Cultura y Libros

Crónica de un tajo cultural en clave de placer, humor e irreverencia

En Crimen y vanguardia. El caso Schoklender y el surgimiento del underground en Buenos Aires, Fernando García reconstruye un período tan seminal como controvertido

Domingo 25 de Marzo de 2018

En la mañana del 31 de mayo de 1981, en las cercanías de la porteña plaza Las Heras, dos chicos que jugaban a la pelota en la calle descubrieron que del baúl de un Dodge Polara estacionado fluía un mínimo, pero perceptible, río de sangre. Sus padres llamaron a la policía, que cuando logró forzar la cerradura se encontró con una macabra sorpresa: en el interior del lujoso automóvil yacían los cadáveres del ingeniero industrial Mauricio Schoklender y su esposa, Cristina Silva Romano. Ambos habían sido brutalmente asesinados por sus hijos Sergio y Pablo. Era el comienzo de uno de los hechos más resonantes de la crónica policial argentina, el conocido como "caso Schoklender".

En este provocativo libro, sin embargo, el periodista Fernando García no nos va a narrar pormenores desconocidos de tan trillada historia, sino que se va a sumergir, sin medias tintas, en el relato de una profunda transformación cultural que se estaba gestando en el underground de Buenos Aires, cuyas consecuencias llegan hasta el presente. ¿Y por qué el crimen del matrimonio Schoklender como disparador metafórico? Porque todo comienza, justamente, con un parricidio.

El arranque de los años ochenta trajo consigo, en efecto, un silencioso pero contundente cambio de paradigma: desde la "solemnidad" setentista, todo irá virando hacia la ironía, el placer, la transgresión, el desenfreno. Como trasfondo, se producirán sucesos que aún marcan a fuego a la Argentina: el desastre de Malvinas, la revelación progresiva pero imparable de los horrores del terrorismo de Estado, la lucha por la recuperación de la democracia.

El rock será el escenario donde las mutaciones quedarán más expuestas: la aparición de grupos como Los Twist, Virus, Sumo o Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota fue presenciada, por quienes venían de más atrás, con una mezcla de estupor y escándalo. Era el fin de una época y el nacimiento de otra. Pero el terremoto dejó huellas.

Junto a los músicos, aparecían otros nombres clave, como el de los actores y transformers Batato Barea (en la tapa del libro) o Alejandro Urdapilleta. La movida tenía lugar en espacios emblemáticos, que hoy son pura leyenda: el Parakultural, Cemento, el Café Einstein, Palladium, La Zona. Después, el Centro Cultural Ricardo Rojas. Allí reinaban esos "raros peinados nuevos" que cantaría un aggiornado Charly García en el marco de un clima signado por la libertad y la irreverencia. Irreverencia que podía medirse cuando Los Twist evocaban los secuestros y desapariciones en clave de humor negro en la célebre "Pensé que se trataba de cieguitos", incluida en el disco Dicha en movimiento, de 1983, producido por el propio García.

La reconocida artista plástica Marcia Schvartz recuerda aquella época: "La pintura, acá, era un embole, un plomo. No me gustaba nada. Por eso me pegué al rock, al underground". No fue la única. Más allá de la melancolía que inevitablemente surgía del pasado, la consigna generacional era recuperar los cuerpos, romper con las severas normas que había impuesto la militancia revolucionaria y bailar, gozar, reír. En Rosario, mientras tanto, la Trova jugaba otro juego. Y muchos escuchaban a Silvio Rodríguez.

Ameno, contado con oficio y apelando a múltiples fuentes, el libro de García —que incluye un tan jugoso como polémico prólogo de Pablo Schanton— abre ventanas y permite contemplar un pasado que todavía late.

Un siglo de guerra

contra las drogas

La prohibición, de Juan Manuel Suppa Altman. Aguilar, 240 páginas, $299.

Esta no es una historia de las drogas ni tampoco del narcotráfico. Lo que Juan Manuel Suppa Altman busca retratar y analizar es la lucha despiadada contra personas que consumen determinadas sustancias y quienes más se exponen al proveerlas; todo en nombre de una moral racial y colonialista, en beneficio de un complejo entramado médico, policial, judicial, político, militar, industrial, farmacéutico y financiero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario