Violencia de género

Una agente de la GUM denunció acoso por parte de un delegado

Aseguró que hace más de tres años que vive diversas situaciones y dijo que el acusado está respaldado por el Sindicato Municipal.

Viernes 25 de Mayo de 2018

Una mujer denunció a un delegado de la Guardia Urbana (GUM) por acoso. Se trata de una empleada de la repartición quien, además, señaló que el acusado está respaldado por el Sindicato de Trabajadores Municipales porque, debido al fuero gremial, "no se lo puede sancionar".

La afectada, la agente del Estado local Nora Canigna, sostuvo que Tito A. la hostiga desde hace tres años. " En ese tiempo he sufrido situaciones de acoso y violencia de género", remarcó. "Pero acá no se puede hacer nada", siguió antes de acusar también al secretario general de los municipales de Rosario. "Antonio Ratner no le retira los fueros", sostuvo para pasar a contar las situaciones sufridas.

Canigna presentó cinco denuncias ante la Justicia. Según fuentes consultadas, las primeras tres fueron desestimadas y luego se dictó una restricción de proximidad, que incluso generó una modificación en sus horarios laborales.

Licencia

Además, aseguró que el acusado, Tito A., debería estar cumpliendo con "10 días de licencia impuestos por Investigaciones Administrativas", pero sostuvo que la misma no se puede implementar "porque Ratner no le retira los fueros sindicales".

En los últimos años, Canigna sufrió tres intentos de agresión física. "Me quiso pegar y tengo testigos que estaban en esas circunstancias", añadió para luego insistir: "También me ha amenazado haciendo gestos como de querer matarme".

La víctima remató su relato con episodios escalofriantes. En efecto, dijo que "muchas veces se presenta en el vestuario de mujeres, en el horario de 14 a 22, y se queda ahí sentado en compañía de una delegada mujer" y ante la presencia de la denunciante.

Persistencia

No obstante, subrayó que aun ante esta cuestión intimidante, "no ocurre nada". Y el hombre continúa con su acoso.

En otro orden, Canigna puso de manifiesto un hecho que recuerda a la perfección. "Fue en la entrada de las camionetas de la GUM donde me quiso pegar. Por suerte una testigo me defendió".

Pero el acusado siguió. "En el segundo ataque me quiso tirar una puerta encima, pero pude atajarla. Y una vez más me fue a buscar al auto".

Para la autora de la denuncia, A. lleva a cabo persecuciones que incluyen gritos: "Para evitar más situaciones de este tipo, le he retirado el saludo, pero igual me acosa. Es muy agresivo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario