POLITICA

Perotti sobre Vicentín: "Sin una intervención del Estado es muy difícil que no quiebre"

El gobernador dijo que sin la voluntad del cambio de administración y de constitución del fideicomismo, no hay condiciones para la participación de la provincia

Viernes 14 de Agosto de 2020

"Estamos convencidos de que sin una intervención del Estado es muy difícil que no quiebre” Vicentin. El gobernador Omar Perotti fue contundente en su diálogo con el periodista Luis Novaresio, este viernes en radio la Red.

"Al juez le informamos que sin la voluntad del cambio de administración y del fideicomismo, no teníamos las condiciones para participar”, sostuvo además sobre el plan de rescate que había diseñado la provincia.

El gobernador explicó que de acuerdo a lo que evaluó el juez del concurso el pasivo de Vicentin supera los 1.500 millones millones de dólares, con activos cercanos a los 600 millones, según estiman los que conocen del rubro. "Con lo cual estamos convencidos de que sin una intervención del Estado es muy difícil que no quiebre". A la vez estimó como muy lejana la posibilidad de que "aparezca gente que en este concurso tenga el deseo de reactivar" la empresa.

En la misma línea ya había hablado el secretario de Justicia de Santa Fe Gabriel Somaglia quien había planteado públicamente que "la quiebra sería la peor salida" para la crisis de la empresa cerealera. En aquel momento había asegurado: “La posibilidad de quiebra siempre está latente en cualquier concurso. Si la empresa no puede alcanzar un acuerdo con los acreedores necesariamente el paso siguiente es la quiebra, que es el desguace y el remate de los bienes”.

Pero además, la inesperada muerte del CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, suma otro capítulo a la saga de la debacle de la firma con sede en Avellaneda y abre nuevos interrogantes sobre el futuro del gigante agroexportador. Desde el directorio de la compañía, Nardelli fue uno de los principales responsables de la vertiginosa parábola que dibujó Vicentín, primero hacia arriba y luego en trayecto descendente.

>>Leer más: La muerte de Nardelli y la trama política de la debacle de Vicentín

La declaración de “estrés financiero” y de cesación de pagos que hizo la compañía el 4 de diciembre, sólo seis días antes del recambio presidencial, sacudió el mundo económico pero también el político. Sobre todo, el default resultó sumamente sorpresivo para una compañía que en 2019 exportó 2,6 millones de toneladas de granos, 5,9 millones de toneladas de subproductos y 1,4 millones de toneladas de aceites, y que se ubicó en el cuarto lugar en el ranking general de agroexportadoras y primera en el rubro de subproductos y aceites.

En el medio, quedaron 2.638 acreedores, con los que Vicentín tiene una deuda de 99.345 millones de pesos. Ese es el monto que consta en el concurso preventivo que se tramita en el Juzgado de Primera Instancia Distrito Nº 4 en lo Civil y Comercial, Segunda Nominación, de Reconquista, a cargo del juez Fabián Lorenzini, un magistrado que quedó en el ojo de la tormenta por haber trabajado durante 20 años en el Banco Nación —el principal acreedor de Vicentín— y sus decisiones más bien amigables con la compañía en default.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario