Policiales

Desbaratan organización de narcomenudeo que operaba en Córdoba y Santa Fe

Secuestraron 78 kilos de marihuana y detuvieron a ocho personas, entre ellos un guardiacárcel sospechado de integrar la banda

Sábado 27 de Enero de 2018

Una banda dedicada al narcotráfico en el noreste de la provincia de Córdoba y con presencia en territorio santafesino fue desbaratada ayer con nueve allanamientos realizados por la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) de Córdoba. En los procedimientos hubo ocho detenidos y se incautaron 78 kilos de marihuana en diversas localidades del departamento cordobés de San Justo y en la ciudad de Frontera.

   Entre los presuntos cabecillas de la organización hay un hombre que ya estaba preso por un homicidio y un guardia de esa penitenciaría con quien actuaría como cómplice.

En tránsito

El operativo, dirigido por el Ministerio Público Fiscal de Córdoba, comenzó con la detención de dos mujeres de 34 y 35 años que se iban en un Peugeot 206 gris por la ruta nacional 19, a la altura del barrio San Cayetano de San Francisco, poco antes de cruzar el camino interprovincial que divide a esa ciudad con Frontera. En el vehículo llevaban 77 panes de marihuana, un total de 67,5 kilogramos que, se cree, trasladaban a una casa de Frontera para fraccionar y vender en la región.

   Minutos después de esa detención se llevaron adelante nueve allanamientos, dos de ellos en San Francisco, cinco en Arroyito, uno en Tránsito y el restante en Frontera. En los operativos se secuestraron otros 10,5 kilos de marihuana, una pistola marca Cool calibre 40, un revólver calibre 38 y elementos aparentemente relacionados a la venta ilegal de sustancias como balanzas de precisión y materiales para fraccionar la droga.

   Las autoridades estimaron que la totalidad de la droga secuestrada tiene un valor aproximado de cinco millones de pesos.

   Pero el dato sobresaliente surgió cuando la Justicia ordenó allanar una celda del Servicio Penitenciario Nº 7 de San Francisco. Allí estaba detenido el esposo de una de las mujeres aprehendidas en la ruta. Apodado "Mono" y acusado por homicidio, hay pruebas que lo sindican como presunto los cabecillas de la organización y socio de un guardia penitenciario (ver aparte).

   En esa misma ciudad, en una casa de General Paz 602, se clausuró un punto de venta del guardiacárcel, Juan Ignacio L., de 31 años, quien quedó detenido con su esposa Claudia J., una empleada municipal de 42.

   En el operativo hubo un total de ocho detenidos, cuatro hombres y cuatro mujeres. El fiscal de Lucha contra el Narcotráfico de San Francisco, Bernardo Alberione, dispuso el traslado de los detenidos a sede judicial por supuesta infracción a la ley nacional de estupefacientes. Durante la tarde de ayer la Fiscalía dio a conocer los nombres de los demás detenidos en los distintos allanamientos que permanecen a disposición de la Justicia. Ellos son Mirna N., de 31 años, y Romina B., de 34, quienes viajaban en el Peugeot 206 con el cargamento; Deysi N., de 25, Pablo A., de 31, Elías M.,de 34 y Leandro F., de 34.

Importante

"Fue uno de los operativos más importantes en los últimos tiempos", dijo el jefe de la FPA, Francisco Salcedo, y dio detalles en conferencia de prensa sobre la pesquisa que demandó más de dos años de investigación y la intervención de 120 efectivos de la fuerza. "Es una pesquisa que data de 2016, lo que habla del trabajo sostenido que viene teniendo la fuerza bajo la dirección del fiscal Alberione", sostuvo y añadió que "la suma de los elementos incautados en su totalidad ascenderían a cinco millones de pesos aproximadamente".

   La explicación sobre los motivos por los que interviene la Justicia cordobesa en estos casos es que esa provincia adhirió a las disposiciones de la ley nacional de estupefacientes, lo que permite que las provincias puedan asumir, por propia voluntad, la atribución de perseguir, juzgar y reprimir ciertos delitos contenidos en la legislación de estupefacientes.

   De esta forma, la Justicia provincial asume la competencia —que antes era exclusiva de la Justicia federal— en la persecución de los hechos vinculados al narcotráfico que signifiquen "el último eslabón de la cadena de comercialización o de venta".

Causa avanzada

El fiscal Alberione dijo a este diario que "la causa está muy avanzada y esta es la conclusión de un largo trabajo en la recolección de pruebas. Ahora se volverán a revisar las pruebas y se tomarán las declaraciones indagatorias, entre otros trámites que correspondan por este tipo de delitos".

   En ese rumbo el funcionario judicial señaló que "en los próximos días se analizará si, debido a la cantidad de droga secuestrada, la causa continúa en este fuero o pasa a la órbita de la Justicia federal".

   El fiscal evitó brindar mayores detalles sobre la causa en virtud de proteger el curso de la investigación pero aseguró que "la prueba recolectada es amplia, abundante, importante y por lo tanto suficiente para llevar adelante las detenciones y los allanamientos realizados y así lo entendió el juez de control de feria, quien fue muy expeditivo para proveernos las ordenes necesarias para llegar a este resultado".

Preso por un homicidio y sospechado como cabecilla

El 23 de febrero de 2004 cuatro delincuentes ingresaron a una casa de la zona rural de La Tordilla, en Córdoba, con intenciones de robo. Durante el asalto uno de los hampones ejecutó al hijo mayor de la familia asaltada, Maciel Gonella. Por ese hecho fueron imputados Moisés Alexis Almada, de 24 años, y sus hermanos Elías, de 22 y Pablo, de 19. Junto a ellos también cayó Darío Monje, de 27. Moisés, apodado "El Monito" o "El Mono", es uno de los presuntos líderes de la organización desbaratada el jueves, que fue condenado a 21 años de prisión como coautor de homicidio calificado en ocasión de robo, a lo que se sumó una pena anterior de tres años de ejecución condicional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario