La ciudad

Unos 20 empleados del Hospital Privado de Rosario se contagiaron de Covid-19

Entre los infectados se cuentan terapistas, cirujanos y enfermeros. El nexo habría sido un paciente que se sometió a una cirugía.

Jueves 30 de Julio de 2020

Al menos 13 empleados y siete médicos del Hospital Privado de Rosario (HPR) se contagiaron de Covid-19. Se trata de terapistas, cirujanos y enfermeros de la terapia intensiva, además de médicos de piso, que se habrían infectado a partir del contacto con un paciente que no habría sido hisopado en el ingreso al efector. Es más, esa persona habría ingresado al centro de salud el miércoles pasado y el testeo al personal recién se realizó este martes, lo que dejó abierto un periodo de casi una semana en que no estuvieron aislados.

   El escenario epidemiológico podría agravarse aún más si se tiene en cuenta que, como sucede con la mayoría de los profesionales, muchos trabajan también en otros efectores del sector público de la ciudad, como el Hospital de Niños Zona Norte, el Centenario y el Provincial.

   El secretario General del sindicato que nuclea a los trabajadores de la sanidad (Atsa), Marcelo Liparelli, advirtió ayer que “algo se está haciendo mal”, reclamó medidas que vayan más allá de los protocolos de bioseguridad e hizo hincapié en que todos los pacientes que ingresan a los efectores de salud del sector privado sean hisopados antes de ser internados o intervenidos.

   El dirigente contabilizó ayer 35 contagios entre el personal de limpieza, enfermería, administrativos y camilleros del sector privado, a los que deben sumarse los del personal médico, que estimó en una veintena. Las condiciones de trabajo, el pluriempleo y las demoras en los hisopados de acuerdo a los relatos de los propios pacientes, hacen que el nuevo foco pueda multiplicarse en otros centros de salud e incluso en el sector público.

   Oficialmente, desde el Grupo Gamma, al que pertenece el HPR, se confirmó que la semana pasada ingresaron “pacientes a los cuales se les diagnosticó” Covid-19, a los que se sumó un agente de salud con hisopado positivo.

   “A partir de ese momento se pusieron en marcha las medidas de prevención. En el caso del agente de salud, se aislaron los contactos estrechos. Lo mismo con otros agentes que dieron positivo en los días subsiguientes y partir de allí, se decidió realizar testeos masivos en pacientes y personal”, detalló el grupo en un comunicado.

   Entre positivos y aislamientos preventivos, el HPR contabiliza 48 agentes, entre los que se cuentan profesionales médicos, enfermeros, kinesiólogos y mucamas. En tanto, entre los pacientes hay 2 en terapia intensiva y otros seis en salas generales dispuestas como “Zona Covid”.

Más allá del protocolo

Pero los casos del HPR no son fueron los únicos. “Ya hubo casos en otros sanatorios de la ciudad”, puntualizó el secretario General de Atsa, que contabilizó un total de 35 positivos entre el personal no médico, siempre hablando del sector privado, y en el periodo que va “entre la semana pasada y el transcurso de ésta”, detalló.

   “Estamos preocupados y ocupados por el tema de los contagios de todos estos compañeros”, dijo Liparelli, y aclaró que “a ese número hay que sumarle los médicos que también están contagiados”. Y agregó que “hay mucha circulación de virus y de pacientes asintomáticos” en el flujo de gente que transita los sanatorios.

   Con ese escenario, desde el sindicato reclamaron que en los efectores privados se realice el hisopado a todos los pacientes que ingresan para internación o la realización de diferentes intervenciones, sobre todo las cirugías.

   “Lo que vemos nos hace creer que las empresas deberían tomar medidas más allá de las de bioseguridad que están establecidas en los protocolos”, remarcó.

   Liparelli señaló que “hay claridad en muchos casos donde se pudo saber que los contagios se dieron a partir de la pacientes que ingresaron por intervenciones quirúrgicas, y lo hicieron siendo pacientes asintomáticos”, y agregó su mirada sobre las condiciones y los espacios de trabajo.

“Cualquiera que entra a un sanatorio ve que el distanciamiento social entre los trabajadores de la salud a veces es difícil, los office de enfermería con suerte miden dos metros por dos metros”, aseguró.

   Además, no dejó de señalar los efectos que cada caso positivo tiene entre los trabajadores de la salud. “Cada caso genera entre 10 y 15 aislamientos de compañeros, los servicios se resienten y hay trabajadores que realizan doble guardia”, apuntó el dirigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario