Cartas de lectores

Otra forma de viajar

Hay creativos y cosas que no cambian más. Nos encontramos hoy en el medio de una polémica, por una "aplicación" con la que se pretende generar una modificación en la cultura o sistema de traslado de los ciudadanos.

Martes 05 de Abril de 2016

Hay creativos y cosas que no cambian más. Nos encontramos hoy en el medio de una polémica, por una "aplicación" con la que se pretende generar una modificación en la cultura o sistema de traslado de los ciudadanos. Recuerden taxistas veteranos, cuando hace unos veinte años escucharon hablar de "auto compartido", ¿recuerdan?, claro sistema que amparaba remises ilegales; costó mucho a la Municipalidad pero gracias a la Justicia los erradicamos. Hoy aparece este sistema, nuevo, ¿o esconde lo mismo? En el mundo son muchas las experiencias y ya las hay en nuestro país y región; para realizar un viaje entre gente conocida o no, estar registrado, saber cuánto costará, quién nos trasportará, si sólo iremos nosotros o alguien más. Tiene un término en inglés, "carpooling", búsquenlo. Ya hay páginas y aplicaciones en nuestro país y en el mundo a disposición de los viajeros que pretenden ahorro en los viajes que habitualmente realizan en su auto; hecho beneficioso para cualquier ciudad, ya que resulta en menos polución, menos espacio para autos, menos congestionamientos, menos eventos de inseguridad vial. Más pasajeros por auto, resulta sencillamente menos problemática de movilidad. Hoy además de lo propio, Rosario cuenta con ciudades dormitorios que la rodean, si esta modalidad de viajar juntos comenzara a contagiarse entre sus habitantes, seguramente los efectos serían muy positivos; es un clásico ver llegar a la zona de macro y microcentro, autos con sólo su conductor, innovemos, pero ordenadamente y entre nosotros, los interesados, adaptándonos a las necesidades y posibilidades de cada uno. Eso seguramente no atentará contra ningún servicio público. Pero por favor, servicios públicos disfrazados de innovadores, que nadie se engañe. Claramente nuestras constituciones, leyes y ordenanzas, legislan sobre el particular e indican que los servicios públicos deben ser otorgados y regulados por las autoridades correspondientes. No pretendo ser retrógrado o proteger a malos servicios; muy por el contrario, señores taxistas y remiseros, a cumplir todas y cada una de las normas sin amnesia; pero insisto que claramente, sin excusas ni creativos argumentos, la propuesta que circula en los últimos días es traslado ilegal de personas.

Alejandro Boggiano

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario