Pignatiello

Los olímpicos vuelven a entrenar, pero con recaudos

Ministros nacionales y dirigentes deportivos acordaron que el lunes los atletas puedan retomar las prácticas. La decisión no fue sencilla y se tomó este viernes. Los detalles se evalúan y definen a cada momento

Viernes 05 de Junio de 2020

La pandemia por el Covid-19 puso en jaque una infinidad de temas. Y con ella también al deporte argentino y en especial al olimpismo. Santiago Lange y Delfina Pignatiello prendieron la mecha y presionaron para que se les permita entrenar en el ambiente que les resulta hábitat natural para cada disciplina. Los Juegos de Tokio 2020 postergados para 2021 a raíz de la expansión del coronavirus son el faro de decenas de deportistas nacionales, algunos ya clasificados y otros en vías o con posibilidades de hacerlo, también con preolímpicos pospuestos. Pero la discusión ni fue ni será sencilla. De hecho, la responsabilidad de dar el visto bueno para que los atletas puedan volver a entrenarse en el alto rendimiento, asume con ella un gran riesgo. Anoche, al cierre de esta edición, representantes de las asociaciones y federaciones deportivas, ministros de la Nación y autoridades del Comité Olímpico Argentino (COA) mantenían una reunión virtual sobre la vuelta al trabajo el lunes y los respectivos protocolos. Los puntos más salientes: todos los deportistas deberán usar la App “Cuidar”, renovar allí la información sanitaria y el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) de Buenos Aires se abrirá para las federaciones que lo requieran. Allí en primera instancia entrenarán los seleccionados de handball y hockey. No puede haber superposición de horarios ni uso de vestuarios.

   En los últimos días, dos de los nombres fuertes de la delegación nacional que tiene que estar en los Juegos Olímpicos el año que viene, dejaron frases contundentes y tela para cortar. Lange, quien a sus 58 años es el más experimentado de todos, relató que "nunca en mi vida paré de navegar" y si en Argentina no le daban permiso buscaba cómo hacerlo en el exterior. Claro que en esta decisión Lange no estaba sólo, ya que la rosarina Cecilia Carranza Saroli navega junto a él en Nacra 17 y están, no sólo clasificados a la cita nipona sino que también son defensores de la medalla de oro en Río de Janeiro 2016. Cecilia remarcó: "Necesitamos estar en el agua para competir de igual a igual".

ceciliacaranza.jpg

   La nadadora de 20 años Delfina Pignatiello, fue en ese sentido y se quejó este jueves en un medio porteño al decir que analizaba no ir a Tokio si no podía practicar, porque sus rivales ya están haciéndolo. Pignatiello, de San Isidro, es una de las nenas mimadas del deporte nacional y una de las máximas esperanzas de cara al futuro, con tres marcas abrochadas para los Juegos Olímpicos, los primeros de su carrera. Además, la especialista en pruebas de resistencia, triple campeona panamericana, representa la posibilidad histórica de un podio albiceleste en natación en mucho tiempo en unos Juegos de este tipo. Pese a sus lauros y éxitos prematuros (brilló como juvenil y hace mucho dejó de ser promesa), no habrían caído muy bien sus declaraciones en el seno de la dirigencia nacional, aunque alivianan esa responsabilidad diciendo que quizás le jugó en contra "la ansiedad por su juventud". En este sentido es que también resaltaron “desde adentro” que Werthein y Lammens venían madurando esta idea desde hacía varias semanas, con protocolos mediante. Dicen que la decisión estaba al caer y que no fue producto de cierto “lobby”.

Lasleonas.jpg
Majo Granatto, una de las baluartes de Las Leonas.

Majo Granatto, una de las baluartes de Las Leonas.

   Ni Lange ni Pignatiello tenían este reclamo como algo privativo, ya que en mayor o menor medida la cuarentena y el confinamiento obligatorio perjudicó a todos. Ningún atleta, más allá de la disciplina que realice pudo entrenarse de la mejor manera en condiciones caseras. Están a la luz las particularidades de cada deporte, en un punto la "tormenta" fue igual para todos. Encima la euforia por entrenar en casa pasó hace rato, como el inicio de la cuarentena y comenzó a pesar de otra manera la incertidumbre y la desesperación por "volver a las pistas". Se insiste, la decisión fue delicada. No sobraban autoridades que quisieran "hacerse cargo" de algún deportista contagiado. O de algún deportista que contagie a los suyos. No se entendió esto como un mero acto de "soltar". Desde el COA incluso fueron coincidentes en la idea que viene expresando el presidente de la Nación, Alberto Fernández: "Cualquier descuido puede tener un alto costo". Y si bien saben que los atletas, por los controles médicos frecuentes o la mismísima fortaleza física tienen muchas posibilidades de curarse si contrajeran Covid-19, podrían llevar la enfermedad a otro sitio y pagarse ese costo con vidas. "No se trata de quién toma más rápido esta decisión", dijeron desde el COA ayer temprano, mesurados. Algo más es inobjetable: la decisión conlleva que el Ministerio de Salud deba aprobar en este lapso cada protocolo, por deporte.

   Los puntos a analizar en este tiempo fueron muchísimos, los cuidados también y las particularidades de cada disciplina. En algunas, pese a estar aprobadas, como las de conjunto y contacto era más difícil volver. De hecho, también sonó por estos días la posibilidad de que el entrenamiento se trasladase a provincias o ciudades sin circulación comunitaria del coronavirus. No era una cruzada sencilla. Sólo por citar un ejemplo: "Suponete que querés llevar a Las Leonas a entrenar a otro lado (fuera del Cenard, donde lo hacen siempre), cómo mínimo llevás a 40 jugadoras más cuerpo técnico. No podés viajar en transporte público, necesitás autos. Al llegar al lugar deberían hacer cuaretena. Entrenar tantos días y volver a Buenos Aires, donde también tendrían que cumplir aislamiento de 15 días más. Y muchas de ellas tienen o viven con sus familias", explicó un dirigente a modo de redimensión del asunto. Finalmente se quedarán en el Cenard, como se dijo más arriba.

No podés viajar en transporte público, necesitás autos. Al llegar al lugar deberían hacer cuarentena

   Al cierre de esta edición continuaba la charla virtual pero se filtró esta resolución general. Los olímpicos y los que tienen posibilidades de serlo, vuelven a entrenar. No hubo envío oficial de esta información pero el acuerdo estaba hecho. Con recaudos y mucho protocolo. La pandemia aún existe.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario