Policiales

Piden justicia por el crimen de un joven en un asalto

La noche del 20 de agosto Betiana y su novio Lucas entraron a comprar una boga a la pescadería de Dorrego 5668. Detrás de ellos se colaron dos ladrones y le exigieron al dueño del local...

Viernes 20 de Septiembre de 2013

La noche del 20 de agosto Betiana y su novio Lucas entraron a comprar una boga a la pescadería de Dorrego 5668. Detrás de ellos se colaron dos ladrones y le exigieron al dueño del local la entrega del dinero de la caja. Entonces se generó una balacera con el pero de los resultados: Lucas Pérez, de 28 años, fue alcanzado por un disparo en la cabeza y cayó dentro del negocio. En tanto, los ladrones escaparon y Quito Vizgarra, el comerciante asaltado, los persiguió a los tiros hasta avenida Arijón. Ayer, a un mes de aquel episodio, unos 150 vecinos se pararon con velas, bronca y tristeza frente a la pescadería para pedir justicia.

Alrededor de las 19 de ayer, familiares, amigos y vecinos de Lucas marcharon hasta el negocio en que murió el pibe. Cada uno tenía puesta una remera con la foto del muchacho tomada en un viaje a Europa.

Quito Vizgarra, el comerciante de 75 años de quien todos dicen hacía alarde de andar armado, cumple prisión domiciliaria en la casa que se levanta detrás del negocio. Seguramente anoche escuchó el reclamo de impotencia y amargura.

Entre quienes hablaron estuvoRoberto Pérez, padre de Lucas: "Mi hijo trabajaba y era una persona increíble. Solamente queremos que el juez nos diga qué pasa con la causa. Está todo bajo secreto de sumario y este hombre (el comerciante) está acá con prisión domiciliaria mientras mi hijo no está más".

Según Sebastián, hermano de Lucas, la causa "está parada" y hasta ahora "sólo se hicieron pericias pero el revólver con el que mataron a Lucas no aparece". "Lo único concreto es que mi hermano fue muerto con una bala calibre 32. Estamos buscando vecinos que se presenten a declarar como testigos, pero hay mucho miedo en esta cuadra y nadie quiere dar su testimonio, decir lo que vieron y escucharon aquella noche o comentar lo monstruoso que es este hombre".

Tras las vallas. Aguardando la llegada de la marcha, la policía había vallado la esquina de Arijón y Dorrego para evitar que los manifestantes fueran hasta el negocio. Pero minutos después, fueron los propios vecinos los que derribaron el vallado y pintaron distintas consignas en la casa de Vizgarra.

En ese momento se vivieron momentos de tensión. "Asesino", "salí y da la cara", fueron parte de los insultos que le profirieron mientras pintaban el frente del negocio y el pasillo que conduce a la vivienda del comerciante.

Betiana, la novia de lucas y única testigo directa del crimen, recordó anoche lo ocurrido hace un mes: "Se metieron dos tipos. Uno me agarró del pelo y le dijo a este Quito que me iba a matar. En eso yo me tiré al piso detrás de un freezer y escuché muchos tiros. Cuando me pude levantar vi a Lucas tirado en el piso con un tiro en la cabeza y al dueño del negocio que se guardaba un revólver en la cintura", dijo entre llantos en la puerta de la pescadería.

La familia quiere respuestas y los vecinos y amigos de Lucas, que se haga justicia. Su madre, Noemí, ya no llora. El dolor la traspasó y apuesta al castigo judicial. "Ponga que necesitamos testigos", imploró al cronista de La Capital.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario