Economía

"El sector cooperativo está siendo escuchado"

Edith Encinas, representante de la economía social en el Consejo Económico y Social, socia fundadora de la empresa recuperada La Cabaña y actual presidente de Actra, destacó el aporte del sector al modelo de país que está en debate

Domingo 21 de Marzo de 2021

“Hay un acompañamiento importante de este gobierno al sector cooperativo, somos escuchados, tenemos un espacio”, dijo Edith Encinas, representante por el sector de la economía popular en el Consejo Económico y Social. La dirigente, quien es socia fundadora de la empresa recuperada rosarina La Cabaña, y hoy ocupa además - y por voto de sus compañeros- la presidencia de la Federación Autogestión, Cooperativismo y Trabajo (Actra) consideró que el sector tiene mucho por aportar a este espacio generado por la administración de Alberto Fernández, conformado por empresarios, sindicatos, trabajadores, académicos y referentes de la sociedad civil. “Si bien estoy ocupando este lugar como consejera, es un espacio de todos, de cada uno de los que integramos la economía social”, indicó.

Partiendo de los datos duros que muestran que las cooperativas y mutuales aportan casi el 11% del PBI de la Argentina, Encinas consideró un “desafío sumamente importante” que el sector esté sentado en esa mesa de decisiones estratégicas para el país. “Llevaremos el trabajo que vienen haciendo cada una de nuestras cooperativas con la mirada de la solidaridad ,que es el valor más importante que tenemos y que ponemos en práctica en forma cotidiana”, dijo y señaló: “Nosotros entendemos que, para crecer, tenemos que hacerlo en forma colectiva, mirando al otro, acompañando al otro”.

“Lo primero era conseguir que nos dieran un lugar. Ahora que lo tenemos y somos escuchados, hay que ver qué vamos a llevar a ese espacio”, planteó la referente quien está recorriendo el país para tener de primera mano las propuestas de cada uno de los sectores cooperativos. “Estoy hablando con todos para que propongan proyectos para llevar al Consejo Económico y Social”, dijo Encinas.

También explicó que mantiene reuniones con algunos representantes de federaciones de cooperativas de servicios, por ejemplo eléctricas o de agua, que puedan sumar al trabajo que le tocó desarrollar dentro del Consejo, cuya tarea se dividió en cinco misiones. La representante del sector cooperativa integra la de “ecología integral y desarrollo sustentable” que según planteó abordará temas como “desarrollo verde y azul, recursos naturales y cambios climáticos, tierra y trabajo, también transición energética justa y renovable, conectividad física y digital 4G y 5G, economía circular, biotecnología, inteligencia artificial”.

A modo de ejemplo explicó que “las cooperativas de servicios van a cumplir un rol importante en este esquema porque en algunas localidades donde se necesite conectividad, cloacas, con apoyo del gobierno ellas pueden generar trabajo en forma rápida y brindar beneficios a la sociedad”.

El resto de las misiones son: la comunidad del cuidado y seguridad alimentaria; educación y trabajo del futuro; productividad con cohesión social; y democracia innovadora.

“Creo que, a diferencia de otros sectores, el cooperativismo puede tener relación directa y trabajar en las cinco misiones”, dijo Encinas, por la capilaridad que tiene el sector en términos territoriales y además por la diversidad de áreas que involucra, que van desde cooperativas de servicios, de trabajo, de consumo, agrarias, entre otras.

“Creo que es un momento histórico para demostrar realmente de qué hablamos cuando hablamos de cooperativismo y mutualismo, cuando decimos que queremos un mundo mas justo e igualitario para todos, que no es una utopía, porque nosotros luchamos por eso y demostramos que tenemos herramientas para hacerlo”, dijo Encinas quien detalló que está armando el equipo de trabajo que la acompañará en el Consejo con “los más representativos de cada uno de estos sectores”.

Encinas está convencida de que cada una de las cooperativas pueden demostrar que “ se puede hacer una economía diferente, pensando en el otro”, dijo y resaltó el trabajo profesional de cada una en su rubro.

“El Consejo es un órgano colegiado y de participación ciudadana creado por el Poder Ejecutivo nacional para debatir y buscar consenso sobre prioridades estratégicas para la Argentina porque necesitamos que el país se levante, que podamos generar fuentes de trabajo, que nuestras industrias se reactiven y hay que acelerar ese proceso”. Está conformado por 30 consejeras y consejeros de distintas partes del país de los distintos sectores. “ Es un grupo variado con distintas miradas sobre la sociedad, distintas problemáticas y la idea es poder tener un punto de acuerdo para trabajar y armar espacios que sirvan para el debate y generar proyectos claros”, agregó la referente local.

Respaldo estatal

Esta urgencia está asentada en las secuelas que dejó la pandemia en el entramado productivo de la Argentina. “Nos afectó a todos los sectores, algunos tuvieron sus industrias cerradas durante mucho tiempo, no pudieron volver a abrir y lamentablemente muchos compañeros se quedaron sin trabajo. Esa realidad no la podemos negar”, reflexionó Encinas, aunque también dijo que encuentran un “acompañamiento” por parte del gobierno nacional. “La situación económica es difícil pero también hay nuevas líneas de apoyo”, agregó.

También señaló que “se está reactivando de a poco lo productivo”, y destacó la labor del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas “quien viene haciendo un trabajo muy interesante para nuestro sector, sabe lo que es el cooperativismo y las empresas recuperadas, e incluso visitó nuestra fábrica antes de ser ministro y está empapado del tema, de nuestros problemas, pero también de nuestros proyectos y de las soluciones que podemos aportar”, apuntó.

En medio de la pandemia, el sector cooperativo y mutualista perdió a un gran referente como fue el ex titular del Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes), Mario Cafiero, quien falleció el año pasado. Este año se nombró al nuevo titular, Alexandre Roig. “Lo estamos conociendo, tuve una primera reunión con él y se puso a disposición para ayudarnos con la tarea en el Consejo”, dijo Encinas.

También se mostró partidaria de multiplicar las ideas cooperativas al resto de la sociedad, desde la capacitación e incluso la educación formal. “Es importante que haya cooperativismo escolar y para eso tenemos muy buenos docentes, ya que los chicos deben saber que desde una cooperativa pueden generar trabajo, desarrollarse como persona, y no solo esto ocurre en las grandes empresas”, agregó.

Las mujeres, el poder y una mirada colectiva

Edith Encinas hoy ocupa lugares estratégicos en representación del sector cooperativo, y aunque reconoce los límites que existen para las mujeres a la hora de ocupar estos espacios de poder, también rescata que su lugar es fruto de una “construcción colectiva” que no distingue género y que surge de la impronta que tienen las empresas recuperadas donde la palabra “todos juntos” es un sello.

Justamente esa figura es la que utiliza para hace el paralelismo con las desigualdades de género que atraviesan la sociedad y las estructuras económicas. “Las mujeres, al igual que las cooperativas o empresas recuperadas, tenemos que estar demostrando siempre que somos viables, que se puede estar en el mercado y competir de manera justa”, señaló.

Por eso, consideró que “ya no es necesario que las mujeres tengamos que decir que estamos en este espacio por esto o aquello, o que se nos cuestione si somos idóneas para determinados cargos, cosa que no ocurre con los hombres”, dijo. En cambio “creo que el trabajo lo tenemos que hacer desde el lugar donde estamos y con respeto hacia el otro. No veo otra diferencia”, indicó.

“Como mujeres estamos preparadas para ocupar los mismos cargos que los hombres. Tenemos que respetar al otro y trabajar por una sociedad más justa e igualitaria” y además “tenemos de singular una mirada diferente sobre el trabajo, más conciliadora, más amorosa para dar soluciones a determinados problemas. Somos mucho más prácticas. Esa una gran diferencia. No atamos nada con alambre. Vamos para adelante. Pero la esencia es respetarnos y en la diferencia aprender a construir y no a dividir, fundamentalmente en nuestros espacios”. concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS