La ciudad

Robó, lo corrieron los vecinos, lo agarraron y terminó detenido

El violento episodio sucedió en pleno centro. La víctima fue una joven a la que le quitaron el celular.

Jueves 09 de Enero de 2020

Noelia, una joven, cuenta el violento episodio que le tocó vivir desde el asiento trasero de una camioneta de la policía en calle Santa Fe entre San Martín y Sarmiento. Con gestos de haber pasado momentos de zozobra esboza una sonrisa con ribetes de nerviosismo. Con su teléfono celular en la mano y esperando ser a trasladada a la comisaría de la zona da detalles de cómo fue víctima de un hurto y su desenlace, que terminó con el delincuente detenido.

"Yo estaba acá a la vuelta (Sarmiento entre Santa Fe y San Lorenzo). Iba caminando con el teléfono en la mano. Estaba mirando para todos lados. No sé de dónde salió ni cómo me sacó el teléfono. En ese momento empecé a gritar y a correr". Así relató a La Capital Noelia el comienzo del hecho, que tuvo varios actores y que finalizó con el móvil en mano de su dueña.

Los gritos de la joven en el momento del arrebato alertaron a quienes estaban cerca. Intervinieron un personal de la GUM y un hombre que estaba realizando tareas de limpieza en la zona. Actuaron en la bocacalle del bar El Cairo. E inmediatamente se sumaron un par de transeúntes que se encontraban en la esquina, donde se encuentra una parada de colectivo que suele estar muy concurrida.

Ahí comenzó la persecución. El ladrón encaró por Santa Fe y dobló a la derecha por San Martín. Fue alcanzado y cayó al piso. La reacción de los ciudadanos en solidaridad por Noelia fue más rápida que el intento del malhechor por darse a la fuga.

Según trascendió hubo gritos e improperios hacía el ladrón y algún atisbo de golpes. Pero esa escena duró apenas unos segundos. Es que aparecieron un par de móviles de la Policía Motorizada para apresar al delincuente y ponerle punto final a este episodio que conmocionó a las personas que estaban por la zona. Incluso derivó en que varios dejen la tranquilidad de sus casas y bajen a la vereda para ver qué había pasado.

Ese fue el desenlace. Un detenido y Noelia en el asiento trasero de la camioneta de la policía viajando hacía la comisaría. "Ya que lo detuvieron voy a hacer la denuncia", esbozó la joven con su teléfono firmemente agarrado en su mano derecha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario