mujer

Cuando el arte ayuda a vivir mejor

La plástica, un medio original para la rehabilitación de la motricidad fina. Los talleres de arte funcionan no sólo como espacios de aprendizaje sino también como lugares para pasarla bien y mejorar el ánimo.

Domingo 03 de Agosto de 2008

Los talleres de arte funcionan no sólo como espacios de aprendizaje sino también como lugares para pasarla bien y mejorar el ánimo. Alejados del ruido posibilitan compartir un momento con otros en medio de un clima cálido donde se estimula la creatividad. Además aportan beneficios para la salud, tal como lo demuestra una novedosa experiencia de un espacio creativo de la ciudad.

En Vutopie, entre otras propuestas, dan clases a personas que han sufrido accidentes, ACV (accidente cerebrovascular) o esclerosis múltiple con la intención de rehabilitar la motricidad fina. La propuesta es una iniciativa de la profesora de Bellas Artes Adriana Uriarte, junto a María José Serial. Algunos alumnos llegan derivados por la fonoaudióloga Brígida Graciela Lara (ver aparte).

"El arte no tiene contraindicación y es sumamente terapéutico, tanto para las personas con problemas motrices como para quienes sufren angustias y depresiones", opinó Uriarte, quien tiene un taller en pleno corazón de Pichincha. En el lugar están expuestas las obras de los alumnos en forma no sólo de cuadros sino también de objetos.

Los materiales y consignas se evalúan de acuerdo a las necesidades de cada alumno. Por lo general comienzan pintando fondos de grandes dimensiones hasta que logran los trazos. Los logros y mejorías son sorprendentes.

En algunos casos empiezan con líneas dispersas y poco definidas hasta lograr atractivos paisajes. Si se trata de personas con problemas para controlar el lápiz o el pincel, se les agregan soportes de goma espuma o silicona a estos elementos para facilitar la tarea.

Resultados positivos

Una alumna de mediana edad, con esclerosis múltiple, tenía el brazo derecho inmovilizado y por eso sólo quería trabajar con la otra mano. El desafío, cuenta Uriarte, fue rehabilitar el brazo con problemas en las tres veces por semana que iba a clases. El trabajo dio sus frutos. Un día a la profesora le sonó el celular y era su alumna para contarle que había logrado utilizar los cubiertos para comer con la mano derecha.

Para lograr los objetivos es muy importante sostener la constancia, según Uriarte, quien tiene taller de artes plásticas desde hace bastante tiempo pero hace sólo un poco más de cuatro años empezó a trabajar con la rehabilitación de la motricidad fina.

"Comencé a ayudar a algunas personas que se acercaron al taller con la necesidad de hacer algo, pero con algunas dificultades. Me fui metiendo en algunos temas como por ejemplo la rehabilitación por medio del color a las personas que han sufrido lesiones a causa de accidentes, ACV o esclerosis múltiple, donde la pérdida de la motricidad es leve a veces y la falta de uso de las manos hace que empeoren su dolencia", contó la profesora.

A través de varias experiencias descubrió que la pintura no sólo mejora el manejo de los miembros superiores sino también el humor y la atención.

Y estas ventajas redundan indudablemente en la calidad de vida de las personas, aunque en un principio puedan sentir molestias o dolores que luego se van superando.

Este trabajo que realizan en Vutopie es sólo una de las opciones del lugar. Su propuesta consiste básicamente en crear sin prejuicios, promoviendo la imaginación. No sólo enseñan dibujo y pintura a niños y adultos, sino también la realización de objetos de decoración, entre otras opciones.

Calidez y armonía

"Una jarra y un almohadón, un señalador, una silla. Cualquiera sea el objeto demuestra un origen en común, comparte un mismo encanto y se expresa en sí mismo esencialmente único y vital. El trabajo se realiza con inventiva y con el deseo de que cada pieza evoque su naturaleza artesanal", dice una frase del blog del taller.

Y continúa: "Conviven el trazo con el color, la materia y la textura, los estilos opuestos, el reciclaje y la intervención, los objetos con los sentimientos. Apostamos a la personalidad, la calidez y la armonía".

Esa es justamente la esencia del espacio rosarino, adonde también concurren personas con historias y ocupaciones diferentes pero con una búsqueda común: dejar volar la imaginación. Más información al e-mail: vutopie@gmail.com.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario