza increíble, pero los doctores son todavía muy prudentes, no hay una fecha aproximada de alta ni nada", dijo y agregó que "lo próximo es seguir esperando su evolución". "Además le tuvieron que dar muchos paletazos para revivirlo y la herida del tórax se abrió un poquito y hay que es esperar que se pasen los dolores", sostuvo Antonelli.

"Renzo está bien, se ríe, juega, baila acostado, todavía así porque pararse es un paso muy grande para él", finalizó el papá del pequeño trasplantado.

Le robaron el auto. Ayer por la mañana, cuando el padre de Renzo fue a sacar su auto para llevar a su hijo mayor, se dio cuenta que se lo habían robado.

Jorge Ramos, abuelo del niño correntino, confirmó ayer que un grupo de sujetos desconocidos ingresó anteanoche a la casa de Haroldo y le robaron el auto que él y su mujer, Belén, utilizaban para ir todos los días al Garrahan.

Ramos precisó que el auto sustraído es un Renault 12 modelo 1989, que no tiene un importante valor de mercado pero era clave para que Haroldo y Belén pudieran manejarse entre el Garrahan y la vivienda que alquilan en la localidad bonaerense de Adrogué.

El abuelo de Renzo se mostró preocupado por la situación, pero expresó su satisfacción porque afortunadamente la familia Antonelli no se encontraba en el auto ni en la casa al momento en el que se perpetró el robo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS