Panadero Ochoa

Tato Caminos quiso declarar ayer pero no lo convocaron y dijo temer represalias

El hermano de Pimpi estuvo en la sala y consideró "baja" la condena pedida a Ochoa. "Si me pasa algo son ellos", anticipó.

Martes 21 de Febrero de 2017

"Mi hermano se rodeó de mucha gente. Aún de familiares. Y hoy acá estoy yo solo". Alberto "Tato" Caminos, hermano de Pimpi, estuvo ayer en la puerta de la sala donde se desarrolla el juicio contra Diego Ochoa esperando que lo citaran a declarar. Había sido convocado para la primera jornada pero la citación llegó a un domicilio del que se mudó hace cuatro años.
"Estaba en Córdoba, escuché que estaba el juicio y me vine a declarar", les dijo a los periodistas presentes en Tribunales. Pero la Fiscalía ya desistió de su testimonio, de modo que hasta ayer era poco probable que lo convocaran.
Tato consideró baja la pena a 17 años pedida para Ochoa: "A mí me acusaron de romper cuatro vidrios y me dieron 4 años y 8 meses porque había cambiado la política del club", comparó. Y aludió al grupo de barras que sucedieron a su hermano: "Es una organización. Estaban todos juntos hasta que la porción de torta no les pareció adecuada".
"Tienen fotos de ellos, un montón de cosas que los vinculan. Es mentira que mi hermano tenía problema con los Ungaro. Si nos juntábamos toda la vida", apuntó, y negó haberle vendido entradas a Betito Godoy, un condenado por el crimen que afirmó eso al declarar ayer como testigo. Por último, dijo temer represalias —"ellos vienen por mí, si me pasa algo son ellos"— y relató que cuando lo golpearon en el laguito del Parque Independencia, a días de las elecciones de 2009, "el Panadero estaba, con varios más".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario