La ciudad

Tradicional librería del centro cierra por bajas en las ventas

La crisis económica, la reconversión al mundo digital, y los inconvenientes con el alquiler provocaron la decisión. Liquidan stock hasta el 20 de septiembre.

Viernes 23 de Agosto de 2019

La severa crisis económica y social que atraviesa el país, las bajas en las ventas, la reconversión al universo digital, y los inconvenientes que atrajo la renovación del alquiler del único local que posee en Rosario, colocaron a la Librería Logos frente a una situación límite. Con 32 años de perseverancia en la ciudad, los responsables del tradicional negocio, situado en Entre Ríos y Córdoba, decidieron establecer una fecha de cierre definitivo.

   A pesar de los esfuerzos de los últimos años, este comercio ingresó en un túnel de trance muy doloroso, en pleno centro de la ciudad, a pocos metros de la peatonal Córdoba y de la Facultad de Humanidades y Artes. Los carteles de “liquidamos todo” y “últimas semanas”, exponen la pesadez de la cuenta regresiva que carga sobre sus espaldas. Ese angustiante marco se extenderá hasta el próximo 20 de septiembre.

   Con la anuencia de los dueños del negocio, la triste noticia de cierre se multiplicó a través de los medios de comunicación locales y de las redes sociales. Por eso, en estos últimos días, algunos fanáticos de los libros y la lectura decidieron acudir para aprovechar una liquidación que llega hasta el 50 por ciento en todo el stock. Además, hay otras atractivas ofertas de dos por uno, por precios prefijados, y otros esquemas de venta.

   En la historia reciente de la Librería Logos hubo dos episodios que signaron su suerte y la bajada de martillo. Hace algunas semanas, el 6 de este mes, tres personas se llevaron libros infantiles bajo la modalidad de mecheras. Ese robo fue tomado por las cámaras de seguridad del negocio y representó una pérdida de 12 mil pesos.

   Luego, unos días después, los encargados del lugar decidieron dirigir todos los esfuerzos al Día del Niño, con promociones y liquidaciones muy sugerentes. Pero el 18 de agosto pasado se transformó en otra inesperada cachetada del destino. Las ventas no fueron buenas y eso fue tomado como otra agónica señal de cierre.

   Esos hechos calaron muy hondo en los tres trabajadores que quedaron en el local. Ese intrincado y preocupante panorama, sumado a las sensibles caídas en las ventas (un 35 por ciento en libros escolares con respecto a 2018) y a la necesidad de renovar un alquiler muy oneroso, impusieron una línea de sentencia para el único comercio de esta firma en la ciudad.

   La sede central de la Librería Logos tiene origen comercial en Buenos Aires y, desde allí, hace un mes les transmitieron a los empleados que esta sucursal se cerrará en los últimos días del mes de septiembre. “Los dueños de esta librería ya venían pensando en el cierre. Eso, sumado a las caídas en las ventas y un alquiler que se hizo inviable, llevó todo a esta situación. Las liquidaciones y los ingresos de ahora servirán para hacerle frente a parte de las indemnizaciones, por eso se harán hasta fines del mes de septiembre”, relató con tristeza Santiago García Frete, encargado del local.

Otras modalidades

Y comentó: “Frente a estas serias dificultades, los dueños habían pensado en mudarse a otra sucursal, pero luego de analizarlo con detenimiento prefirieron inclinarse a la modalidad de venta de libros a través de canales virtuales, para ahorrar los costos de un nuevo alquiler y la necesidad de trasladar el stock de libros”.

   Teniendo en cuenta este tablero de incertidumbre y complicaciones, “la firma Logos decidió que el local se cerrará, pero seguirá estando presente en el mercado. Se retirarán del negocio físico, pero continuarán como una plataforma digital, para bajar los costos”, se encargó de remarcar García Frete, que trabaja hace cinco año en la librería.

   Vale recordar que la Librería Logos ya transitó más de 30 años en el comercio del microcentro de la ciudad. Abrió con apoyo de capitales rosarinos, y en sus primeros pasos se especializó en libros escolares y también sobre arte y literatura, ciencias sociales e inglés. Pero en los últimos años pasó a manos de dueños de Buenos Aires. Más allá del esfuerzo, la crisis le asestó una fatal herida a otro negocio que pronto bajará sus persianas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS