Opinión

Plan Abre: herramienta de transformación

Gestión. Fue ejecutado como política social a gran escala para intervenir en los barrios más vulnerables. Una acción interdisciplinaria entre el Estado provincial y los municipios.

Miércoles 25 de Septiembre de 2019

El Plan Abre fue pensado y ejecutado como una política social a gran escala para intervenir en barrios vulnerados de las principales ciudades de la provincia. Esta política social, nave insignia de la gestión del Frente Progresista, fue llevada adelante de manera interdisciplinaria y en coordinación permanente entre las diferentes áreas sociales y urbanas del Estado provincial y de cada uno de los municipios intervinientes, con la finalidad de transformar las condiciones del hábitat y llevar adelante políticas integrales que permitan elevar las condiciones de vida y disminuir conflictividad social.

El Abre representa hoy, en la ciudad de Rosario, la inclusión de más de 11.000 jóvenes que participan del Nueva Oportunidad, cientos de jóvenes que realizan sus prácticas laborales en 27 empresas y cooperativas y la contención de más de mil que retomaron sus estudios durante el año pasado gracias al plan Vuelvo a Estudiar.

Además, desde el 2014 se edificaron 723 viviendas, se ejecutaron 58 convenios para mejora del hábitat y saneamiento, y se remodelaron 6 avenidas. En ese mismo período, 18 barrios fueron dotados con conexiones de luz segura, en 13 se hicieron mejoras en accesos y calles, mientras que otros 10 mejoraron la provisión de agua potable, y siete se beneficiaron con extensión de la red de desagües cloacales. Estos números, que parecen fríos, representan —para nosotros— miles de personas que reciben contención del Estado y la garantía de vivir en un lugar cada vez más seguro y digno.

Todas estas políticas son pensadas y diseñadas teniendo en cuenta las prioridades de cada territorio, con las y los vecinos, y tienen como finalidad impactar en la vida cotidiana de quienes hoy sufren los mayores impactos de la crisis económica y social que atraviesa nuestro país. Asimismo, representa la decisión política del gobierno del Frente Progresista de sostener y priorizar la inversión social, aun en momentos de crisis y de dificultades económicas, porque entendemos que es ahí donde el estado debe estar.

Sin embargo, ni Omar Perotti en su próximo rol como gobernador de la provincia ni quienes tienen a cargo el proceso de transición provincial han expresado con contundencia cual es su posición ante esta estrategia de contención social.

Vemos con mucha preocupación este silencio, teniendo en cuenta la difícil situación que atraviesa nuestro país y las consecuencias que ello ocasiona en los que menos tienen.

El Plan Abre tiene aún muchos desafíos que cumplir y mucha potencialidad si se decide seguir con su priorización. Goza del reconocimiento de la gente, de diversos actores políticos y de organismos nacionales e internacionales. Por eso, le pedimos a las autoridades electas que garanticen la esencia y la continuidad de esta política pública fundamental.

Estamos a disposición para ello, porque entendemos que es deber de todo el arco político asumir con responsabilidad los tiempos que se vienen, teniendo siempre como prioridad el futuro de los y las niñas y los jóvenes de nuestra provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS