Newell's

El arquero pirata le arrebató la victoria a Newell's

Newell's fue al frente y peloteó a César Rigamonti, pero no lo pudo vulnerar. Un punto que sirve para el promedio.

Domingo 16 de Septiembre de 2018

Siempre lo más importante en el fútbol es el resultado, ya que los equipos compiten para conseguir una victoria. Por ello tal vez desde lo matemático y estadístico el punto que sumó Newell's ayer en Córdoba en el 0 a 0 ante Belgrano puede calificarse como escuálido y con sabor a muy poco por la urgencia leprosa de abrochar el primer triunfo en la Superliga. Pero en cuanto al formato del partido y a lo simbólico se trató de un punto de apoyo, que sin dudas merecieron largamente ser tres unidades para los bolsillos aún flacos de los rojinegros. Porque este equipo de De Felippe, que venía acostumbrado a ser el pato de boda cada vez que salía del Coloso, ayer se plantó con autoridad en la casa del pirata, se puso el traje de protagonista del encuentro, aceleró a fondo en varias ocasiones netas para marcar el gol y fue al frente del minuto uno al noventa. El karma fue que chocó siempre contra la pericia del arquero local César Rigamonti, la máxima figura de la tarde-noche del Gigante de Alberdi. Entonces, el saldo es positivo si sirve como plataforma de despegue.

   Newell's mostró una cara agresiva y contestataria en un cotejo chivo, que de perder lo hubiera sumido peligrosamente en el fango de la lucha por la permanencia, aunque está claro que esa tabla para nada está archivada de cara a lo que viene.

   Ayer la Lepra sí dio un paso al frente, no pegó un gran salto, pero avanzó en la consolidación futbolística y eso no es poca cosa para un semestre que arrancó torcido. Porque tener apenas dos puntos sobre quince en juego es una campaña que debe corregirse de inmediato.

   Justamente el rival de ayer, que tiene como DT al conocido Lucas Bernardi, jugaba con la obligación de recortar distancia con los rojinegros en la tabla del miedo. Y Ñuls, lejos de sentirse amedrentado por este escenario de peligro latente, supo jugar con el cuchillo entre los dientes, tener la pelota en los pies y esbozar la ambición de ir por todo de principio a fin. Y está claro de que de haber un ganador mereció ser Newell's, aunque se trate de un deporte en que se cuentan exclusivamente los goles para el reparto de puntos. Y ayer el cero no se alteró.

   Lo positivo es que Newell's logró mantener los 7 puntos por encima de Belgrano en los promedios y eso no es poco. Lo negativo es que hace 10 meses que no gana de visitante, desde aquel triunfo que logró en noviembre de 2017 por 3-1 con River en el Monumental. Pero, lo dicho, no todo debe entenderse a partir de la dictadura de los números.

   Porque ayer Newell's no se alzó con la victoria por la actuación magistral que tuvo Rigamonti. En la primera etapa y en orden cronológico, Leal tuvo tres chances clarísimas. Primero le quemó las manos al uno tras un pase de Fértoli. Luego el arquero volvió a manotear un intento goleador del portugués. Y la tercera, que no fue la vencida, fue tras una asistencia de Figueroa, que la Pantera resolvió con rapidez, pero otra vez perdió el duelo con el guardameta.

   Entonces fue Fértoli el que quiso estirar las redes, pero tampoco pudo. Centro de Leal y el Rayo de manera increíble y en soledad cabeceó de manera defectuosa abajo del arco. Después el propio Fértoli apareció por izquierda dentro del área y cruzó el remate bajo para que Rigamonti se quede abrazado a la pelota. No hubo caso. La caprichosa no quiso entrar, más allá de que las definiciones carecieron de efectividad.

   Luego en el complemento el cotejo se emparejó y no hubo claridad frente al arco pirata. Tampoco Belgrano supo armar jugadas de serio riesgo para Aguerre. Por eso la sensación final fue que Newell's tuvo poco premio por todo lo que generó.

   Se trató de una actuación convincente cuando la situación lo ameritaba. Está clarísimo que deberá acompañar el rendimiento con una cosecha gruesa de puntos para avizorar un horizonte superador. Pero se puede decir que Newell's redondeó una semana positiva. Porque primero logró el pasaporte a los cuartos de final de la Copa Argentina, donde espera que Central haga su parte para que haya clásico. Y ayer jugó el mejor partido del semestre y si bien no le alcanzó para ganar, sí evidenció un funcionamiento que le abre crédito para lo que viene.

De visitante la racha no se corta

Si bien la Lepra esta vez logró sumar un punto, lo cierto es que la racha de visitante sigue sin cortarse. Lleva casi 10 meses sin poder ganar fuera de casa. La última vez fue ante River, al que superó el 26/11/2017 por 3-1. En la actualidad acumula 11 cotejos sin poder vencer, con 10 derrotas (contando Sudamericana) y 2 igualdades.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario