POLICIALES

Arrancó el juicio oral a René Ungaro y Alan Funes por integrar una asociación ilícita

El debate tuvo un breve comienzo en el Centro de Justicia Penal y seguirá en una semana. Dos fiscales pedirán penas de 8 y 37 años de prisión

Martes 13 de Abril de 2021

René Ungaro y Alan Funes, dos referentes de la disputa de bandas que se cobró más de veinte muertes en los últimos años en los barrios Tablada y Municipal, comenzaron a ser juzgados por comandar e integrar una asociación ilícita dedicada a asegurar el territorio para la venta de drogas y otros delitos. El juicio oral dio comienzo formal con uno de los presos de alto perfil en la sala y otro conectado por zoom desde la cárcel de Piñero, pero el debate se postergó una semana por el planteo de un defensor. Cuando se reanude, la Fiscalía pedirá 8 años de prisión para el “Brujo” Ungaro y una pena más alta de 37 años para Funes, acusado además por el crimen de Mariela Díaz. La hermana de un rival del grupo acribillada en el explosivo enero de 2018, cuando también fueron asesinados dos de los hermanos Funes.

El debate comenzó ayer a la mañana en la sala 7 del Centro de Justicia Penal ante los jueces Rodolfo Zvala, Nicolás Vico Gimena y Valeria Pedrana. Ungaro estuvo presente en la sala y Alan Funes conectado por zoom desde la cárcel. Las partes se presentaron y el defensor de Funes, Leopoldo Monteil, planteó que está participando de otro juicio oral y no puede afrontar los dos de manera simultánea.

El tribunal dispuso entonces un cuarto intermedio. Las partes no llegaron a desarrollar sus alegatos de apertura aunque se presentaron algunas convenciones probatorias, es decir, acuerdos sobre cuestiones de prueba. El debate se reanudará el lunes 19 a las 8. Es probable que la reapertura encuentre a ambos imputados conectados por zoom porque Ungaro pidió plegarse a la modalidad a distancia. Lo defienden los abogados Mariano Scaglia y Hernán Tasada.

La acusación está en manos de las fiscales Gisela Paolicelli, quien realizó el seguimiento a la banda que se dio en llamar “Los Miserables, y su par de Homicidios Georgina Pairola, quien investigó el crimen de Díaz. Al reanudarse el juicio reiterarán el pedido de penas que habían formulado al presentar la acusación en agosto del año pasado.

>>Leer más: La guerra entre dos bandas en la zona sur ya se cobró 25 muertes en casi dos años

René Ungaro, de 34 años, cumple condena a 13 años de prisión por el crimen del ex jefe de la barra brava de Newell's Roberto “Pimpi" Caminos. Llegó al juicio acusado como jefe de una asociación ilícita comandada por él desde la cárcel y por la que varios de sus miembros aceptaron pena en acuerdos abreviados. Las fiscales solicitaron además que sea declarado reincidente, lo que obtura beneficios en la ejecución de la pena.

Alan Funes, de 23 años, cumple en Piñero una condena a 12 años de cárcel que le dictó un juez de Menores por el crimen de Eugenio “Pupi” Solaro, cometido el 1° de mayo de 2016 en Tabada cuando aún no había cumplido los 18 años. Llegó a juicio acusado como integrante de la asociación y por otros delitos como amenazas, abuso y portación de armas, dos hechos de intento de homicidio y el crimen de Marcela Díaz. La pena que requirió para él la Fiscalía en la acusación es de 37 años de prisión.

La pesquisa contra la agrupación conocida como la “Banda de René" tuvo como sangriento telón de fondo denuncias de amenazas, usurpación de viviendas y abusos de armas en el Fonavi Municipal de Grandoli y Lamadrid y en los barrios Tablada y República de la Sexta. En ese territorio se expresó la guerra entre la sociedad Ungaro-Funes con los descendientes del asesinado “Pimpi” Caminos _entre ellos su hijo Alexis_ en alianza con Ariel “Tubi” Segovia. Tubi fue asesinado a puñaladas y estrangulado por sus compañeros de celda en la cárcel de Coronda en abril de 2018. Estaba preso por mandar a matar a Lautaro “Lamparita” Funes, hermano de Alan, en un ataque fallido donde perdió la vida un inocente.   

>>Leer más: La sombra de una guerra entre bandas sobre el crimen a tiros de una mujer

La confrontación entre esos bandos tuvo un pico máximo el 11 de marzo de 2016 cuando fue asesinada la madre de los Funes, Mariela Griselda Miranda, frente a su casa de Ayacucho y Uriburu. A partir de ese momento se contabilizaron al menos 25 atentados ligados a ese conflicto. En ese contexto se produjo la muerte de Marcela Díaz, por cuya ejecución Alan Funes está acusado como coautor de un homicidio agravado por el uso de arma.  

La mujer tenía 36 años y era hermana de “Tubi” Segovia, por entonces preso por ordenar dos asesinatos. Le habían dicho que su cabeza tenía precio y que se fuera de Rosario antes de fin de año o aparecería muerta. La noche del domingo 16 de enero de 2018 regresó a su casa a buscar algo de ropa. Salía con su pareja en una moto Honda Falcon negra cuando los cruzó un Volkswagen Surán desde el cual la mataron con varios disparos en pasaje Lejarza al 5600. Murió allí mismo con un tiro en el pecho.

Una semana antes Ulises Funes, un marino mercante de 23 años y hermano de Alan, había sido asesinado a tiros desde un auto en La Lata. La primera sospecha de la investigación fue que, en el marco de una guerra declarada, la hermana de Tubi fue asesinada para vengar la muerte de un hermano de los Funes.

Las sospechas recayeron sobre Alan, entonces de 19 años, que estaba desde octubre en prisión domiciliaria por el crimen cometido cuando era menor pero desde los primeros días de enero se lo consideraba prófugo, luego de que circulara un video en el que aparecía disparando una ametralladora en los festejos de fin de año. A esa escena que cobró fama internacional sumó un pedido de captura por el crimen de Díaz.

>>Leer más: Seis crímenes resonantes se analizan desde hoy en un juicio oral con tres acusados

El 23 de enero fue detenido mientras dormía con su novia en un Fonavi de Callao al 3900, en medio de un estridente operativo con personal de infantería en barrio Itatí. A las dos semanas fue asesinado en una emboscada su hermano Jonatan “Bam Bam” Funes, minutos después de las 14 del 5 de febrero de 2018, cuando salía de visitar a sus hermanos Alan y Lautaro presos en la cárcel de Piñero. Iba en un Audi A3 y lo interceptaron los ocupantes de una Ford Ecosport robada a metros del penal, en el cruce de las rutas 14 y A-012. Bajó del auto para escapar corriendo pero cayó alcanzado por balas.

Este homicidio y el de Ulises se debaten desde el 7 de marzo en otro juicio oral y público que tiene como acusados al ex jefe de la barra brava de Newell’s Old Boys Emiliano “Jija” Avejera, a Enrique Adrián “Cable” Solís y a José Damián Puchetta, sobre quienes pesan pedidos de prisión perpetua.

Tras aquel verano plagado de muertes cruzadas, los allanamientos y operativos contra los acusados de integrar la banda de “Los Miserables” se sucedieron en abril de 2018. Luego los imputados como miembros fueron acordando penas mediante procedimientos abreviados. Entre ellos están Daniel Ungaro, Lautaro "Lamparita" Funes, Jeremías “Gordo Springfield” Arocha, Milton Cabenko y otros. También estaba acusada Jorgelina “Chipi” Selerpe, pareja de Alan Funes que también había sido imputada del homicidio de Díaz. Sin embargo, el avance de la investigación no encontró pruebas para incriminarla y cumplió en forma domiciliaria una pena de tres años como miembro de la asociación ilícita.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario