Ovación

El plantel de Kudelka, bien despedido para un viaje caro

Muchos hinchas acompañaron el inicio del viaje del plantel de Kudelka a Córdoba, que en el caso de Newell's, pero extensivo a todos, duplicó su costo

Viernes 30 de Octubre de 2020

El fútbol se puso en marcha y el primero de los clubes rosarinos en salir de la ciudad fue Newell’s. Lo hizo ayer pasado el mediodía y se encontró con la grata novedad de que muchos hinchas le hicieron de escolta en las afueras del Centro de Entrenamiento Jorge Griffa. Por supuesto, fue un grato estímulo para que el plantel de Kudelka encare el sueño del título en un torneo tan corto, donde no habrá muchas posibilidades de revancha. Y la otra cara de la particularidad de este viaje leproso es que al club se le duplicaron los costos. Consecuencia que por otra parte no es propia de los leprosos sino que será extensivo al resto cada vez que tengan que jugar de visitante y más allá de las distancias.

La delegación rojinegra partió alrededor de las 13 de Bella Vista en dos micros de la empresa Chevallier y además de los hinchas que se apostaron afuera y le hicieron como un cordón, hubo otros que los acompañaron cuando tomaron la autopista rumbo a la capital de la provincia mediterránea. Hubo colorido con banderas y bengalas de humo rojo y negro a los costados, que hicieron también que la salida sea lenta. Y se pudo observar a todo el mundo con barbijo, contemplando las normas sanitarias, además de que los simpatizantes llegaron en sus vehículos particulares.

Fue sin dudas un enorme respaldo y los hinchas, sabiendo que por ahora deben resignarse a no poder concurrir a los estadios, aportaron su grano de arena de esta manera.

Justamente, lo distintivo de este viaje rojinegro a Córdoba respecto a toda la etapa prepandemia es que el club debió fletar dos micros para transportar a la delegación de un máximo de 60 personas, 32 correspondientes a cuerpo técnico y jugadores, y 28 al resto. Y como los micros deben tener como máximo el cincuenta por ciento de su capacidad ocupada, debieron fletar dos, como seguramente hará la mayoría de los equipos, al menos los que no utilicen la vía aérea, que seguramente será mucho más onerosa.

Pero además de que el club duplica el costo del viaje respecto al alquiler de los dos micros, otro tanto ocurre con la hotelería. Las habitaciones de uno de los complejos de la cadena Solanas donde se alojó el plantel son individuales y el lugar cerró las instalaciones para alojar a la delegación leprosa, por lo que evidentemente no sólo se duplicó la cantidad de piezas sino el valor de las mismas.

La pandemia no sólo restringió mucho la economía en general y en particular la de los clubes de fútbol, sino que ahora que la competencia se reanuda, también disparó los costos de los viajes, más allá de las distancias.

Es la nueva normalidad que envuelve no sólo a Newell’s y a los clubes del fútbol argentino, sino en general a los de todo el mundo que se vio afectado por esta pandemia de nunca acabar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario