Policiales

Agravaron la imputación a un joven cuya pareja murió quemada en su casa

Brian O., de 21 años, quedó bajo prisión preventiva por la muerte de Débora Mansilla. Aseguró que la chica se prendió fuego luego de querer cortarse las venas

Viernes 05 de Enero de 2018

Mientras los restos de Débora Mansilla eran velados ayer a la mañana en Villa Gobernador Gálvez, Brian Fabián O., su concubino de 21 años, se entregaba en la sede de la Fiscalía de Homicidios. Dos horas después, al mediodía, se sentó en el banquillo de los acusados y escuchó la imputación del fiscal Florentino Malaponte: "autor de homicidio agravado por la relación de convivencia y por su condición de mujer en un contexto de violencia de género". Una figura penal que prevé prisión perpetua. Tras dos horas de audiencia, en la que el joven acusado de quemar a su pareja declaró y contestó las preguntas que le realizaron las partes, la jueza Hebe Marcogliese le dictó la prisión preventiva sin plazo. Además, la magistrada ordenó que un niño de 6 años, hermano de la víctima y testigo de lo ocurrido, brinde su relato en Cámara Gesell.

Mansilla, una muchacha de 20 años y madre de una pequeña niña de un año y medio, murió el miércoles en el hospital Provincial tras agonizar nueve días. La tarde del 25 de diciembre, en un oscuro episodio, Débora resultó quemada en el 50 por ciento por ciento de su cuerpo mientras estaba con su pareja en una casa del barrio Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez. Junto a ellos estaban la hijita de ambos, de un año y medio, y el hermano de Débora, de 6 años, que ellos criaban desde hacía tres.

Los vecinos que accedieron a hablar con La Capital relataron que Débora salió de la casa "envuelta en llamas" y que la auxiliaron "tirándola en la zanja" (ver aparte). Luego la trasladaron en un auto al hospital Gamen, desde donde fue derivada al hospital Provincial de Rosario. Brian nunca se separó de ella y se lo veía muy mal.

El joven fue detenido en el mismo hospital Gamen el día de Navidad y el miércoles 27 de diciembre, mientras Mansilla estaba en terapia intensiva, fue imputado por el fiscal de Flagrancia José Luis Caterina por "lesiones graves".

Cambio de carátula

Débora Mansilla perdió el conocimiento tras ingresar al centro asistencial y permaneció en esa condición hasta su muerte. El juez Carlos Leiva, en la primera audiencia, decidió dejar en libertad a Brian O. ya que el acusado no contaba con antecedentes y la calificación provisoria del hecho tenía una pena en expectativa baja. También ordenó restricciones de acercamiento hacía su pareja y la familia de la chica, y acordaron que el joven debía residir en la casa de su padre. Luego la causa pasó a la Unidad de Género de Fiscalía, desde dónde se solicitó la toma de testimonios a familiares. Pero todo varió con la muerte de Débora.

A las 13 de ayer, en los Tribunales, Brian O. se sentó en el banquillo flanqueado por el defensor público Daniel Kantor. Entre el público estaban su padre y una prima. A la mañana la casa paterna del joven había sido allanada por la Policía de Investigaciones (PDI), pero Brian no estaba allí. Anoticiado de esta circunstancia, el muchacho se presentó en la Fiscalía de Homicidios y su defensor solicitó que fuera imputado al mediodía. Así, el fiscal Malaponte leyó la acusación que se agravó tras la muerte de la chica. La hipótesis de la acusación es que Brian O., tras una discusión, roció con alcohol a la joven y le prendió fuego. Todo esto ante su hijita y su cuñado de 6 años al que el muchacho definió: "Es como si fuera un hijo".

La estrategia de la defensa de Brian O. giró en torno de que Mansilla tenía una tendencia suicida. Que primero, en medio de una disputa con su pareja, amenazó con cortarse con una cuchilla y que luego tomó un envase de alcohol, se roció y accidentalmente se quemó. "Yo estaba acostado con mi hija en la cama. Ella agarró el alcohol y se lo tiró encima. Me amenazaba con prenderse fuego. Se acercaba y se alejaba el encendedor. Para mi no se dio cuenta. Se le fue de las manos. Todo pasó muy rápido. Una vez que se prendió fuego los dos salimos corriendo a la calle buscando ayuda. Ella era el amor de mi vida, yo perdí más que nadie", dijo el muchacho de 21 años entre lágrimas.

Brian O. contó su versión de lo sucedido y contestó preguntas durante media hora. El joven recordó que el 25 de diciembre se levantaron tarde y fueron a almorzar a la casa de su abuelo. Que de regreso pasaron por la casa de la abuela de Débora y que llegaron a su vivienda a las 17 en un remís. Que minutos más tarde, él iba a abrir la pequeña granja que tenía la pareja en San Lorenzo al 2000, en el barrio Coronel Aguirre, pero que se sintió cansado y se tiró a dormir con su hijita. Entonces Débora "se brotó e intentó cortarse con una cuchilla". Pero ante la indiferencia de Brian, la joven "tomó un envase de alcohol y amenazó con prenderse fuego" delante de los niños.

Los testigos

Brian contó que una vez que Débora se prendió fuego se desesperó por auxiliarla. Que ella, en llamas, salió corriendo hacia la casa de enfrente. Ahí fue auxiliada por unos vecinos. Dos de ellos contaron que la joven salió de la casa gritando: "Me quemé, me quemé", una declaración que la defensa tomó como bandera.

Ambas partes buscaron en el nene de 6 años, cuñado del acusado y hermano de la víctima, el as que destrabe la compleja trama en la que Débora Mansilla recibió las fatales quemaduras. Tanto la Fiscalía como la defensa pidieron que el niño sea sometido a una Cámara Gesell (método judicial mediante el cual especialistas en menores dialogan con el chico a fin de escuchar su relato de lo ocurrido tratando de no victimizarlo). Según Brian O., antes de comenzar "el juego" con el encendedor, su pareja le dijo al niño que se fuera a jugar afuera del cuarto.

Para el fiscal Malaponte, el relato de Brian O. no fue verosímil. "Contó que su pareja tuvo más de diez intentos de herirse y nunca evitó que lo hiciera. O no la motivó a que se hiciera tratar con un profesional. Que cuando su concubina tomó el envase de alcohol se quedó acostado en la cama sin tratar de que desistiera", explicó el fiscal.

Por su parte, el abogado Daniel Kantor rechazó el pedido de prisión preventiva y trató de impulsar "lo antes posible" que el niño de 6 años relate lo que vio en la Cámara Gesell. "Un nene de 6 años que ve a una persona prenderse fuego no se lo borra más de la mente y lo va a contar a quien se lo pregunte. Queremos que la Cámara Gesell se haga cuanto antes", indicó. Tras ello la jueza Marcogliese le dictó la prisión preventiva sin plazo a Brian O., el concubino de Débora Mansilla.

victima. Para la Fiscalía, el acusado Brian O. no hizo nada para evitar que Débora no se prendiera fuego.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario