Ovación

Una profesora de educación física rafaelina que hizo historia en el fútbol argentino

En el empate de Defensa y Justicia-Olimpo, Gisela Trucco se convirtió en la primera integrante femenina de una terna arbitral en la máxima categoría. Es hermana del árbitro Silvio Trucco.

Lunes 30 de Octubre de 2017

La rafaelina Gisela Trucco se convirtió hoy en la primera integrante femenina de una terna arbitral de la historia de la máxima categoría del fútbol argentino, en el partido que empataron 1 a 1 Defensa y Justicia y Olimpo, correspondiente a la séptima fecha de la Superliga.
Gisela es hermana del conocido árbitro Silvio Trucco, tiene 29 años y previamente se desempeñó en la Liga Rafaelina, torneos federales y de la Primera B Nacional.
Este lunes, en el estadio Norberto Tito Tomaghello, de Florencio Varela, Trucco integró el equipo que encabezó Fernando Rapallini.
El director nacional de arbitraje, Horacio Elizondo, ya anunció que se presentarán otras mujeres en las próximas fechas de la Superliga, pero la primera fue la santafesina.
Gisela Fabiana Trucco, "La Gringa", es profesora de educación física a nivel primario y acumula una extensa historia en el fútbol antes de llegar a Primera, donde hoy le tocó asistir al internacional Fernando Rapallini como principal y Ezequiel Brailovsky como asistente número 1.
Gisela ya fue protagonista de un hito, cuando el 25 de octubre del año pasado encabezó una terna arbitral íntegramente formada por mujeres en un partido entre Sarmiento de Chaco y Américo Tesorieri de La Rioja, por la última fecha de la segunda fase del Federal A. Sus asistentes fueron Gisela Bossio y Nadya Chiarotti.
Sus buenos desempeños le abrieron la puerta en la B Nacional, donde ya tomó parte en ocho partidos.

Romper el hielo
"La verdad que estoy súper feliz de haber cumplido con mi obligación de manera correcta. Sé que tengo muchas cosas para mejorar, pero hoy pude romper el hielo del debut", reflexionó Trucco tras el histórico partido.
También evaluó: "Mi hermano Silvio me envió sus felicitaciones cuando terminó el partido pero nada más. Después charlaremos en casa cuando lo veamos otra vez y podamos analizar algunas cosas".
A la hora de remarcar las diferencias, destacó que "en Primera División el juego es más rápido y lo que más se destaca es que los delanteros sobre todo entran y salen más rápido del fuera de juego. Por eso hay que esperar antes de levantar el banderín y no apurarse".
"Después, en cuanto al trato con los futbolistas, hay que manejarse mutuamente con respeto porque soy la autoridad dentro de la cancha, pero hoy no hubo nada que incomode", concluyó.
La rafaelina no es la primera mujer que intenta forjar una carrera en el arbitraje nacional, pero sí la primera en poder dar el gran salto. Florencia Romano, quien tuvo que romper muchas barreras, fue la pionera entre las mujeres, cuando el 4 de abril de 1998 dirigió un encuentro entre Muñíz y Victoriano Arenas, por el campeonato de la Primera D.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario