La Ciudad

Una falla humana, principal hipótesis del accidente donde murieron una mujer y su bebé

Si bien la investigación continúa, hasta ahora todo indica que la conductora se distrajo, cruzó de carril y no reaccionó. Iba a visitar a un hijo adolescente que vive en Santa Fe

Viernes 27 de Agosto de 2021

A medida que avanza la investigación y las pericias preliminares del fatal accidente ocurrido este jueves en la autopista Rosario-Santa Fe, donde perdieron la vida una mujer de 40 años y su pequeño hijo de seis meses que circulaban en un Volkswagen Surán hacia la capital provincial, se descarta la acción del humo como reductor de la visibilidad, y se consolida la hipótesis de que la conductora habría realizado una mala maniobra producto de alguna distracción, que la llevó a traspasar el cantero central para luego impactar de frente contra una chata que circulaba en sentido contrario.

Los informes periciales preliminares del fatal accidente donde perdieron la vida Magdalena Craft, de 40 años, y su pequeño hijo Tomás Vigman, de 6 meses, oriundos de Buenos Aires, arrojan algunos resultados que permiten echar algo de claridad sobre la mecánica del siniestro ocurrido en el kilómetro 13 de la autopista Rosario-Santa Fe.

>> Leer más: El gobierno dice que "es imposible prever" los incendios

Aunque restan medidas, y la investigación se maneja con cautela, todo indica que se trató de una falla humana. En ese sentido, de las tareas que realizaron en el lugar los peritos y las áreas de accidentología se estableció que, previo al choque, no se verificó la intervención de otros autos en el carril rápido hacia Santa Fe por el que circulaba la víctima.

Una distracción

“No hay marca, frenadas, partes de autos o indicios que hagan suponer que antes debió maniobrar para evitar un roce con otro vehículo. Tampoco se detectó humo en ese tramo, aunque había incendios en parte de la traza. Hasta ahora todo indica que se pudo distraer, tal vez al girar hacia atrás por algún demanda de su bebé, o se adormeció”, explicaron a este diario voceros cercanos a la investigación.

También se pudo determinar que tanto la Surán Volkswagen en la que viajaba Magdalena y su hijo Tomás, como la chata Toyota Hilux, transitaban ambos a un promedio de entre 110 y 120 kilómetros por hora. Según el relevamiento, el humo que se divisó en el lugar del hecho se debió al derramamiento de combustible, aceite y otros fluidos de la Surán, que quedó en un pastizal de la banquina con el motor desprendido.

Magdalena Craft residía en provincia de Buenos Aires, donde vivía con su pareja, el padre del bebé fallecido. Pero se dirigía a la ciudad de Santa Fe para pasar unos días con su hijo adolescente, de su primer matrimonio. Había coordinado la visita con su ex marido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario