Ovación

Cimbronazo en Tokio 2020: Simone Biles se retiró de la competencia por equipos

La norteamericana, considerada la mejor gimnasta de la historia, estaba llamada a ser la gran figura de los Juegos Olímpicos. En los días previos habló de "el peso del mundo sobre mis espaldas"

Martes 27 de Julio de 2021

"Siento que tengo el peso del mundo sobre mis espaldas". Así se contundente y sincera fue el lunes Simone Biles, la gimnasta norteamericana de 24 años, máxima ganadora de medallas mundiales, considerada la mejor de la historia de su disciplina y a priori, la gran figura que esperan tener los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y muchas, quizás millones de miradas, estaban depositadas sobre lo que podría hacer Simone en Japón, donde llegó también con el objetivo de convertirse en la máxima ganadora de medallas olímpicas doradas en su (supuesta) última competencia olímpica. Sin embargo, este martes, mientras se desarrollaba la final por equipos y tras fallar en salto, la norteamericana anunció que se retiraba de la competencia. La sorpresa y el impacto mediático fueron enormes. En principio no habría lesión seria, sino mucha carga de presión sobre ella.

Los deportistas de alto rendimiento también sufren. Y el éxito deportivo en las más altas esferas tampoco es gratis. En este sentido, el mundo ya debería ir entendiendo que los atletas no son superhéroes sino personas reales. Aún con todos los lauros en la vitrina, Biles, manifestó no sentirse cómoda en Tokio 2020 y se retiró de la competencia por equipos. La Federación de Gimnasia de EEUU adujo oficialmente un "tema médico" que no sería físico. Asimismo, como Biles no anunció su baja en las finales por aparatos (clasificó a todas), las dudas sobrevuelan el estadio y toda la atmósfera olímpica. Ella, por tanto, se acercó a ver el desempeño de sus compañeras instantes después del anuncio.

Ya en los preliminares de esta semana, la gimnasta que roza la perfección permanentemente y que rompió sus propios récords en los últimos tiempos, se mostró dubitativa en algunos aparatos. Y también con gestos de decepción en las notas producto de esos fallos. Aunque tan espectacular es Biles que así y todo, sus desempeños fueron suficientes para estar en todas las finales individuales.

77821797.jpeg

La joven nacida en Columbus, Ohio, en el seno de una familia desmembrada, que atravesó una infancia dificilísima, con padre desconocido, mamá adicta y que incluso tuvo que vivir en reformatorios hasta la adopción definitiva de sus abuelos a los que ella llama "mamá y papá", fue una prodigio desde muy pequeña. Deslumbró con una cama elástica que encontró en uno de esos lugares de tránsito y nunca más paró de saltar y volar. Biles, de 1.42 metro de altura, desafió la gravedad y se convirtió en la gimnasta más deslumbrante de la historia a partir de sus logros de pequeña y su metéorico ascenso al máximo nivel. Es la más ganadora de la historia en términos mundiales, con 19 títulos (y 25 podios) y en Tokio 2020 se espera que superara a la soviética Larisa Latynina, quien tiene el récord de medallas doradas en Juegos Olímpicos, con 9.

Biles, cuyos primeros Juegos fueron en Río de Janeiro 2016, cosechó allí cuatro de oro y una de bronce. De manera que si Simone compite en las pruebas individuales, sólo ganando todas las finales podrá igualar a Latynina, ya que este martes, su baja la privó del título por equipos. Por otra parte también se esperaba que Simone Biles pudiera hacer en Tokio el salto que mostró hace poco en los torneos nacionales de EEUU, con un doble mortal Yurchenko (tal dificultad que sólo la realizan algunos hombres). La única mujer que lo realizó hasta aquí podría estamparle su nombre a ese salto en caso de repetirlo en la capital nipona. Como otros saltos que ya llevan su nombre, este era otro objetivo de Biles.

77822175.jpeg

Lo cierto es que la ausencia de la norteamericana en su primer día de finales sacudió a propios y extraños. Sus compañeras lo sintieron en el Ariake Gymastics Center, quedandosegundas en la premiación (Jordan Chiles reemplazó a Biles en barras tras la baja) y Rusia retomó el liderazgo tras 10 años en esta competencia. Hay preocupación en Tokio. Quien estaba llamada a ser su máxima estrella no lo estaría logrando. Y si la presión que dijo sentir ella, que tan bien lidió todos estos años con sus favoritismos y exigencias, se trasladó al cuerpo con consecuente lesión o agotamiento psíquico, los días por venir serán aún más desafiantes. En el mundo de sorpresas que regalan los Juegos Olímpicos, esta fue de alto impacto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario