150 años de La Capital

La Capital celebra el miércoles 150 años con un libro histórico

La publicación resume la vida de una ciudad que sólo 12 años antes de la aparición del diario había sido declarada como tal

Domingo 12 de Noviembre de 2017

El diario La Capital cumple 150 años de permanencia en la calle reflejando los hechos de la ciudad y los acontecimientos más importantes de la provincia y del país. Ese hito, que lo convirtió desde hace décadas en el decano de la prensa nacional, honra a quienes desde los distintos estamentos de la editorial trabajan cada día para acercar a los lectores los diferentes aspectos de una realidad cotidiana compleja, que abarca el impacto directo que tiene en los vecinos las políticas estatales y su interacción con los ejes de la producción y el comercio.

Un recorrido por la historia de este diario nacido como hoja política para apoyar la instauración de la capital de la República en Rosario permite tener, de primera mano, una idea de la conformación de la ciudad y la región, de su progreso, de su extraordinaria proyección económica y social a comienzos del siglo XX, en la que La Capital, muchas veces, ofició de impulsora en el constante afán de lograr junto con las llamadas fuerzas vivas una urbe moderna, dinámica, productora de bienes y servicios.

Esa fue una de las razones principales que permitieron a este diario librarse del corsé de una divisa política determinada, como sostenían otras publicaciones contemporáneas, y proyectarse en el tiempo.

libro1.jpg

Así, el miércoles, La Capital celebra su sesquicentenario con la edición de un libro que recoge destellos de su existencia, noticias que afectaron la vida de los vecinos, como la inauguración del telégrafo, de las líneas telefónicas, del tranway, del Colegio Nacional y tantos otros adelantos de la modernidad, todo en medio de los escarceos políticos y militares de la incipiente República, en la que no faltó revoluciones y golpes y de la profunda transformación que impuso en la ciudad la llegada de decenas de miles de inmigrantes.

Una tónica que se mantuvo hasta años recientes.

Este libro resume, de alguna manera —arbitraria ella—, la vida de una ciudad que había sido declarada como tal sólo doce años antes de la aparición de La Capital. Y desde el vamos refleja, como espejo bien pulido, las quejas y los dramas de los rosarinos, sus urgencias y también sus carnavales, sus paseos por plazas y parques, la moda, los usos y costumbres y sus controversias y anhelos, esos que trascendían los distintos estamentos sociales.

"El libro sirve de recordatorio de los esfuerzos cotidianos para sostener la premisa de Ovidio Lagos"

La cobertura noticiosa se ocupa, además, de hitos que resultaron históricos y que oficiaron de resorte para la participación ciudadana, como la primera marcha por el Día Internacional de los Trabajadores, las visitas presidenciales por las inauguraciones de grandes obras públicas o en vísperas de comicios provinciales y nacionales, las movilizaciones por la Semana Trágica, las celebraciones por el fin de la Segunda Guerra Mundial, el Rosariazo, los efectos dramáticos del Proceso Militar en la ciudad, la explosión de gas en el edificio de Salta 2141.

El libro, entonces, sirve de recordatorio de los esfuerzos cotidianos mantenidos en el tiempo para sostener la premisa de Ovidio Lagos, de tener un diario que exponga y luche por los intereses de los rosarinos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario