La ciudad

El padre Ignacio renovó el encuentro con los fieles en un multitudinario Vía Crucis

Las altas temperaturas cesaron, la tormenta pasó y la peregrinación del padre Ignacio fue seguida por más de 150 mil personas que acompañaron el recorrido por las estaciones del Vía Crucis. En su bendición final, el sacerdote pidió por que se solucione el conflicto del campo y dijo: "Gracias a ellos comemos". Pidió por los que tienen problemas de vivienda, por los que están solos, por el amor y por las familias que "son el colchón que nos protege".

Viernes 21 de Marzo de 2008

Con puntualidad comenzó la peregrinación que lidera el padre Ignacio en barrio Rucci, como cada año lo acompaña una multitud que camina siguiendo los pasos de la cruz. Se estima que más 150 mil personas participan del Vía Crucis y esperan la bendición del sacerdote que será a las 23. Ni las altas temperaturas ni la tormenta que se acerca a Rosario impiden que la manifestación sea masiva.

Las altas temperaturas cesaron, la tormenta pasó y la peregrinación del padre Ignacio fue seguida por más de 150 mil personas que acompañaron el recorrido por las estaciones del Vía Crucis. En su bendición final, el sacerdote pidió por que se solucione el conflicto del campo y dijo: "Gracias a ellos comemos". Pidió por los que tienen problemas de vivienda, por los que están solos, por el amor y por las familias que "son el colchón que nos protege".

"A los que tienen campo, gracias a ellos comemos, para que proteja nuestros campos y abunde la cosecha
que realmente sea justicia, que no nos quiten el sudor que logramos con el trabajo", pidió el padre Ignacio que fue interrumpido por los aplausos de los fieles y siguió: "Para que nuestros políticos reflexionen y entiendan nuestra dignidad de trabajo".

Por tercer año consecutivo monseñor José Luis Mollaghan saludó desde el escenario principal y dijo: "Me sumo a las intenciones del padre Ignacio, acompaño las peticiones de los fieles" y también pidió por el campo, "por la gente que está sufriendo, que está viviendo momentos dificiles, es necesario que pongamos todos los medios para que se solucione el conflicto". Por último dijo "que la gente del campo pueda tener lo que espera y también todos podamos vivir en paz". Además se refirió a los accidentes de tránsito y pidió que los que manejan, "vayan serenos y pongan la vista en Dios pero miren para adelante".

Desde las 7:30 de la mañana comenzaron a llegar los primeros fieles, una hora más tardes las zonas aledañas a Natividad del Señor se poblaron de puesteros que vendían bidones, rosarios, agua. Se produjeron algunos inconvenientes entre la policía y los vendedores ya que algunos no tenían el permiso para estar en el lugar pero finalmente todos se quedaron.

Desde las 16 el movimiento comenzó a crecer y la iglesia ya estaba colmada de fieles. Pasadas las 18 el aluvión de gente se aproximaba desde todos los ángulos, el puente se encontraba desbordado de personas que se acercaban a la parroquia para buscar un lugar antes de que se inicie el Vía Crucis.
 
El operativo comenzó muy temprano, con una organización impresionante de la que participan 400 colaboradores que acompañan al padre Ignacio, mucha policía motorizada que desde temprano patrulló la zona, también agentes de la GUM y de Defensa Civil.

El calor y el agua fueron también protagonistas de la jornada, en los alrededores se instalaron camiones cisternas de Aguas Santafesinas que proveyeron a las personas que desde horas tempranas se apostaron en barrio Rucci a esperar la peregrinación. Botellas, vasos y bidones fueron útiles para una y otra vez aliviar la sed, la gente hizo colas al lado de estos camiones para llenar los recipientes.

Como se organizó la peregrinación

Comienza a las 20:30 y se espera que participen más de 150 mil personas, la peregrinación se inicia en la parroquia Natividad del Señor y recorre seis kilómetros por las calles de barrio Rucci. El operativo de seguridad comenzó al mediodía, cortaron las calles para organizar el arribo de la gente que llega desde todos los puntos de la ciudad en colectivos, autos y transporte urbano.

El Vía Crucis empezará a las 20.30 y a las 23 el padre Ignacio realizará la Bendición de la Santa Cruz en Palestina y Camino de los Granaderos, donde se enclava la gran cruz de hierro. Allí estará dispuesto el escenario para la bendición final en la que también participará el arzobispo Monseñor José Luis Mollaghan.

El recorrido se extenderá a lo largo de seis kilómetros por las calles Mena, la colectora de avenida de Circunvalación, Palliere, Peirano, Palestina, Blomberg, nuevamente colectora de avenida de Circunvalación, Castex, Fornells, Discépolo, Minturn Zerva, Walt Disney, Gambartes, avenida John Fitzgerald Kennedy y avenida de los Granaderos hacia el oeste.

Como cada Viernes Santo, la parroquia Natividad del Señor (Mena 2284) comenzará a recibir una gran concentración de fieles a partir de la tarde para participar luego del recorrido de seis kilómetros del Vía Crucis. El padre Ignacio partirá encabezando la peregrinación con la primera cruz. Luego la pasará a los fieles que esperarán ansiosos cargar con el madero. A su vez, habrá otras cruces entre la multitud para que todos al menos tengan la oportunidad de rozarla.

Nuevamente el barrio Rucci será el destino de decenas de colectivos que, desde varios puntos del país, llegarán repletos de fieles. Desde la organización de la parroquia señalaron que se espera un gran aluvión de gente y comentaron que otros años arribaron, incluso, turistas de Uruguay y hasta de Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario