Economia

Incentivos fiscales para mover la industria de la construcción

Desde la delegación local de la cámara que agrupa a las empresas del sector esperan un mayor dinamismo en la obra pública y privada

Domingo 04 de Abril de 2021

La ley de incentivos fiscales que el gobierno nacional dispuso para el sector de la construcción y un dinamización de la obra pública provincial, luego de un 2020 donde se subejecutó el presupuesto en esa área, son razones más que suficientes para que los empresarios vinculados a la actividad vean con “expectativas muy favorables” el 2021.

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) delegación Rosario, Rubén Llenas, referenció como un punto de inflexión en la actividad a la ley 27.613 de “Incentivo a la construcción federal argentina y acceso a la vivienda”, que fue consensuada por el gobierno con las cámaras empresarias y el sindicato y aprobada casi por unanimidad en el Congreso.

El dirigente consideró que eso permitió darle mayor sostenibilidad, en el largo plazo, a una recuperación que se venía dando desde fines de 2020, pero que había estado impulsada por una demanda privada, pero que no había logrado impactar en la salud de las empresas.

“En los últimos tiempos, luego de 25 meses consecutivos de baja del Indicador Sintético de la Actividad (Isac) del Indec que mide la actividad de nuestro sector, a partir de octubre comenzó una etapa de indicadores positivos”, comentó Llenas, aunque dijo que “en febrero aflojó un poquito”.

"A partir de octubre pasado la actividad comenzó una etapa de indicadores positivos, luego de 25 meses consecutivos en baja "A partir de octubre pasado la actividad comenzó una etapa de indicadores positivos, luego de 25 meses consecutivos en baja

Esta recuperación fue producto fundamentalmente de “una demanda que surgió debido a que la gente se quedó en su casa durante la cuarentena y comenzó a ver la posibilidad de reformar su vivienda, ampliarla”, explicó el empresario. Sin embargo, consideró que si bien “fue bienvenido” no había logrado consolidar una tendencia de crecimiento.

“No fue una recuperación a nivel de empresas que nos haya podido hacer pensar que era algo muy sostenido ya que no se dio una recuperación del empleo, que es un síntoma claro de la reactivación a ese nivel”, aclaró.

El trabajo consensuado de los Ministerios de Producción y el de Economía a nivel nacional junto a entidades como la CAC, Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (Cedu), la Asociación Empresarios de la Vivienda de Capital Federal y también el gremio de la Uocra, permitió dar forma a esta ley de incentivos que, según planteó Llenas por el apoyo que tuvo en el Congreso le da a su contenido “un impulso político muy importante”.

Según explicó el dirigente rosarino, esta iniciativa tiene tres pilares esenciales. “Las primeras dos patas de esta ley son incentivos fiscales, uno de ellos la exención de Bienes Personales por hasta dos períodos fiscales el tiempo que dura una construcción aproximadamente, y el diferimiento del impuesto a las ganancias o a la transferencia de inmuebles, según corresponda en cada caso, por el término de tres años”, dijo durante una entrevista en el programa de radio “La banda cambiaria” de FM Meridiano.

“Estos incentivos fiscales son muy importante en el sentido de que el Estado vio y apostó a que la construcción privada sea uno de los motores de la reactivación de la economía y eligió ceder algunos impuestos en función de un retorno de todas la actividad que representa la construcción”, indicó Llenas.

El pilar es la exteriorización de capitales exclusiva para reinvertir en construcción. “No es que un inversor tiene fondos en el exterior en moneda extranjera o local y los exterioriza para otra cosa, sino que tiene que ser específicamente para la construcción y eso tiene un cargo fiscal del 5% para 60 días; entre 60 y 90 días del 10%, y entre 90 y 120 del 15% es el impuesto que debe pagarse por esa exteriorización”, especificó.

También Llenas indicó que esto debe aplicarse a la construcción nueva o a la que haya comenzado y tenga hasta un 50%de avance. “Es una forma de recuperar esas construcciones que por la crisis anterior o luego agravada por la pandemia, no pudieron continuar”, indicó.

El sector a nivel provincial también apuesta todas sus fichas a la reactivación de la obra pública. “En 2020 por todo lo que ocurrió la provincia ha subejecutado su presupuesto y en 2021 plantea una ejecución de 75 mil millones de pesos que es un muy buen número”, indicó el dirigente de la CAC Rosario y por eso dijo que el sector está “muy esperanzado” con la obra pública santafesina.

En ese sentido reconoció que recién está arrancando el año y “no vemos un cúmulo de licitaciones”, pero dijo también que hay temas administrativos, como la elaboración de presupuestos, pliegos, por eso “esperamos que en los próximos meses haya mayor número de licitaciones”.

En función de eso, indicó que desde la CAC se están reuniendo con funcionarios del Ministerio de Economía de Santa Fe y a la Municipalidad, para que tanto la provincia como el Ejecutivo local “complementen” con algún tipo de incentivos a la ley nacional. “Pretendemos que Rosario y las principales ciudades de la provincia sean un atractivo para el inversor y haya ventajas competitivas respecto a otros lugares del país”, concluyó el dirigente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario