Ovación

En nuevo ciclo de Newell's con Osella mejoró pero debe mejorar a la hora de definir

El conjunto dirigido por el ex DT de Olimpo -estuvo en el palco- generó más de lo que concretó y por eso repartió puntos con Unión. De todas formas, hizo borrón y cuenta nueva, y mejoró.

Sábado 27 de Febrero de 2016

Sin definición es difícil lograr el objetivo ganar. Y eso es lo que padeció Newell’s anoche en el inicio del ciclo de Diego Osella. Newell’s tuvo las mayores ocasiones pero no la virtud de aprovecharlas para pegar el golpe en el Coloso. Por eso sólo empató ante Unión en la segunda puesta en escena del rojinegro en casa. Los números son los que mandan y la igualdad resulta escasa pensando en el torneo, donde sólo sumó cuatro unidades de quince posibles. Está claro que no pasa por la cuestión en este caso del DT, que tendrá que trabajar y mucho para modificar este andar aciago.

   La historia de viernes se iniciaba torcida. Justo cuando la tarde empezaba a transformarse en noche se oscurecía el panorama leproso. Bien temprano parecía un golpe al corazón cuando Mauricio Martínez (4’) rompía el cero. No era el inicio ideal de este nuevo ciclo, más aún con un golpe tan tempranero y cuando las piezas comenzaban a acomodarse sobre el verde césped del Coloso. Newell’s debía ponerse el overol y arremangarse para iniciar el operativo recuperación.

   Y hubo una alimentación continúa de jugadas con perfume de gol, porque Boyé lució iluminado y Scocco se acopló a su fútbol arrancando desde atrás. El ex River se mostraba intratable y tuvo tres situaciones netas. Pero al atacante le falta algo para ser completo y eso reside en la definición. Hace todo bien, es difícil de marcar, aunque el arco se le achica.

   Newell’s rompía el cerrojo defensivo del tatengue a través del atacante, que fue el artífice de dibujar una jugada perfecta para que Scocco pusiera las cosas en su lugar y estableciera equidad en el marcador. A esa altura la Lepra duplicaba en acciones de riesgo a su rival, que también elaboró algunas situaciones como para pegar otro golpe.

   Newell’s había dejado la primera etapa con una imagen importante de cara al complemento. Pero Madelón ordenó a Unión y se paró mejor para aguantar los embates que imponía el dueño de casa. Y por eso Boyé ya no hizo todo lo que quiso, más allá de que se las ingenió para elaborar alguna acción de gol. Como la que tuvo a los 21’ desparramando rivales y llevándose la pelota como un toro desbocado, pero cuando debió sentenciar a Nereo Fernández le pegó con el diario. Antes Gamba había generado incertidumbre en el arco defendido por D’Angelo.

   A Newell’s le costó encontrar el hueco y herir en esa etapa final. La pelea fue más intensa, las energías leprosas se fueron consumiendo y no tenía resto como para ser el equipo intenso que pregona Osella. Y en este punto seguramente tendrá que trabajar el cuerpo técnico, que sólo tuvo tres días con el plantel desde que tomó el mando.

   El partido quedó dividido y el que acertaba se iba a llevar el premio mayor. Y estuvo ahí nomás de que todo fuera rojinegro cuando en tiempo adicional Cáceres puso la cabeza y la bocha caprichosa rebotó el travesaño. No pudo ser. Otra vez Newell’s buscó modificar su estado de ánimo y se quedó en el intento. Tuvo situaciones y elevó algo el rendimiento en gran parte del duelo, pero falló al momento de derribar a su rival con goles.

Con Osella en el palco y su clon desde el banco

En el arranque del ciclo de Diego Osella al frente de la dirección técnica de Newell’s, el flamante DT no pudo estar sentado o cerca del banco de suplentes porque aún debía una de las dos fechas de suspensión que le aplicó el tribunal de disciplina de la AFA. Por eso ayer estuvo al mando desde la línea de cal su hermano Javier.

Quizás muchos no se dieron cuenta de que el entrenador no estaba dentro del campo de juego ya que su hermano es casi idéntico. Lo cierto es que Diego siguió las alternativas desde el palco y mantuvo un permanente contacto con los integrantes de su cuerpo técnico. Fiel al estilo del hombre oriundo de Acebal, Javier siguió casi con los mismos “tic” de su hermano. Dando indicaciones y protestando al juez de línea ante cada jugada dudosa. “Vi un gran esfuerzo y compromiso”, fue una de las frases que disparó Osella en la conferencia (ver aparte) reseñando su satisfacción. Igual, está claro que aún tiene mucho trabajo para modificar el funcionamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario