La ciudad
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Fein logró el primer aval del Concejo para endeudarse, pero se empantanó

El oficialismo sumó el apoyo del bloque Ciudad Futura. Pero el PRO, con sus cinco votos clave, avisó que por ahora no acompañará el proyecto

El oficialismo logró ayer en el Concejo el primer avance para que el Ejecutivo pueda endeudarse por 146 millones de dólares para hacer obras y capitalizar el Banco Municipal. Y unos 50 millones adicionales para refinanciar el pasivo local mediante un convenio con la provincia. El paso lo dio en la comisión de Presupuesto donde obtuvo el apoyo del bloque Ciudad Futura. De inmediato el expediente llegó a Gobierno y se empantanó: el PRO, que tiene votos clave allí y en el recinto anunció que "así como salió el texto" no lo apoya.

Las diferencias para que se sancione el pedido de la intendenta Mónica Fein son más políticas que técnicas, entre el socialismo y el macrismo, atravesados por la lógica de la campaña electoral a punto de iniciarse.

La novedad de ayer fue el acuerdo alcanzado por el Frente Progresista con Ciudad Futura. Desde que asumieron a fines de 2015, los tres jóvenes ediles de Giros casi no habían acompañado iniciativas del oficialismo.

Ayer, su representante en Presupuesto, Caren Tepp, firmó el dictamen de mayoría, que recogió algunas de las recomendaciones de Ciudad Futura, que modificaban el proyecto original.

"A pedido de los concejales de Ciudad Futura, el 30 por ciento de las obras de pavimentación se realizará en carácter provisorio para incluir calles de la periferia, mientras que el 70 por ciento se derivará a pavimento definitivo", indicó la concejala socialista Verónica Irízar.

Con la firma de Tepp y los tres ediles oficialistas de Presupuesto, el texto tuvo despacho favorable y fue remitido de inmediato a Gobierno. Allí será debatido desde el martes próximo en una discusión, por ahora, con final abierto.

Desde Ciudad Futura destacaron que su contrapropuesta "con el programa de integración urbana fue aceptada casi en su totalidad. En el dictamen quedó plasmado que el 70 por ciento de los recursos serán dispuestos en los barrios de la periferia para abordar los dos principales problemas que tiene hoy la ciudad: desigualdad y violencia".

En Gobierno, la llave la tendrá el PRO, que tiene dos votos clave sobre siete. De sumarse a los dos oficialistas permitiría habilitar el tratamiento del tema en el recinto.

"Así como salió el dictamen de Presupuesto, nuestro bloque no lo vota en Gobierno ni en el recinto", avisó el presidente de la bancada macrista, Alejandro Roselló.

De inmediato, el edil del PRO explicó las razones del rechazo: "Un proyecto tan estratégico requiere de un mayor grado de consenso, plural, amplio y no acotado", sostuvo de entrada.

Por lo bajo, en el macrismo admiten que no se sienten cómodos votando una propuesta del socialismo en una alianza casi solitaria con Ciudad Futura, bloque con el que tiene diferencias en casi todos los temas de la agenda de la ciudad y el país.

"El proyecto debería excluir obras menores, como el cambio de luminarias y mejoras en centros comerciales a cielo abierto que deben hacerse con el presupuesto oficial", agregó Roselló.

Irízar recogió el guante y replicó: "Esas recomendaciones que hizo el PRO las tomamos y por eso las sacamos del proyecto y las ubicamos en un anexo. Esas obras sólo se impulsarán si surge financiamiento adicional de algún organismo multilateral de crédito".

La ex secretaria de Hacienda fue más allá y se preguntó "cómo hará el PRO para explicarles a los rosarinos que no apoya que el municipio tome crédito para hacer grandes obras cuando es la misma estrategia que han adoptado su gobierno nacional, el de la ciudad y provincia de Buenos Aires".

Roselló salió al cruce. "Cambiemos gobierna el país hace un año y medio, pero el socialismo hace casi 30 en Rosario. Ellos tienen déficit crónicos, mientras nosotros estamos haciendo el plan de obras más ambicioso de la historia".

Esta semana, algunos referentes radicales intentarán achicar la grieta local entre el PRO y el socialismo. La UCR ya tiene pergaminos en ese esquema equidistante: es aliada del PRO a nivel nacional y del PS en la provincia.

recinto. La intendenta pidió en marzo, cuando abrió las sesiones, que autoricen el endeudamiento para obra pública.

Comentarios