La ciudad
Lunes 22 de Mayo de 2017

Cátedra sobre aborto: "Ni 150 mil mails van a torcer la autonomía universitaria"

El decano de Ciencias Médicas defendió la puesta en marcha de la materia optativa, votada por unanimidad en el Consejo Directivo

La decisión de la Facultad de Medicina de la UNR para poner en marcha una materia optativa que aborde el aborto como un problema de salud desató una campaña que ya superó los 10 mil mails dirigidos al decanato pidiendo frenar la cátedra. Esa avalancha generó a su vez otra reacción y hasta ayer el titular de la facultad, Ricardo Nidd, también había recibido más de dos mil apoyos al dictado de la asignatura por parte de personas, gremios y organizaciones nacionales e internacionales. Sorprendido por el impacto nacional que generó esa resolución académica para atender una problemática real, que cuenta con protocolo legal en los hospitales santafesinos y que, cuando se practica en forma clandestina, es principal causa de morbimortalidad de mujeres embarazadas entre los 18 y 21 años, Nidd advirtió que "ni 150 mil mails van a avasallar la autonomía universitaria" que permitirá cursar la asignatura durante el segundo semestre del año.

La materia, una de las alrededor de 50 "electivas" que ofrece la facultad, posicionará a la UNR a partir de agosto como pionera entre las universidades del país al abordar la temática del aborto en la currícula de un modo integral.

"De hecho el aborto es un tema que ya se aborda a través de diferentes cátedras, como tocoginecología, bioética o medicina preventiva, pero que ahora va a tener un espacio para tomarlo en mayor profundidad", explicó Nidd. La materia estará a cargo de docentes relacionados con la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

La decisión de sumar la problemática a la currícula de grado como materia optativa para el próximo semestre fue largamente debatida por el Consejo Directivo de Ciencias Médicas, de donde finalmente salió por unanimidad.

Pero al tomar estado público la resolución de ese órgano universitario, la casilla de mails del decanato literalmente se inundó de mensajes contrarios a la iniciativa. "Es siempre el mismo contenido con el pedido de que frenemos la implementación de la cátedra", detalló Nidd.

Pero esa posibilidad ni se le pasa por la cabeza al decano, quien no sólo defendió la puesta en marcha de la cátedra por su pertinencia desde el punto de vista científico, sino también desde el de la "autonomía universitaria".

Entre los argumentos académico-científicos sobre por qué el aborto debe abordarse en la formación médica universitaria, Nidd recordó que se trata de una práctica que bajo ciertas condiciones es legal.

Según el Código Penal argentino, el aborto puede realizarse con el fin de evitar un peligro para la vida y para la salud de la mujer (dos cosas distintas) si ese riesgo no puede aventarse por otros medios, cuando el embarazo proviene de una violación o cundo es producto de un atentado al pudor sobre mujer idiota o demente.

Y para garantizar el derecho de las mujeres a acceder a ese aborto no punible, el gobierno de Santa Fe adhirió al protocolo y la Guía Técnica para Atención Integral de los Abortos No Punibles del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación.

Por eso Nidd recordó que "en los hospitales santafesinos de hecho es una práctica que se realiza" y, desde esa perspectiva, "es fundamental reconocer que se está frente a un problema de salud pública, con impacto sanitario, dimensión ética, dimensión social y epidemiológica".

Para el médico, no es tan curioso el hecho de que ahora se ponga en marcha una cátedra para abordar el tema, como que "no se haya podido resolver antes".

Pero esos no fueron los únicos aspectos que destacó Nidd, sino también —y sobre todo— el de la autonomía universitaria.

"Nuestro Consejo Directivo lo discutió ampliamente y lo votó por unanimidad, así que los que no están de acuerdo que se enojen con los legisladores si quieren, porque ni 150 mil mails van a avasallar la autonomía universitaria: para nosotros ya es cosa juzgada", advirtió.

Y de paso, recordó que la avalancha de correos contrarios al dictado de la materia generó una contrarreacción que se plasmó en otros más de dos mil mails de organizaciones y personas que "alientan y apoyan" que desde la facultad se reconozca y aborde la problemática del aborto con un abordaje interdisciplinario, "como por otra parte hoy trabajan todas las cátedras".

Con todo, Nidd negó haber recibido presiones e incluso sostuvo que el rector Héctor Floriani se interesó por el tema y defendió que la Universidad tenga sus propios mecaniosmos de decisión.

"De hecho el aborto se practica, por eso es clave reconocer que se está ante una problemática de salud pública"

Comentarios