Facebook

Cuatro detenidos por conformar una red ilegal de venta de armas

Cayeron en cuatro allanamientos en los que se secuestraron siete armas de fuego, una réplica de pistola, dos granadas y chalecos policiales

Viernes 16 de Junio de 2017

Ayer a la mañana agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaron cuatro allanamientos para desactivar una red de venta ilegal de armas y municiones integrada por al menos cuatro personas que terminaron detenidas y que ofrecían su mercadería mediante una cuenta de Facebook. El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, expresó en una conferencia de prensa brindada frente a uno de los domicilios allanados, que "uno de los operativos se realizó en un supermercado de capitales chinos en el cual la persona imputada como líder de la banda trabajaba como custodio y haciéndose pasar por policía". Y aclaró que "cuando la policía llegó al local estaba comercializando de manera ilegal una pistola, por lo que tanto él como quien lo acompañaba quedaron detenidos".

Precisamente, uno de los procedimientos se realizó en un supermercado de Constitución y Amenábar, en el barrio Triángulo. Allí Alejandro Daniel C. actuaba como falso policía custodiando el lugar al que usaba también como punto de venta del armamento cuya procedencia aún se investiga. Las armas secuestradas, todas de grueso calibre al igual que las municiones, se ofrecían junto con equipos y vestimenta de la policía provincial.

Nueva unidad fiscal

Pullaro destacó en la conferencia que "se logró establecer, por medio de escuchas telefónicas, el momento en que se iba a comercializar una de las armas y dónde. Hasta ese lugar llegó la Policía de Investigaciones y luego de apresar al principal sospechoso comenzaron los distintos allanamientos".

El funcionario explicó además que "a este resultado se llegó por un nuevo paradigma que lleva a cabo el Fiscal Regional Patricio Serjal, quien instruyó al fiscal Lucas Altare para que se ponga al frente de una unidad que investigará el tráfico ilegal de armas". Y agregó que "de esta manera, con la nueva unidad fiscal, no sólo se detiene a quienes venden o compran armas, sino que se prosigue la investigación y de esa manera se tiende a concluir con el problema. Hoy pudimos dar no sólo con quienes venden armas, sino con las lineas de abastecimiento de armamento y municiones", sintetizó Pullaro.

Los allanamientos se realizaron en el mencionado supermercado de Amenábar y Constitución; en una casa de Ayacucho al 4100 donde reside Alenadro Daniel C., custodio del súper y principal implicado en la maniobra; en Pasaje 2106 al 7000 (barrio Tío Rolo); y en bulevar Avellaneda al 3000. En todos los domicilios se encontraron armas y municiones además de pasamontañas y pertrechos policiales.

Fuentes del Ministerio de Seguridad aseguraron ayer que, además del falso policía fueron detenidos Omar A., de 30 años; María Isabel A., de 47; y Pedro A., de 51 años. Todos quedaron a disposición del fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio, Lucas Altare, quien próximamente se hará cargo de la unidad fiscal de armas de fuego.

En el súper

A las 9.20 de ayer una brigada de la Sección Contrainteligencia de la PDI a cargo del comisario Alejandro Druetta llegó al supermercado de la zona suroeste y encontró a Alejandro Daniel C. apoyado en un Fiat Palio estacionado sobre calle Constitución. El falso policía hablaba con Omar A., quien estaba dentro del vehículo y escondía bajo sus piernas una pistola calibre 9 milímetros. Aparentemente, dijeron los pesquisas, Omar A. sería un remisero trucho que le estaba ofreciendo a Alejandro C. la pistola que portaba para que la vendiera. Minutos después la policía ingresó al súper y encontró en el puesto de verduras donde solía estar Alejandro C. un revólver calibre 38 y una gorra de la policía de Santa Fe.

Según contó un funcionario, en medio del procedimiento se acercó al supermercado una mujer, aparentemente esposa del vendedor de armas, y lo increpó al grito de "¿Qué hiciste Ale, qué hiciste?", mientras el detenido se la sacaba de encima. La mujer no fue apresada y tampoco siguió ese camino el dueño del comercio, que está desligado totalmente de la maniobra.

Una casa depósito

El comisario Druetta sostuvo que "al ir al domicilio de Ayacucho al 4100 no encontramos a nadie, pero este hombre guardaba ahí las armas y las municiones que comercializaba. Secuestramos allí dos revólveres, una réplica de pistola calibre 9 milímetros, dos granadas, munición para fusiles FAL, chapas de policías de otras provincias, además de chalecos antibalas y chalecos operativos de la policía" santafesina.

El oficial aseguró que "el principal implicado ofrecía las armas por medio de Facebook usando una página con su nombre. Lo venimos investigando hace meses, con filmaciones y seguimientos que hoy dieron este resultado".

Luego del allanamiento al supermercado los efectivos se dirigieron a una casa de barrio Tío Rolo donde vive María Isabel A., de 47 años y suegra de un joven aún prófugo que sería el proveedor de municiones de la red. Sobre el muchacho los investigadores explicaron que "es portador legítimo de armas y compraría legalmente municiones para luego venderlas en el mercado negro". Y aseguraron que "es posible que en las próximas horas se presente en Fiscalía". En esa casa la policía halló una pistola Bersa calibre 9 milímetros con un cargador y la mujer dijo no tener documento alguno que avale su tenencia.

En tanto, en bulevar Avellaneda al 3000 se allanó al casa del joven buscado como presunto proveedor de armas pero no lo hallaron. Sí estaba allí Pedro A., de nacionalidad paraguaya y padre del prófugo, al que se le secuestró una escopeta Remington calibre 45 con la numeración limada y 38 cartuchos de la misma arma, además de una pistola Bersa 38 y cargadores de balas de todo tipo.

El comisario Druetta destacó en el marco de la conferencia de prensa que el sospechoso "tenía un acopio de armas y réplicas, también guardaba chalecos y varios elementos que fueron secuestrados. Es claro que acá, en su casa, no citaba a nadie para vender sino que lo hacía en el súper que custodiaba y usaba como punto de venta. Su casa no era un aguantadero, como se suele decir de los lugares donde se refugian personas en conflicto con la ley sino que usaba su propia casa como depósito", aseguró el policía.

La vivienda de Ayacucho al 4100 está situada en un pasillo en pleno corazón del barrio Tablada. Se ingresa por un camino estrecho y largo de malvones muy cuidados, entre los cuales un funcionario de Seguridad halló tirado un cargador de pistola calibre 22 del que alguien se deshizo mientras se realizaba la conferencia de prensa.

Todo en la red

A su turno, el fiscal Lucas Altare detalló cómo se llevó a cabo la investigación y de qué manera llegaron a la red de venta ilegal de armas: "La oferta se hacía en Facebook con un catálogo muy explícito de fotos de las armas de fuego. Luego del primer contacto con los potenciales clientes todo se pactaba por mensajes de texto". Y agregó: "Eperamos que esta nueva unidad fiscal sea útil para desarticular el tráfico de armas en la ciudad. Esta investigación aún no está concluida y sabemos que hubo nuevos movimientos en la cuenta de Facebook". Según dijo el fiscal, en las próximas horas se harán las audiencias imputativas.

inspeccionandO. Druetta, Altare y Pullaro con parte del secuestro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS