Ovación

Larrondo destacó que "Central tiene todo para hacer algo importante"

Marcelo Larrondo habló con Ovación el día después de la gran actuación que tuvo ante River: “Cuando hice el gol en contra me quería matar”, bromeó el goleador canalla.

Martes 23 de Febrero de 2016

Marcelo Larrondo está intratable. Por eso no es exagerado decir que hoy por hoy es el mejor jugador de Rosario Central en lo que va del campeonato. Cuatro presentaciones, cuatro actuaciones destacadas para el mendocino de Tunuyán. Muy sobresaliente el domingo ante River, convirtiendo dos goles vitales para una remontada fenomenal cuando el conjunto canalla caía 3-1 en el Gigante. Es cierto, en el mismo partido el hombre del rodete también tuvo desaciertos, pero producto de los riesgos que tomó, incluso para defender. Así llegó el tercer gol de River, por el testazo en contra del mismísimo Larrondo que luego se rectificó en la red rival. “Cuando metí el gol en contra me quería matar. Fue una sensación rara. Al final arreglé la cagada que me mandé”, le dijo ayer a Ovación entre risas el hombre más buscado del fútbol local. Sobre su momento, señaló: “Lo que estoy viviendo en el fútbol argentino es algo muy lindo. Me fui siendo muy chico y la verdad es que siempre quise venir a jugar y vivir acá, es una revancha en lo personal y lo estoy disfrutando día a día”. Aunque por sobre todas las cosas valoró a Rosario Central: “Tenemos todo para hacer algo importante”.

—¿Cómo estás el día después de un partido tan raro y especial como fue enfrentar a River?

—Bien. Nos fuimos con una mentalidad justa, dar vuelta un partido que perdíamos 3 a 1 con un rival como River no es fácil, dejamos una imagen importante, el equipo demostró mucha personalidad y eso es lo que tenemos que tener siempre. Vamos por buen camino, venimos haciendo las cosas bien.

—¿Por qué pensás que se dio un partido como el que se dio?

—Cometimos muchos errores en el primer tiempo, River los aprovechó. Sabemos que los equipos grandes como River, cuando cometés errores los aprovechan y eso nos complicó. Pero después tuvimos la personalidad necesaria como para seguir jugando, nunca nos dimos por vencidos y lo pudimos dar vuelta. Creo que fuimos superiores, sólo que River aprovechó nuestros errores, pero esos errores te hacen madurar para el próximo partido. Lo mejor fue la mentalidad que tuvimos para salir adelante. Incluso yo cuando hice el gol en contra nunca bajé los brazos y pude hacer el segundo y tercero gol pero a favor, eso te llena de satisfacción.

—¿Lo que hicieron el domingo fue una ratificación del favoritismo de Central? River había sido quien les sacó el invicto el año pasado. Esta vez se recuperaron.

—Sí, por eso digo que el equipo dejó una imagen positiva. River es River, es grande, siempre lucha por salir campeón. Pero demostramos personalidad, nunca nos rendimos y por eso lo dimos vuelta.

—Muchos medios hoy (ayer) titularon que el domingo fue la noche de la película de Larrondo, por lo cambiante que fue el partido no sólo para Central sino para vos desde lo individual. ¿Cómo lo viviste?

—Te digo la verdad, cuando hice el gol en contra me quería matar (risas). Fue una sensación rara, me preguntaba qué hacía ahí adentro del área rechazando una pelota. Pero eso también es parte de mis virtudes, tratar de estar en toda la cancha. Fue tan raro... En un momento sentí un bajón anímico, pensé que con el 3 a 1 nos iba a costar muchísimo. Después vi cómo mis compañeros y el Chacho (Coudet) me pedían que no bajara los brazos. Eso me ayudó. El 3 a 3 fue un desahogo personal y significó decir “bueno, arreglé la cagada que me mandé” (risas).

—¿Se puede describir ese momento cuando explota el Gigante con tu gol del empate?

—Es una emoción única. La primera vez que convertí en el Gigante con Belgrano de Córdoba sentí algo increíble. La gente y la pasión son sensaciones que uno nunca se borra. Pero lo importante fue que el equipo pudo conseguir un empate y salir con la cabeza en alto, dando todo desde el primer minuto hasta el final.

—¿Cómo explicás tu presente?¿ Esperabas este inicio de año?

—Uno siempre espera arrancar el año de la mejor manera y creo que lo hice, aunque el equipo colabora mucho. Quedó prácticamente el mismo grupo del año pasado y con todos mis compañeros me sentí bien, incluso cuando me tocó estar solo de punta. Más allá de lo personal está el equipo, que me hace sentir importante. Eso sirve para que las cosas salgan mejor.

—En estos partidos en los que Central no tiene a Marco Ruben en plenitud e incluso no ha podido contar con él siempre, ¿te sentís el referente del ataque?

—No me siento un referente, trato de ayudar al equipo. Con Marco nos entendemos muy bien y siempre tenemos disposición, como (Germán) Herrera, a quien le tocó entrar el domingo y convertir. Por eso salen las cosas más fáciles, eso es lo bueno del grupo. Contra Independiente el Chacho hizo un recambio de cuatro jugadores y no se notó una baja. Eso es por la predisposición de los jugadores.

—El jueves arranca la Copa Libertadores. Será tu primera experiencia ahí. ¿Qué expectativas tenés?

—Estoy ansioso... Espero que no me juegue en contra (risas). Es una experiencia nueva que uno siempre desea vivir. Igual todo esto, lo que estoy viviendo en el fútbol argentino es algo muy lindo. Me fui siendo muy chico (en primera comenzó jugando en Italia) y la verdad es que siempre quise venir a jugar y vivir acá, es una revancha en lo personal y lo estoy disfrutando día a día. Y lo que me toca ahora, jugar la Libertadores también va a ser único. Voy a disfrutar cada minuto en el me toque estar.

—A seguir soñando entonces...

—Siempre lo digo. El año pasado hicimos una campaña increíble, nos faltó solamente poder concretar la obtención de alguna Copa. Pero la mentalidad y la sensación que tenemos es la misma del año pasado. Tenemos los jugadores, el equipo y el grupo correcto para poder hacer algo importante.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario