Pandemia

Aterrizó el avión que venía de Moscú con más vacunas y Argentina suma 4 millones de dosis

Entre domingo y lunes llegaron 1.250.000 vacunas Sputnik V. El jueves habían llegado 904.000 dosis del laboratorio Sinopharm.

Lunes 01 de Marzo de 2021

La Argentina superó este lunes los 4 millones de vacunas contra el coronavirus con la llegada de un nuevo vuelo de Aerolíneas Argentinas proveniente de Moscú, que sumó más de 730 mil dosis a las que ya habían arribado desde Rusia, China e India.

Este último vuelo trajo 732.500 dosis de la Sputnik V, que se deben añadir a las 517.500 que trasladó el primero de los viajes que llegó este domingo, totalizando 1.250.000, la mayor partida recibida hasta el momento, si se tiene en cuenta que ambos servicios de Aerolíneas Argentinas formaron parte de un mismo operativo.

El Airbus 330-200, matrícula LV-FVI, con la nominación AR1063, tocó pista en Ezeiza poco antes de las 20 transportando 702.400 unidades del primer componente y 30.100 unidades del segundo. El primer avión, que regresó al país el domingo, trajo un cargamento de 147.600 unidades del primer componente de la vacuna y 369.900 dosis del complementario.

Con el arribo de este segundo vuelo son seis los viajes realizados por Aerolíneas Argentinas a Moscú y uno a Beijing (China), para el transporte de vacunas, iniciado a finales de diciembre.

>> Leer más: Santa Fe se apresta a recibir desde el lunes las vacunas chinas para inmunizar a los docentes

En los dos primeros viajes llegaron al país 600.000 dosis de Sputnik (300 mil en cada uno), mientras que el tercero trajo un cargamento de 240.000 dosis, de las cuales 20 mil fueron derivadas a Bolivia. En el cuarto vuelo llegaron 400.000 nuevas dosis, por lo que, si se suman que llegaron en los últimos dos vuelos, el total de vacunas Sputnik V es de 2.470.540 dosis (1.660.540 de 1 y 810.000 de la 2).

Además, el pasado jueves arribó otro vuelo de la compañía de bandera desde Beijing, con 904.000 dosis de la vacuna desarrollada por el laboratorio Sinopharm, a las que se sumaron 96.000 que arribaron a bordo de un vuelo de Air France/KLM Cargo, para completar el millón de dosis.

El vuelo KL701 que salió de Beijing hizo escala en el aeropuerto de Amsterdam antes de arribar a Ezeiza. Air France/KLM utilizó un Boeing 777-300W, que tiene mayor espacio para carga, para poder asegurar el embarque de las vacunas.

Las 96.000 dosis fueron cargadas en dos contenedores Envirotainers RAP E1 de temperatura controlada, cuyo rango es 2 a 8 grados.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció el comienzo de la distribución de la vacuna Sinopharm en todo el país y en esta primera etapa se enviará a todas las jurisdicciones un total de 492.400 dosis. A estas vacunas se suman 580 mil dosis de la Covishield, desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, producida por el laboratorio Serum Institute de la India, que llegaron el pasado 17 de febrero en un vuelo de Qatar Airlines.

El segundo vuelo que arribó este lunes había partido a las 3.03 hora argentina (9.03 de Rusia) desde el aeropuerto Sheremétievo, una vez concluido el proceso de estiba de la carga. Una vez que la aeronave tocó pista en Ezeiza se inició el proceso de descarga para su posterior distribución en todo el país, de acuerdo al cronograma establecido por las autoridades de Salud.

El domingo a las 19.53 había arribado el primer vuelo de los dos que partieron de Ezeiza el viernes. Ambos vuelos fueron realizados con aviones Airbus 330-200, en los dos casos con 20 personas a bordo: 10 tripulantes (entre pilotos y copilotos) que se fueron alternando al comando de las aeronaves, a los que se sumaron 3 azafatas, 4 mecánicos, un responsable de rampa, uno de carga y uno de despacho.

El primer avión de Aerolíneas en aterrizar en la capital rusa, el sábado a las 12.33 de Argentina (19.43 hora local), fue el LV-GIF, especialmente acondicionado por diversas áreas de mantenimiento de la aerolínea de bandera para transformar, en pocas horas, una aeronave de pasajeros en un full carga sin asientos, lo que permitió obtener una mayor superficie para colocar más cajas con vacunas.

El vuelo se realizó de forma directa en poco más de 15 horas, tanto en el tramo de ida, como en el de vuelta, lo que posibilitó ampliar la capacidad de frío de los distintos contenedores, y reducir la duración del viaje para evitar cambios de aviones y esperas en diferentes aeropuertos. Se logró así una mejor y más rápida disposición de las dosis necesarias para fortalecer el programa nacional de vacunación establecido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario