Opinión

Argentina, aliada de dictadores

El 4 de junio pasado, mientras China reprimía en Hong Kong y en Rusia se promulgaba una ley antidemocrática, Argentina estrechaba sus lazos con esos dos gobiernos

Lunes 14 de Junio de 2021

A veces basta exponer los hechos, sin elaborar una línea argumental explícita. La contundencia de los hechos habla por sí sola. Es el caso de las recientes decisiones en política exterior de la Argentina.

El 4 de junio fue un día agitado en Hong Kong. Había siete mil policías y una amenaza de sufrir hasta cinco años de cárcel por manifestarse: estaba prohibido recordar ese día la masacre de Tiananmen. Cientos de personas se reunieron en las inmediaciones del parque Victoria, en una vigilia para recordar la represión en la plaza Tiananmen de Beijing en 1989. En Hong Kong, los policías bloquearon los accesos al lugar, lo que impidió la tradicional vigilia con velas que se organiza cada año al caer la noche, para conmemorar la sangrienta represión del ejército chino contra el movimiento social y estudiantil de Beijing el 4 de junio de 1989. Las conmemoraciones de este acontecimiento están prohibidas en China, pero hasta ahora Hong Kong era el único lugar del país en el que se toleraban. Ahora, la vigilia quedó prohibida.

En 2020, en plena pandemia, Hong Kong terminó de perder su democracia, parcial pero de gran vitalidad. Beijing intervino de facto la ciudad y apresó a los líderes políticos opositores. La enorme popularidad del movimiento prodemocracia había quedado demostrada, tanto en masivas y repetidas manifestaciones como en las urnas. El régimen dual dentro de un solo país acordado en la cesión de Hong Kong por el Reino Unido en 1994 quedó en la nada. Otro "logro" del implacable dictador Xi Jinping, el hombre más poderoso de China desde los tiempos de Mao Tse Tung. Ahora puso bajo amenaza cada vez más real de invasión a Taiwán, otro "mal ejemplo", como Hong Kong, de que las libertades democráticas y una economía pujante son perfectamente compatibles y de que no existe ningún supuesto condicionante histórico-cultural en la tradición china que la haga incompatible con la democracia.

MIentras se reprimía en Hong Kong una amable reunión virtual ocurría en Buenos Aires. Relata la agencia oficial Télam: "En las puertas del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh), el embajador de la República Popular China en Argentina, Zou Xiaoli, se mostró optimista sobre la posibilidad de fortalecer el vínculo bilateral e inaugurar "una etapa brillante" de cooperación, en una charla virtual con dirigentes y expertos argentinos. El PCCh, inspirado en el espíritu de hermandad está dispuesto a fortalecer los intercambios con el PJ, gran amigo de China y su pueblo, y otros partidos políticos argentinos, a fin de llevar la Asociación Estratégica Integral hacia un nivel más alto, para inaugurar una etapa brillante de nuestra cooperación amistosa", dijo Zou el jueves 4 de junio mientras, vale repetirlo, en Hong Kong detenían gente por prender una vela para recordara a los mártires de Tiananmen.

El embajador chino era escuchado por la vicepresidenta primera del PJ y diputada nacional, Cristina Álvarez Rodríguez, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto del Senado, secretario de Relaciones Internacionales del PJ y excanciller, Jorge Taiana, y el el secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa y vicepresidente de la Conferencia Permanente de partidos políticos de América Latina, Francisco Cafiero.

Mientras, también el 4 de Junio, en Rusia el presidente Putin promulgó una ley que prohíbe de hecho a todos los partidos opositores. Impide a cualquier persona involucrada en "actividades extremistas" presentar su candidatura en elecciones locales y federales. Las víctimas directas son los partidos y figuras de la oposición, ya muy acorraladas y asediadas por los servicios de inteligencia del Kremlin. Es a la vez una confesión tácita de debilidad electoral de Putin y su facción. Parecen admitir que solo prohibiendo la competencia puede mantenerse en el poder. Los sondeos confirman el mal momento de Putin, en el poder desde 1999.

La ley, que afecta especialmente al movimiento del encarcelado líder opositor Alexei Navalny, fue aprobada unánimemente por el Senado y por la Duma o Cámara baja. “En Rusia se ha adoptado una ley que reconoce como cómplices de extremismo todos aquellos que estén vinculados, de alguna forma, con Navalny. Esta ley apesta a fascismo”, dijo en Twitter Iliá Yashin, aliado del líder opositor.

De nuevo a Buenos Aires y siempre el 4 de junio, el presidente Alberto Fernández anunció que la Argentina comenzará a producir la vacuna Sputnik V. También de manera virtual el presidente era acompañado por su par ruso, Vladimir Putin,

"El presidente de Rusia estuvo al lado de los argentinos ayudándonos a conseguir las vacunas que el mundo no nos estaba dando”, elogió el jefe de Estado argentino. Conviene señalar que si bien la vacuna rusa parece tener una gran eficacia hay derecho a creer que, ante idénticos o mejores valores sanitarios, una vacuna estadounidense no recibiría el mismo decidido apoyo de parte del gobierno argentino.

riobravo.jpg
Drama en el río Bravo, que separa a México de Texas. Un joven venezolano lleva en brazos, inconsciente, a una anciana. Los dos escaparon de Venezuela.

Drama en el río Bravo, que separa a México de Texas. Un joven venezolano lleva en brazos, inconsciente, a una anciana. Los dos escaparon de Venezuela.

Ahora vamos al 28 de mayo pasado. "Es una escena muy trágica: la llevaban en brazos porque no podía cruzar sola. De verdad se notaba que necesitaba ayuda médica", relata el periodista Jorge Ventura, del medio estadounidense Daily Caller, desde la frontera entre EEUU y México. Presenció el momento en el que un joven venezolano llevaba en brazos a una anciana, al parecer inconsciente, mientras cruzaba el río Bravo, en la frontera entre Texas y México. La imagen de los dos migrantes cruzando el río ha dado la vuelta al mundo. "El día anterior habíamos visto la llegada de unos 90 migrantes venezolanos a la localidad de Del Río, varias familias, niños, que apenas llegaban a suelo estadounidense se ponían a llorar y a rezar", señala Ventura.

Ese mismo 28 mayo el gobierno argentino de Alberto y Cristina Fernández se retiró de la demanda conjunta interpuesta contra Venezuela, en la Corte Penal Internacional (CPI), por cometer delitos de lesa humanidad. Tarek William Saab, el fiscal general del régimen chavista, se apresuró a celebrar la noticia. "Argentina se retiró de esa denuncia diciendo que no tenía sentido ni asidero, esa acción realizada en el pasado por otros funcionarios del Estado argentino", en alusión al gobierno de Mauricio Macri.

La demanda en La Haya contra la dictadura de Maduro incluye 131 asesinatos en manifestaciones, 8.292 ejecuciones extrajudiciales, más de 12.000 prisiones arbitrarias, 289 casos de tortura, 192 casos de violación y 6 desapariciones, enumeró el especialista Santiago Cantón. Esa serie de crímenes gravísimos es la que ya no denunciará el gobierno argentino. El 2 de mayo, el canciller Felipe Solá había declarado a la CNN: "(sobre Venezuela) nos regimos por qué dice la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet. No porque es Michelle Bachelet, sino porque es la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas". Bachelet y su famoso informe indican taxativamente que el régimen venezolano es una máquina de matar, torturar y desaparecer ciudadanos.

Finalmente, este martes 15 de junio, Argentina se abstuvo de condenar la dictadura del sandinista Daniel Ortega en una sesión de la OEA. La declaración se aprobó igual por amplia mayoría. Exige lo elemental: que Ortega libere a los opositores que detuvo, respete las reglas de la democracia y se someta a unas elecciones libres y competitivas. Argentina prefirió no acompañar este pedido tan básico, imposible de no compartir por quien sea un verdadero demócrata.

El lector sabrá unir la línea de puntos que corre de una a otra de estas noticias. Y sacará sus conclusiones sin necesidad de que lo guíen, dada la enorme obviedad de la trama subyacente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario