Política

“Aspiramos a conducir el cambio que votaron los santafesinos”, señaló Perotti

El ex intendente rafaelino y diputado nacional cree que con las primarias se agotó “el voto castigo” y a partir de las generales “se va a jugar otro partido” en el que primará el “voto a conciencia".

Domingo 26 de Abril de 2015

“Dos de cada tres santafesinos votaron por el cambio el domingo en las Paso, y nosotros queremos conducir ese cambio en la provincia”, proclama el postulante a la Gobernación del Frente Justicialista para la Victoria Omar Perotti en diálogo con La Capital a una semana de la “muy buena” elección de la dupla que conforma con Alejandro Ramos como candidato a vice.

   El ex intendente rafaelino y diputado nacional cree que con las primarias se agotó “el voto castigo o voto bronca” y a partir de las generales “se va a jugar otro partido” en el que primará el “voto a conciencia, o sea en manos de quien queda la conducción del gobierno de la provincia”.

   “Peleamos cabeza a cabeza con (el candidato a gobernador del Frente Progresista) Miguel Lifschitz” y “la diferencia con Miguel Del Sel (postulante a la Casa Gris del PRO) es que él llegó a su techo y nosotros no tenemos techo”, se entusiasma Perotti de cara a las generales del 14 de junio.

   “Cuando iniciamos la campaña Del Sel estaba con 55% de intención de voto y nosotros apenas alcanzábamos el 9%”, asegura Perotti, y añade que “esto indica claramente nuestro margen de crecimiento, que no tenemos techo y el descenso de Del Sel”. “Y al quedar (Lifschitz) cabeza a cabeza con nosotros, quedó en una posición de baja expectativa, por eso sostenemos que la población ha votado por el cambio y nosotros lo vamos a conducir”, vaticina el aspirante a suceder a Antonio Bonfatti.

   —¿Qué lectura hace de las Paso a una semana de las elecciones?

   —Con las Paso se ha configurado marcadamente el cambio en la provincia, porque dos de cada tres santafesinos optaron por el cambio. Y eso fue lo que sostuvimos en una campaña en la cual, a pesar del escaso tiempo, tuvimos un crecimiento importante que nos puso peleando el segundo lugar, cabeza a cabeza, con Lifschitz. Esto habla a las claras del potencial del Frente Justicialista para las elecciones generales.

   —¿Esperaban el resultado que se dio el domingo pasado?

   —Nosotros llegamos a las Paso con un 30% de desconocimiento en el electorado y terminamos haciendo una muy buena elección cuando nadie daba para nosotros ni siquiera dos dígitos y sin embargo lo superamos claramente. Ahora recién comienza el partido, como las dos últimas elecciones así lo marcan. El peronismo ganó las dos primarias y luego perdió las elecciones generales”.

   —¿Ustedes creen que esta vez no sólo el PRO sino también el PJ se nutrió del voto que quiso castigar al oficialismo?

   —Las primarias ponen en clima electoral a la población, y a partir de allí pudo haber voto castigo o voto bronca. De aquí en más comienza el voto a conciencia, o sea en manos de quien queda la conducción del gobierno de la provincia.

   —¿Que diferencia de posicionamiento tienen a partir del resultado de las Paso las dos fuerzas que aspiran a destronar al Frente Progresista?

   —Creo que el PRO queda con una señal de posicionamiento que lo sitúa en su techo. De hecho, cuando iniciamos la campaña Del Sel estaba con 55% de intención de voto y nosotros apenas alcanzábamos el 9%. Esto indica claramente nuestro margen de crecimiento y el descenso de Del Sel e indica que la fórmula del justicialismo no tiene techo. Y frente a lo que nos queda por hacernos conocer tampoco tenemos techo”.

   —¿Y el oficialismo?

   —Al quedar (Lifschitz) cabeza a cabeza con nosotros quedó en una posición de baja expectativa, por eso sostenemos que la población ha votado por el cambio, y nosotros lo vamos a conducir.

   —¿Cómo interpreta la elección que hizo el Frente Progresista?

   —Yo era de los que creían que el socialismo podía hacer mejor las cosas, y hasta cuatro años atrás entendía que el santafesino le quisiera dar una opción más. Pero ocho años donde nunca un gobierno teniendo tantos recursos hizo tan poco marca el deseo de cambio. El avance del delito, con la consecuente pérdida de seguridad para la población; nulo ritmo de obra pública, deterioro importante de la red caminera..., son señales más que evidente de la insatisfacción de los santafesinos.

   —¿Qué le hace pensar que la gente optará como alternativa de cambio a usted y no a Del Sel?

   —Somos la esperanza de un cambio con gestión, con seriedad, lo que marca una diferencia con nuestros competidores muy evidente, y estamos convencidos de que en esta etapa electoral, de voto a conciencia, los santafesinos sabrán valorar y elegir.

   —¿Cómo va a plantear la campaña de aquí en adelante?

   —Profundizando lo que hemos definido como prioridad: la lucha frontal contra el delito. En ese sentido, no nos referimos solamente a reestructurar a la policía de la provincia y recomponer su relación con la sociedad, teniendo una policía que esté más cerca, más equipada, mejor entrenada y también mejor remunerada, sino también asumiendo el compromiso de reforzar los presupuestos para esta área. La población tiene que saber que como gobernador voy a asumir plenamente las facultades que da la Constitución de conducir a la policía, y también las fuerzas de seguridad tendrán el correspondiente refuerzo presupuestario en prevención, disuasión y todas las acciones de capacitación y equipamiento. Y en esa dirección, la educación también tendrá un lugar central como herramienta de inclusión con los chicos en la escuela y no en la calle. Es la mejor forma de protegerlos para que no caigan en las redes del delito o sean tomados como soldaditos de la droga.

   —¿En qué áreas de gobierno cree que la provincia aún está en debe?

   —En la inclusión. Tenemos señales muy fuertes de desigualdad, en los barrios humildes se reclama seguridad, agua potable, cloacas, accesos pavimentados para el transporte, iluminación, que son claves para que cada uno de los habitantes de los barrios se sienta parte de cada una de nuestras ciudades. Incluso la falta de limpieza, es muy triste ver barrios con zanjas, aguas estancadas, basuras en las dos principales ciudades. Esto sin duda marca desigualdades fuertes que hay que corregir. También reforzaremos la inversión pública para mejorar la calidad de vida y a su vez generar empleos. Y acá resultan claves las políticas de apoyo a los sectores productivos para generar más trabajo. Con trabajo y con educación también damos una lucha frontal contra el delito.

   —¿Habrá debate entre los candidatos que quedaron en carrera?

   —Ojalá lo haya. De lo que estoy seguro es que la población va a querer saber nuestra forma de pensar, nuestras definiciones sobre los principales temas que le preocupan. Es clave saber qué piensa el que quiere gobernar esta provincia y como resolvería sus principales problemas, en seguridad, educación, salud. El ciudadano va a ser muy exigente porque se trata de gobernar nada menos que la provincia de Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario