La ciudad

El Hospital Italiano comienza a alejarse del fantasma del cierre

El secretario de Atsa aseguró que "las alternativas de reactivación que se analizan descartan la posibilidad de la quiebra".

Miércoles 23 de Septiembre de 2015

Cambio de semblante. Las reuniones que se están desarrollando para tratar de recuperar el Hospital Italiano ofrecen ahora un panorama bastante más alentador. Ya no se habla de cierre de puertas, ni de plazos angustiantes y el horizonte asoma algo más descontaminado. Es que en las dos o tres alternativas que se están analizando en la mesa de negociaciones entre la empresa, los médicos y las entidades sindicales, se descarta esa drástica decisión. "Todas las tratativas que se están llevando adelante apuntan a que no cierre el hospital", le aseguró a este diario Juan Martino, secretario general de Atsa (Asociación de Trabajadores de la Sanidad) Rosario.

Así, sin demasiadas precisiones sobre los caminos a recorrer para salir de la severa crisis económico-financiera que envuelve al tradicional centro de salud de la ciudad, pero con la seguridad de que ya se optó por la continuidad del efector, el dirigente gremial trazó un panorama muy diferente al que estableció hace seis días atrás, cuando comunicó que Fiscalía de Estado había impuesto un plazo de 10 días para que las comisiones internas propongan alternativas de reactivación. Y que si no aparecía alguna respuesta confiable, podía llegar a cerrar sus puertas.

La sensación es que en este período de estudio y deliberaciones se llegó a un punto común entre todas las partes (empresa, médicos y entidades sindicales) que implica haber tomado la determinación inicial de no cerrar el hospital. Y que desde allí se están construyendo las posibilidades de recomposición.

Más allá de que todavía restan mayores detalles, lo cierto es que este guiño de optimismo llegó en un momento justo, para sacar de adelante el fantasma del cierre, y también para calmar a la gran cantidad de empleados que tiene el hospital y a los pacientes que utilizan las más de 200 camas que posee el Italiano.

"Lo más importante en este momento es que, según lo que se está trabajando, el hospital no va a cerrar", le remarcó Martino a este diario, ahora con una visión mucho más esperanzadora de la conflictiva situación.

Desde hace unos días se están barajando variantes para darle forma a la necesidad de salvataje. Lo positivo es que, según se desprende del entorno inmediato de los negociadores, ya no está más en la cabeza de ninguno la chance de cerrar las puertas del hospital. Además, ahora aseguran que se mantendrán las fuentes laborales.

Falta encuadre formal. Aún falta la aprobación del encuadre formal que se le dará. Y esa resolución podría aparecer en dos o tres días.

En estos días, el hospital está funcionando. Si bien no lo está realizando con sus bríos tradicionales, la idea sería que recobre rápidamente la prestación de sus servicios y movimientos habituales.

Según apuntan algunos empleados, hay médicos que volvieron a trabajar y en la jornada de ayer hubo casi 100 internados en el efector.

La intención es brindar señales concretas de revitalización.

En relación a algunos pedidos de quiebra por montos pequeños que llegaron a las autoridades del hospital, desde el seno mismo del Consejo Directivo deslizaron que esa instancia se superará sin inconvenientes porque no representan grandes erogaciones.

De esta manera, después de marchas, pedidos, denuncias de maniobras de desmantelamiento, abrazos solidarios y una gran cantidad de reuniones internas, el Hospital Italiano comienza a tener al menos una luz perceptible al final del túnel. El tablero de acción se va aclarando y se arriman algunas certezas.

Vale destacar que este hospital es uno de los centros de salud más importantes de la ciudad y la región. Cuenta con 200 camas y 500 trabajadores dentro de su estructura de funcionamiento, que están pendientes de la resolución de este intrincado conflicto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS