POLICIALES

Sarnaglia entregó su renuncia al gobernador Perotti y el jueves asumirá su reemplazante

El ex jefe de policía sostuvo no tener nada que ver con la investigación sobre juego clandestino en la que declaró como testigo y que ya le costó el cargo a tres funcionarios

Martes 01 de Septiembre de 2020

A nueve meses de haber asumido, y esgrimiendo una corbata que le regalaron en 1994 como símbolo de su decencia, el comisario general retirado Víctor Sarnaglia presentó el lunes su renuncia como jefe de la policía preventiva de la provincia y le puso un moño de formalidad a su desprolijo desplazamiento. Sobre las 10 se presentó en la Casa Gris y entregó su dimisión en mano al gobernador Omar Perotti quien hace un año le había ofrecido el cargo y el sábado le pidió que no volviera de la licencia tomada para declarar como testigo en el caso sobre juego ilegal que ya le costó el cargo al ex fiscal regional Patricio Serjal.

“Hice lo que me pidió el gobernador el sábado. Me invitó hoy (por ayer) a su despacho a presentar la renuncia. El había ido a mi casa a ofrecerme el cargo y hoy fui a su despacho y le presenté la renuncia”, contó Sarnaglia a la prensa capitalina, sin remover demasiado las “operaciones políticas” en su contra que él mismo había sugerido mediante audios “filtrados” de una supuesta conversación con un amigo. Sólo le interesó dejar su nombre “limpio” haciendo gala de un traje comprado en 1997 y ratificando que vive desde hace 40 años en un Fonavi.

Su sucesora, la directora general de policía Emilce Marcela Chimenti, está en funciones desde el viernes por decisión del ministro de Seguridad Marcelo Saín, que lo confirmó ese día vía Twitter. No obstante, ayer fue nombrada por decreto junto con la designación como subjefe de Ariel David Zancocchia, cuyo destino anterior fue la Jefatura de la Unidad Regional VIII de General López. El acto de asunción está previsto para el jueves en Rosario con medidas de distanciamiento.

Sensibilidades

Si bien hacía meses que Sarnaglia no se hablaba con Sain, que al parecer estaba molesto con él por las atribuciones que se tomaba para puentearlo y dialogar directamente con Perotti, su remoción comenzó a escribirse la semana pasada al quedar envuelto en esa caja de Pandora en que se convirtió la causa que comenzó investigando un emprendimiento extorsivo de Los Monos y terminó desbaratando una red de casinos clandestinos que contaba con protección judicial del mismísimo ex fiscal regional. La aparición de un papel que incluía a un tal “Sarna” como destinatario de la coima de un presunto emprendimiento ilegal motivó a los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos a convocarlo como testigo, citación concretada el viernes a la mañana en el Centro de Justicia Penal de Rosario.

Curiosamente, si bien ninguna autoridad ni investigador lo mencionó hasta el momento a viva voz como sospechoso en la causa, bastaron un par de titulares y tuits en ese sentido para que ese fuera el trato que comenzó a recibir Sarnaglia. O al menos así lo sintió él. Primero porque el martes pasado, antes de que trascendiera la citación de los fiscales, el todavía jefe policial se adelantó al tomar licencia sin goce de sueldo para aclarar la situación.

Y un día antes de comparecer como testigo “se filtraron” audios de whatsapp en los que, en una supuesta conversación, daba cuenta de sus diferencias con Sain al que acusaba de haber montado una operación política para sacárselo de encima.

>>Leer más: Sain ya reemplazó al jefe de la policía pero Sarnaglia dice que nadie le avisó

“Yo me iba a presentar espontáneamente pero ahora me citan como testigo. No tengo ningún problema judicial, puedo explicar todo. No soy jefe de regional, no nombro a los comisarios ni a los inspectores. No tengo nada que ver con esto. Acá hay otra cosa que es mucho más importante. El único tipo que se le opone (a Sain) con sus locuras soy yo. Entonces, ¿qué hace? Pido licencia y me sacan licencia sin goce de sueldo. ¿Para qué? Se lo comunican a todos los jefes, cosa de que todos entiendan que el que se le pare de mano o le diga una verdad a este buen señor, lo van a hacer pelota”, decía en uno de los audios difundidos.

Por esa vía Sarnaglia afirmó que ya había presentado al menos tres veces la renuncia y aseguró que, luego de declarar volvería a tomar su cargo. “El viernes declaro y el lunes estoy de vuelta en mi cargo. Ahora vamos a saber quién manda, si éste (por Sain) con sus operaciones, llenándole la cabeza al gobernador”, declaró ante su teléfono el oficial retirado. Del otro lado, los pasillos del Ministerio de Seguridad referían que su titular no permitiría que Sarnaglia volviera a su puesto.

Aclaraciones

El viernes los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra le tomaron declaración a Sarnaglia. “Teníamos elementos que queríamos que aclare en una investigación que involucra a personal jerárquico de la policía”, dijo Edery sobre la inscripción “Sarna” en una imagen secuestrada en un pen drive de la secretaria del capitalista de juego Leonardo Peiti. Los fiscales también quisieron saber por qué uno de los imputados en esa causa, el ex jefe de la Unidad Regional VI Alejandro «Pipi» Torrisi, buscó contactarse con Sarnaglia antes de caer detenido con 150 mil pesos a la salida de un casino clandestino.

>>Leer más: Sarnaglia declaró y ahora peritarán teléfonos para descartar vínculos con una red de juego clandestino

De paso los fiscales le preguntaron a Sarnaglia por qué había deslizado que su presencia ante la Justicia, en este caso ante ellos, obedecía a una operación política. “Nos interesaba que quedara claro que esto no es una operación política y cuando le preguntamos por dichos reflejados en notas periodísticas, en un audio que se viralizó, nos dijo que no tenía nada para decir”, dijo el viernes Schiappa Pietra.

Horas después Sarnaglia era reemplazado de hecho por Chimenti, al día siguiente Perotti le pidió la renuncia y ayer dejó de ser formalmente jefe de la policía preventiva. En el medio hubo un contrapunto entre legisladores que poco aportó a solucionar los problemas de seguridad que atraviesa la provincia.

Manos limpias

“Soy un hombre que vive hace 40 años en un Fonavi que pagué en 300 cuotas. Tengo puesto un traje que compré en 1997 y una corbata que me regalaron en 1994. ¿Puedo estar en algo ilegal? Eso tiene que quedar claro”, dijo Sarnaglia ante los movileros de la capital provincial, mostrando a cámara sus manos “limpias y sin oro” que a su criterio no se condicen con las de un coimero del juego ilegal.

El ex funcionario valoró que Perotti lo haya invitado a su despacho, donde se reunieron unos 40 minutos y “quedó sobre la mesa la posibilidad de trabajar juntos”. Y sobre la causa que lo convocó como testigo pero luego precipitó su desplazamiento sostuvo: “Tengo una hija modista y otra repostera. No trabajan para el Estado. Vivimos de nuestro trabajo y no le voy a permitir a nadie, a ningún periodista trasnochado que interprete por alguna razón que esas cinco letras (por “sarna”) tienen que ver con Víctor Sarnaglia”.

En comunicación con La Ocho, también se refirió a su tirante relación con Sain. “Hace meses que no hablo con el ministro. Sólo lo hacía vía grupo de WhatsApp, ni siquiera personal. En algún momento el ministro cambió la relación conmigo y me apartó de ciertas decisiones. Sabrá por qué”.

También Sain se refirió ayer a la desvinculación del ahora ex jefe policial: “Sarnaglia es el pasado, el pasado no sigue, el pasado fue”, dijo tajante ante la prensa. Y se mostró exultante sobre los planes que aspira a concretar con la nueva conductora de la fuerza y las reformas institucionales que, aún como proyectos de ley, “se están debatiendo en universidades y en el ámbito de organizaciones sociales y núcleos empresariales” antes de su llegada —con cierto delay, teniendo en cuenta la importancia que se le adjudica— a los recintos legislativos.

>>Leer más: Con la salida de Sarnaglia, Perotti tiene un desafío transversal

Para entonces quizás a nadie le importe quién es el “Sarna” aludido por Leo Peiti en una causa que viene devorando funcionarios sin reparar en el oro que exhiban o no en sus manos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario