La Ciudad

El memorial para calle Salta lleva siete años de gestiones y aún no pudo concretarse

Familiares de víctimas de la tragedia quieren saber qué pasará con el proyecto para levantar un espacio verde y la sede de la escuela provincial de Música

Martes 29 de Junio de 2021

A cinco semanas de un nuevo aniversario de la explosión del edificio de Salta 2141, los familiares de las víctimas reclaman una reunión con las autoridades provinciales para conocer de primera mano cuál es el destino del proyecto para construir un memorial en homenaje a las 22 víctimas de esa tragedia, inédita en la historia de la ciudad.

La idea de levantar un espacio de memoria en el mismo lugar donde se levantaban las tres torres de departamentos, que el 6 de agosto fueron sacudidas por una fatal fuga de gas, comenzó a gestarse meses después de aquel dramático 6 de agosto de 2013.

En junio del año siguiente el Concejo Municipal aprobó por unanimidad el proyecto para declarar “de interés municipal” el terreno de calle Salta, entre Oroño y Balcarce, y solicitó a la Legislatura provincial que trate una ley que declare de utilidad pública y sujeto a expropiación el predio. Por entonces se proyectaba construir allí un espacio verde con el nombre de “Plaza de las 22 Estrellas”.

Pero la expropiación del terreno que ocupaban las torres de departamentos demolidas tras el siniestro fue aprobada por la Legislatura provincial recién en 2017 y dos años después la provincia firmó los convenios de compra con los propietarios de las viviendas.

Así, se dejó listo el camino para que en el inmenso terreno de calle Salta, entre Oroño y Balcarce, se levante el “Espacio Cultural y Educativo de la Memoria y la Música”. Con ese nombre se presentó el proyecto para la construcción de un edificio de planta baja, seis niveles y un importante espacio verde, donde convivirán el Instituto Superior del Profesorado de Música Nº 5.932 Carlos Guastavino y la Asociación Civil Salta 2141.

Pero el cambio de la gestión provincial, primero, y las necesidades relacionadas con la pandemia de coronavirus, después, pusieron freno a la iniciativa. Desde que comenzó la crisis sanitaria, "a nivel presupuestario no hay otra prioridad", señalaron fuentes de la Secretaría de Cultura de la provincia.

Sin noticias

“Hace varios meses que pedimos una reunión con el gobernador Omar Perotti o con alguna autoridad provincial para saber qué va a pasar con el memorial”, recordó Eleonora López, hermana de Carlos, un comerciante gastronómico de 40 años que falleció en la explosión del edificio.

Si no fuera por el enorme cartel que sigue reclamando justicia colocado sobre el paredón que cubre su frente, el predio donde se produjo el siniestro bien podría considerarse una anomalía en una de las zonas más cotizadas del macrocentro de la ciudad. Un baldío, al que cada tanto personal municipal ingresa a cortar césped y malezas. Según aseguran los vecinos, los pastos a veces llegan a alturas desmedidas. “Puede ser un yuyal”, se quejan.

Marcela Nissoria fue pareja de Hugo Montefusco, un hombre de 56 años, que trabajaba en el Sanatorio de la Mujer y en las ambulancias del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias y dejó la vida en la explosión. “Los familiares de las víctimas necesitamos un lugar donde recordarlas”, señala la mujer y se lamenta de que el proyecto para construir el memorial esté paralizado.

“Somos cautos, sabemos que actualmente la prioridad es proteger la salud de la población. Pero hicimos varios pedidos de reuniones con el gobernador, incluso a través del intendente Pablo Javkin, y no pudimos entrevistarnos con ninguna autoridad provincial”, explica y remarca "lo único que pedimos es una señal de que van a impulsar el proyecto".

Un memorial con historia

La idea de construir un memorial en homenaje a las 22 personas que fallecieron en la explosión de gas desatada el 6 de agosto de 2013 surgió de un grupo de familiares de las víctimas y demandó varios años de gestiones desde que el Concejo Municipal declaró de interés público la iniciativa.

El 23 de noviembre de 2017, la Cámara de Senadores de la provincia convirtió en ley el proyecto del Ejecutivo para expropiar el terreno que ocupar el edificio, en Salta 2141. La iniciativa había sido remitida por el entonces gobernador Miguel Lifschitz en agosto de ese mismo año, con la propuesta de convertir el lugar donde se levantaban las tres torres demolidas en un espacio vinculado a la música y el arte.

El 6 de agosto del 2018, cuando se cumplieron cinco años de la tragedia, se abrió el concurso de proyectos para el nuevo edificio. El resultado del certamen se conoció el 22 de noviembre de 2018, Día de la Música. Los ganadores fueron un equipo de arquitectos rosarinos integrado por Mauro Grivarello Bernabé, Leonardo Javier Losada y Federico Patricio Castellani, todos graduados en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

La propuesta consistió en un edificio de seis niveles, construido en hormigón y vidrio, para alojar al Instituto Carlos Guastavino y a la Asociación Civil Salta 2141. La obra también incluye un espacio verde en la planta, un auditorio, salón de usos múltiples, una biblioteca, un café y una terraza verde.

En enero de 2019, y después de arduas negociaciones, el gobierno provincial y un grupo numeroso de propietarios de Salta 2141 firmaron el convenio de expropiación del inmueble, paso imprescindible para iniciar la construcción del memorial.

El 4 de septiembre de ese año, el proyecto volvió a convertirse en noticias. En el paredón que recubre el acceso al terreno donde se derrumbó la torre de departamentos se instaló un portón de obra para la realización de una serie de estudios con el objetivo de determinar cuáles son los trabajos que deben realizarse en el terreno, donde existían cocheras subterráneas, antes de iniciar la construcción. Por esos días, se anunció también que el llamado a licitación para la ejecución de la primera etapa de la obra se concretaría “en las próximas semanas”.

Sin embargo, el cambio de gestión a nivel provincial y la pandemia estiraron esos plazos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?