Policiales

La Secretaría de Derechos Humanos intervino en caso de apremios ilegales

Es a partir de la denuncia presentada por el hijo de un policía retirado que fue detenido junto a dos amigos y dijo haber sido golpeado en la seccional 15ª

Miércoles 31 de Enero de 2018

En virtud del grave contexto que envuelve el caso, el joven hijo de un ex policía que investigo a Los Monos y denunció que el pasado domingo fue víctima de apremios ilegales en la comisaría 15ª, fue convocado por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia para documentar la situación y actuar en consecuencia. El padre de la víctima está citado a declarar el martes en la reanudación del juicio oral que se le sigue a la banda de barrio Las Flores, pero duda si se presentará ya que entiende que no están dadas las garantías para resguardar su integridad personal y la de su familia. Por su parte, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) abrió una investigación y ordenó una serie de medidas para echar luz sobre el caso.

Mientras el episodio tomaba estado público a través de la edición de ayer de La Capital, el joven recibió una cédula a través de la cual se lo notificaba del trámite que debe cumplir en Tribunales. En ese marco el Ministerio de Seguridad abrió un sumario administrativo a través de la secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad.

Un día después de que Jonatan David P. denunciara en la Unidad Especial de Asuntos Internos de la policía la grave situación que atravesó el domingo a la mañana cuando fue detenido junto a dos amigos en un confuso procedimiento del Comando Radioeléctrico, trasladado a la seccional 15º, desnudado y golpeado ferozmente, sus familiares confirmaron que solamente recibieron el respaldo de la Secretaría de Derechos Humanos.

"No es algo sencillo"

"Nos contactaron para ponerse al tanto de lo que pasó y lo convocaron a Jonatan para que haga su descargo. También desde allí nos dijeron que se pondrían en contacto con el Ministerio de Seguridad, pero no le contestaron. Igualmente esperamos un gesto de las autoridades porque no es un tema sencillo", indicó Alejandro, un hermano de la víctima que hace seis años y medio atravesó una situación muy similar en la seccional 11ª cuando fue detenido junto a un amigo y denunciado por una agente por amenazas, hecho por el cual salió sobreseído.

Fuentes del Ministerio de Seguridad indicaron a este diario que el procedimiento en estos casos es esperar las actuaciones de Asuntos Internos (donde se radicó la denuncia), pero que independientemente la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad abrió un sumario que luego será girado a la carpeta judicial que debe conformar la Unidad de Violencia Institucional del MPA.

Desde ese organismo se informó que el domingo a la noche se recepcionó una denuncia por los golpes y amenazas a Jonatan P. por parte de agentes de la comisaría 15ª, hecho en el que interviene la fiscal Gisela Paolicelli,quien ordenó una serie de medidas que se mantienen en reserva en conjunto con Asuntos Internos.

El Ministerio de Seguridad aún no se pronunció por canales formales acerca de las derivaciones del caso, que tiene aristas graves si se tiene en cuenta que una de las víctimas es hijo del ex policía Américo P., que integró la disuelta Brigada de Judiciales con un rol preponderante en la pesquisa de la causa 913/12 sobre la banda de Los Monos.

Una mañana brutal

El lunes Jonatan denunció en Asuntos Internos que el domingo a las seis de la mañana, luego de asistir a una reunión con su mujer y otras dos parejas amigas en la previa de su cumpleaños, en una casa de Italia y Garibaldi, fueron detenidos por personal del Comando Radioeléctrico que llegó convocado por una vecina que denunció ruidos molestos en momentos en que se aprestaban a irse del lugar.

"Vos estás acá porque tu viejo es un caga vigilantes", le dijeron al joven mientras lo trasladaban en un móvil junto a otros dos amigos en dirección a la comisaría 15ª tras arrinconarlos contra una pared y golpearlos en las costillas. Dentro de la dependencia lo hicieron desnudar, lo golpearon en la espalda, la cabeza, la frente y los pómulos y se encargaron de refrescarle los motivos de su estadía en el calabozo. Otro de los jóvenes fue salvajemente golpeado y sufrió cortes en la cabeza.

"Nos metieron en una celda, nos hicieron desnudar y a mi amigo Joel le empieza a pegar un policía de 35 o 40 años. Le decía «ves que no tengo chaleco, yo me la re aguanto», mientras él le pedía por favor que le dejara de pegar. Después otro policía nos identifica y dice: «El es el hijo del policía, del ejército de Judiciales» y me empieza a pegar", relató. "Me pegaba en las costillas, en la boca, me agarraba del pelo y me hacía arrodillar", recordó, al tiempo que identificó a otro agente que se dirigía a sus amigos y les decía: "Ustedes están acá por el papá de él, el jefecito de Judiciales", en referencia a Américo.

Luego de casi ocho horas, los dejaron en libertad no sin antes iniciarles un sumario por resistencia a la autoridad y firmar un acta que no pudieron leer. Sugestivamente, y para poner en contexto el hecho, el padre del Jonatan debía declarar el martes próximo en la reanudación del juicio oral y público contra integrantes de Los Monos, que tiene a 13 policías entre los 25 acusados.

Indignado por los acontecimientos y sin respuestas de las autoridades para resguardar su integridad y la de su familia, decidió no presentarse luego de recibir el mismo lunes la citación. Pero ayer, luego de que el caso tomara estado público, sugestivamente recibió otra cédula donde le recuerdan que debe cumplir con el trámite. "Esperamos un gesto de las autoridades en este momento para sentir algo de respaldo. No hay que esperar que pase algo grave o lamentar consecuencias irreparables", insistió Alejandro, hermano de Jonatan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario