Bicentenario

Tres alumnos fueron premiados en una competición matemática

Con gran alegría —y el orgullo de la escuela y familiares— tres chicos rosarinos recibieron la noticia de su sobresaliente actuación en un certamen internacional. Se trata de Aldana Ramírez, Betina Gigante Rodríguez y Juan Ignacio Segura, quienes fueron distinguidos en la 14ª Olimpíada Iberoamericana de Mayo.

Sábado 02 de Agosto de 2008

Con gran alegría —y el orgullo de la escuela y familiares— tres chicos rosarinos recibieron la noticia de su sobresaliente actuación en un certamen internacional. Se trata de Aldana Ramírez, Betina Gigante Rodríguez y Juan Ignacio Segura, quienes fueron distinguidos en la 14ª Olimpíada Iberoamericana de Mayo, una competencia internacional en la que participa la Olimpíada Matemática Argentina (OMA).

Sin el auxilio de libros, apuntes o calculadora, los chicos rosarinos tuvieron que resolver en tres horas los cinco ejercicios matemáticos de la prueba internacional, realizada en el mes de mayo en nueve sedes del país. En Rosario, la actividad fue en el Instituto Politécnico, aunque los resultados fueron dados a conocer recién a principios de este mes.

Divididos en dos niveles —el primero con chicos de hasta 13 años y el segundo hasta 15 años— del encuentro mundial participaron los alumnos que aprobaron en 2007 el certamen regional de OMA y la Olimpíada Matemática Ñandú. Alumna de segundo año del secundario de la Escuela Comunidad Educativa La Paz, Aldana Ramírez obtuvo la medalla de bronce en el segundo nivel del certamen. En ese mismo nivel, Betina Gigante Rodríguez —de tercer año del Politécnico— fue distinguida con una mención. En el primer nivel, por su parte, recibió una mención Juan Ignacio Segura, estudiante de séptimo grado también del Poli.

Trayectoria olímpica. Con una larga trayectoria participando en este tipo de competencias, los alumnos rosarinos destacaron a La Capital las dificultades de la competencia, además de las diferencias que encuentran entre los conocimientos de matemática que se ponen a prueba en las olimpíadas y la que aprenden en las aulas. “Hay diferencias, por ejemplo, en la resolución de los problemas, porque en clases se usan siempre los conceptos que enseña la maestra, en cambios en los distintos certámenes tenés que tener conocidos todos los conceptos”, describe Juan Ignacio, de 12 años y ex alumno de la escuela San Francisco de Asís.

Aldana, de 14 años, completa diciendo que además de los conocimientos teóricos “tenés que tener también un poco de ingenio como para ir articulando todo lo que vas aprendiendo en la escuela y buscar una solución a los problemas”. En el caso de Betina (15 años), la alumna del Politécnico, cuenta que “en cierta forma”, le gusta más la matemática que se le presenta en los certámenes “porque tenés muchas formas de hacer los ejercicios”.

Flamantes premiados en la Olimpíada de Mayo, los tres chicos de los colegios rosarinos manifiestan desde ya su intención de seguir en un futuro participando de este tipo de competencias, que como apuntan Aldana y Juan Ignacio, son espacios que “invitan a pensar de una manera diferente”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario