Policiales

"No tenía problemas, pero lo habían amenazado"

Familiares de Maximiliano Isapi, el chico de 18 años atacado en Empalme Graneros, revelaron que había sido hostigado por "una bandita".

Martes 08 de Mayo de 2018

Una vieja rencilla barrial y varias amenazas sucedidas en los últimos días sean tal vez la causa del crimen de Maximiliano Isapi, el chico de 18 años baleado en la madrugada del domingo en Génova y Garzón, una esquina emblemática del barrio Empalme Graneros. Maximiliano montaba su Motomel 150 cuando por la esquina de Garzón apareció, según le contaron a su madre, "una moto y un auto" desde donde le tiraron.

"No tenía antecedentes penales y menos problemas con nadie. Era un chico común. Trabajaba con el padre y este año había dejado de estudiar", contaba ayer la madre de Maximiliano, Andrea. La familia del chico sabe que "lo habían amenazado unos pibes de una bandita que se juntan en Cullen al 1300 bis. Esos pibes y una familia de ahí siempre tienen problemas en el barrio".

Maximiliano ingresó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez a las 5.40 del domingo en una ambulancia del Sies. En el Heca le diagnosticaron un tiro en el cráneo y quedó en terapia intensiva. Murió la madrugada del lunes.

En las agónicas horas en las que su familia esperaba un milagro, los amigos de Maxi iniciaron por redes sociales una cadena de oración en la que pedían lo casi imposible. "Vamos Gordo, que una familia te espera", oraban los amigos. Pero los médicos no daban esperanzas a su familia.

Cumpleaños

"El fue a un cumpleaños con una prima. Ya tarde se llegaron hasta el quiosquito de la esquina de Génova, iban a comprar una cerveza porque abre las 24 horas. Dicen que llegó una moto o un auto que lo venía siguiendo y le tiraron unos tiros, uno le atravesó la cabeza", dijo un familiar del chico. En tanto la prima del muchacho llegó unos segundos después a la escena, aunque no pudo precisar desde dónde partieron las balas.

Maximiliano no tenía ningún antecedente de menor "ni problemas con nadie", dijo su madre. "Hacía la vida de cualquier chico; en su casa, con sus padres", dijo un allegado a la familia. Pero hay ciertos indicios sobre que pudo haber sucedido y las causas del asesinato, aunque hasta ayer no había imputados.

Un familiar del muchacho decidió responder a la pregunta básica del cronista sobre por qué pensaba que lo habían matado. Y, entre dientes, abre el telón a una serie de amenazas que recibió Maximiliano en los últimos veinte días.

Este hombre, sin más límites que el dolor y la bronca, relató: "Hace tiempo que un grupo de pibes que viven en Cullen al 1300 bis molestan a la familia de Maxi. No sabemos por qué. Hace unos veinte días él chocó y se cayó con la moto, por eso se lastimó un pie. Una tarde que estaba en la puerta de la casa esperando reponerse se acercó uno de esta bandita y le dijo que lo iba a matar a él y al primo. Esta bandita es la misma que hace como un mes atrás le tiró a una gente por calle Génova y por eso cayó preso un tal Joel. Según sabemos, ese sigue preso; pero el que anda es una amigo de él y todos dicen que éste pudo haber seguido a Maxi. Pero no sabemos".

Amenazas

Otros vecinos de la familia relataron que "también amenazaron a una prima de Maxi y a varios familiares del chico. El tiene tíos y primos por Campbell al 1300 y a esa parte de la familia también la amenazó esta bandita. No sabemos si se quieren quedar con el barrio o de qué se trata".

En este sentido el padre de Maximiliano, Walter, relató un hecho que en el momento le llamó la atención pero ahora lo pone en alerta de lo que pudo haber pasado. "El sábado pasado yo venía de la casa de Campbell en la que viven mis cuñados con mi auto, que a veces lo usaba Maxi, y en eso sale de una calle una moto y veo que el que manejaba saca un arma como para tirar. Como llovía acelero y la moto no me sigue. El que manejaba era uno de esa bandita".

"Lo habían amenazado unos pibes de una bandita que se juntan en Cullen al 1300 bis y siempre tienen problemas"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario