POLICIALES

Una casa de barrio Industrial fue baleada dos veces en diciembre

Los vecinos cuentan que en el pasaje Franco se disputan territorio narco entre tres bandas

Viernes 18 de Diciembre de 2020

Los vecinos de pasaje Franco al 1800 viven con terror y desorientados. En los últimos meses y en distintos días, hombres a bordo de motos y autos pasaron por esa calle angosta y dispararon contra las mismas viviendas: un quiosco de venta de golosinas y la casa lindera. La noche del miércoles aparecieron en el lugar tres motos. Quienes iban como acompañantes se bajaron y, metralletas y pistolas en mano, descerrajaron más de 30 tiros contra el frente de las dos viviendas y un auto estacionado en la puerta de una de ellas. Los vecinos saben el por qué de los tiros: “En el quiosquito hace añares que funciona un búnker de drogas y al lado vive la hermana de los pibes del búnker. Pero ella no tiene nada que ver y la balean siempre”, dijo una vecina bajo total reserva.

Las dos casas están a mitad de cuadra del pasaje Franco y a unos 50 metros del cruce con República Dominicana. La calle comienza como un bulevar pintoresco de barrio Industrial, pero al 1800 se achica y es casi un terraplen. Frente a las casas baleadas hay una canchita de fútbol y es un lugar abierto, de fácil llegada y de fácil salida.

Los vecinos el miércoles estaban en la calle, como siempre, tomando una cerveza o mates aprovechando la caída del sol. Hasta que vieron las tres motos. “Los chabones ni gritaron. Llegaron en las motos y empezaron los tiros y así se fueron, tranqui”, contó la vecina. La policía halló en el lugar 32 vainas servidas de calibre 9 milímetros.

>> Leer más: Otra balacera en zona norte: cuatro personas resultaron heridas y fueron internadas

El pasaje ahora está desierto. “Acá antes jugaban los chicos en la puerta pero ahora nadie sale de su casa. Tenemos miedo y queremos que esta gente se vaya. Hace mucho que viven acá. La casa era de la madre de dos pibes, uno al que le dicen «Camote» y el otro se llama Catriel. Ellos tienen bronca por lo menos con tres bandas de traficantes de la zona norte, entonces pasan y les tiran”, comentó otro vecino.

La familia que ocupa una de las viviendas estaba prácticamente escondida la tarde del jueves. “No sabemos por qué se la agarran con nosotros. Los muchachos a los que buscan están presos, no sé por que siguen tiroteando la casa”, dijo un integrante de la familia. Y abundó: “Nos vamos a tener que ir. La semana pasada ya nos balearon y justo salía mi hija con una amiguita y mi otro hijo estaba en la puerta”. La casa muestra agujeros en todo el frente, tanto en la planta alta como en la baja.

Según las crónicas policiales, el martes 8 de diciembre alrededor de las 17 llegaron al pasaje Franco dos tiradores en moto que dispararon sobre la casa de la hermana de los muchachos que, según la familia, están detenidos y hubo cuatro heridos. En el lugar estaban Daniel M., de 16 años, que recibió impactos en un glúteo y el abdomen; Brisa M., de la misma edad, alcanzada por dos tiros en el abdomen; Claudia S., de 42 años, a la que un proyectil le dió en una mano; y Kevin L., de 21, a quien lo alcanzaron en el brazo derecho.

Según vecinos de la zona los ataque son entre dos bandas dedicadas al narcomenudeo: una que estaría asentada sobre Pasaje Franco en el búnker que sería de Camote y Catriel; y la otra con base en Felipe Moré, a pocas cuadras de allí.

El viernes 13 de noviembre hubo un operativo en el quiosco de pasaje Franco y fue apresado un hombre que portaba una pistola con mira láser. Era Camote, sospechado de participar en dos ataques. Uno del 15 de septiembre en el que un joven quedó parapléjico y un pequeño de tres años herido de bala; y otro a los dos días cuando fue asesinado Franco Nahuel Gracean en Felipe Moré y French.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS