Newell's

Los errores de adentro y de afuera llevaron a la derrota a Newell's

El equipo rojinegro decepcionó en el debut, con un equipo aún en formación. Perdió por marcar mal en los córners, el nulo peso ofensivo y el fracaso del tridente del medio ideado por De Felippe.

Sábado 11 de Agosto de 2018

Mal comienzo de Newell's en la Superliga. El atenuante que lo exonera es que se trata de un conjunto en formación, con la mayoría de las incorporaciones llegadas recién en las últimas semanas, casi sin tiempo de conocimiento con sus nuevos compañeros adentro de una cancha. Pero es culpable de otras cuestiones que atentaron con un buen inicio de torneo. Es llamativo que en este tiempo no haya corregido los problemas para marcar en las pelotas detenidas y que ayer le costaron los goles con los que Vélez lo dejó sin nada. Tan responsable de esa falencia lo fue el equipo como De Felippe, conformando una línea media con una disposición táctica con la que casi nunca jugó, encima con Sills falto de fútbol.

   Newell's necesitaba refuerzos para este torneo y casi todos aparecieron en las últimas semanas. Eran una necesidad y urgencia para De Felippe. A tal punto que no dudó en que jueguen ayer desde el inicio Piris y Paredes por Luque y Callegari, pese a que no habían participado ni siquiera en un amistoso. Y que Oviedo ingrese en la segunda etapa, volviendo a evidenciar que le falta ritmo, como sucedió ante Defensores Unidos de Zárate por la Copa Argentina.

   En medio de este proceso en el que trata de consolidarse un equipo, la Superliga le puso a Newell's la primera prueba por delante. Y no hizo pie. Quedó a una distancia grande del juvenil Vélez que hasta el año pasado conducía De Felippe y ahora lo hace Heinze.

   Lo llamativo es que hubo jugadores que llevan mayor tiempo en el club que los debutantes paraguayos y no dieron el piné. Eso sí es motivo de preocupación. Es una de las varias tareas a corregir luego de la frustrante presentación en Liniers. Mejorar en lo individual y consolidar a los nuevos, a la espera de que Mauro Formica le dé el salto de calidad que por estos momentos escasea en el Parque.

   Si de mejorar se trata, a esta altura es inadmisible que cada tiro de esquina que ejecutan los adversarios sea un dolor de cabeza para la Lepra. De Felippe comentó varias veces este error en la Superliga pasada. Se había repetido este error contra Unión en el partido de ida por Copa Santa Fe. Y anoche nada cambió. En el primer gol, nadie fue capaz de marcar a Nicolás Domínguez, que la recibió y se la puso en la cabeza a Abram para el primer grito. Y luego Fontanini le cometió un grosero penal al mismo Abram, que concluyó con el segundo tanto.

   Demasiada ventaja dio Newell's en ese aspecto. Encima no tuvo recursos para preocupar a la última línea local. Un remate de Amoroso en el primer tiempo y otro de Figueroa en el segundo, en dos acciones solitarias, individuales, hablan a las claras de la falta de opciones del equipo.

   De Felippe también tuvo su cuota de responsabilidad. Apenas en un par de encuentros de la temporada pasada probó con un triángulo integrado por mediocampistas centrales. Durante el receso nunca jugó de esa manera. Y ayer decidió cambiar justamente por los puntos, incluyendo a Sills, absolutamente falto de fútbol.

   La primera presentación de Newell's fue una decepción. Queda mucho por corregir, con la expectativa de que se vayan insertando las caras nuevas y ayuden a mejorar el funcionamiento. Esto recién empieza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario