Policiales

Una movida agenda espera a Alan Funes hoy en Tribunales

A partir de las 10 será imputado de varios delitos, entre ellos un crimen reciente y su pertenencia a una asociación ilícita.

Jueves 25 de Enero de 2018

Alan Funes, el joven de 19 años detenido el martes tras permanecer cerca de 20 días prófugo, será conducido hoy a los Tribunales provinciales donde lo espera una movida agenda penal. Será imputado junto a su novia por el crimen de la hermana de su rival Ariel "Tubi" Segovia, ocurrido hace dos semanas; también por un ataque a tiros que dejó en silla de ruedas al hijo de esa mujer y por la participación en una asociación ilícita con otros miembros de su familia. Ayer lo esperaban en un juzgado de Menores pero el traslado se postergó para hoy, cuando quedará formalmente sin efecto la prisión domiciliaria que cumplía desde octubre y que violentó a comienzos de año.

   La mayoría de las imputaciones que le harán a Alan Funes serán por delitos que ocurrieron mientras estuvo prófugo. Esa condición llegó a su fin el martes a la mañana cuando efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI), Gendarmería y el Grupo de Infantería de Respuesta Inmediata (Giri) lo capturaron mientras dormía con su novia en un Fonavi de Callao al 3900, en barrio Itatí. Le secuestraron un arma calibre 9 milímetros y una pequeña cantidad de marihuana por la que se le inició una causa federal.

Penalmente responsable

La búsqueda de Funes había comenzado con la circulación en las redes de un video en el que se lo ve disparando una ametralladora en su barrio en algún festejo de fin de año. El joven estaba en prisión domiciliaria desde octubre, medida acordada entre acusación y defensa en una audiencia ante la Cámara Penal, luego de que el muchacho permaneciera un año y medio preso en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (Irar) acusado de matar a Eugenio Solano el 1º de mayo de 2016, cuando Alan tenía 17 años.

   Esa causa es la primera con la cual tiene una cita pendiente esta mañana. Cerca de las 8.30 será conducido al juzgado de Menores en turno en la feria de enero, a cargo de María del Carmen Musa. Allí lo esperaban ayer, pero por cuestiones de logística el traslado se pospuso hasta hoy. El trámite que debe completarse allí es el levantamiento de la rebeldía y el pedido de captura que pesaban sobre él desde el 5 de enero.

   El trámite no requiere que el joven declare, aunque si lo desea él puede dar explicaciones sobre por qué violentó el arresto domiciliario. Su abogado, Juan Pablo Audisio, sostiene que Funes dejó el domicilio donde cumplía la medida porque el frente fue tiroteado y alguien dejó una granada en la puerta. De hecho ofreció presentar a Alan en la Justicia —no llegó a concretarse— y dio cuenta de ese atentado. Desde el juzgado incluso enviaron oficios al Ministerio Público de la Acusación para que envíen copias de la denuncia de esa balacera realizada por familiares de Alan.

   Días atrás, con Alan prófugo, la fiscal Cristina Herrera pidió que se revoque la prisión domiciliaria y la jueza ya resolvió en ese sentido. Es decir que a partir de ahora, además de lo que se resuelva en las causas que afrontará como mayor, también estará en prisión preventiva a disposición del juzgado de Menores. Y ya no en el Irar sino en una cárcel común: actualmente está alojado en un sector de resguardo en Piñero.

   La etapa investigativa en la causa por el crimen de Solano —que dirigió cuando era jueza de Menores la actual camarista Carolina Hernández— está concluida. Las partes ya presentaron sus alegatos y la fiscal Herrera pidió declararlo autor penalmente responsable del homicidio. Por el régimen especial de menores, recién luego de esa etapa se define la aplicación de una pena.

Más acusaciones

La misma fiscal fue quien en los primeros días de enero pidió que lo declararan en rebeldía al ver por televisión el video que lo muestra disparando una ametralladora y fue solicitado por el juzgado para incorporarlo a la causa. Según fuentes judiciales esto le valdrá a Alan otra acusación, ya como mayor, por la portación de un arma a repetición.

   Luego, a partir de las 10, Alan será conducido a una de las salas preparadas para audiencias orales del primer piso. Allí lo espera una larga jornada en la que será imputado de varios delitos.

   La fiscal Georgina Pairola imputará a Alan y a su novia, Jorgelina S., detenida con él, por el crimen de Marcela Díaz y por una amenaza calificada que ésta recibió antes de morir el domingo 14 de enero cuando salía de su casa por pasaje Lejarza al 5600 en moto y les dispararon desde un Volkswagen Surán.

   Díaz era hermana de Ariel "Tubi" Segovia, preso por ordenar dos asesinatos y enfrentado a la "banda de Los Funes". Según la principal hipótesis de la investigación, el ataque fue en represalia por la muerte, una semana antes, de Ulises Funes, un hermano de Alan sin antecedentes ejecutado en Corrientes y Garay.

   Alan también será acusado de la tentativa de homicidio de Milton R., un hijo de Díaz atacado a tiros el 30 de diciembre pasado en Doctor Riva 20 bis, horas después de que atentaran contra su madre sin llegar a herirla. Con un balazo en la espalda y otro en una pierna, el joven no sabe si podrá volver a caminar.

   Por último la fiscal Gisela Paolicelli prevé acusar a Alan de integrar una asociación ilícita en la que ya hay ocho implicados, entre ellos su novia y su hermano Lautaro, conocido como "Lamparita". La causa, surgida del operativo de la policía federal denominado "Los Miserables", tenía en foco a la familia Funes.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario