La ciudad

Desafiante, una pandilla de 60 motociclistas se burló de un control de Tránsito

Aparecieron frente a los inspectores haciendo rugir los motores y escaparon en contramano por bulevar Oroño, en el extremo sur.

Martes 21 de Agosto de 2018

Volvió a suceder. Como una bandada de pájaros en medio de la noche, más de 60 motos irrumpieron a alta velocidad en las calles, pasaron frente a un control de tránsito en Oroño y Lamadrid, se subieron a la vereda, circularon contramano y se fugaron del lugar en las narices de los inspectores.


El hecho ocurrió en la madrugada del viernes y las imágenes captadas de la estampida circularon por las redes sociales. Para el director de Tránsito, Gustavo Adda, "fue un hecho extraño, no se evadían de un retén sino que desafiaron la autoridad con esta actitud temeraria. Pero lejos de desalentarnos, nos empuja a trabajar con más entusiasmo", aseguró.

Al igual que un grupo de unas 50 motos que asoló Oroño y Güemes en mayo pasado; el mecanismo se repitió: los escapes libres y el rugido los anuncia para luego desfilar en zig zag entre los coches y el cantero central. Un peligro para peatones y automovilistas y una preocupación para el municipio.

Ahora, la escena se repite. Pero se sumó la actitud desafiante. En la madrugada del viernes, una decena de inspectores municipales con apoyo policial estaban desmontando un operativo de control vehicular en Oroño y Lamadrid cuando el descontrol ganó la calle.

Picadas clandestinas II

"Empezaron con las motos a contramano, por la vereda, haciendo piruetas, se burlaban de los que hacían el operativo. Pero estamos acostumbrados a ver esto, no pudieron hacer nada", dijeron los vecinos de la zona.

Las imágenes en video dejan ver cómo un agente policial intenta retirar un cono del dispositivo de control en Oroño y Lamadrid (una zona en la que se reiteran las denuncias de picadas) frente al avance descontrolado de una hilera de motos que tras desfilar frente a las fuerzas del orden se evaden a alta velocidad —muchos haciendo willy — en contramano por el bulevar hasta tomar una calle transversal y perderse en la noche.

Entre el rugido de los motores, el ruido de los caños de escape y el estupor de los inspectores todo "vuelve a la normalidad" en cuestión de segundos.

Picadas

"Muchos de estos motociclistas no son de Rosario, por los datos que pudimos recabar podrían ser algunos titulares de motos secuestradas en un control que hicimos en el puente Celedonio Escalada", dijo el titular de Tránsito municipal.

El funcionario hizo referencia al operativo cerrojo de junio, cuando inspectores de la Dirección Municipal de Tránsito y agentes del Comando Radioeléctrico lograron incautar 25 motos mediante un operativo cerrojo a quienes habían realizado maniobras peligrosas sobre bulevar Oroño. Los principales motivos para la retención de los vehículos fueron falta de papeles y hasta patentes cambiadas.

Lejos de evadir el retén, Adda consideró que esta actitud "esconde la plena intención de generar disturbios y mostrarse como héroes del delito, de hacerse los piolas y cancheros, de los protagonistas de «Rápido y furioso» pero poniendo en riesgo sus vidas y las ajenas".

En relación a la actitud temeraria y algún posible nexo con el delito, Adda reflexionó: "Hasta ahora son acciones temerarias, bochornosas, que no buscan otra cosa. Si son delincuentes que roban o matan no lo sé, pero dejan a la vista que no son buena gente. Querían mostrarse frente a la autoridad con esta conducta a sabiendas temeraria".

Durante el operativo hubo un detenido y cuatro sujetos se habían dado a la fuga y fueron recapturados por la policía. Luego de la picada de más de 60 motos en banda, Adda ordenó girar las actuaciones a la Unidad Regional II, Gendarmería y Policía Federal.

Oroño y Lamadrid fue señalada varias veces como conflictiva. Según datos oficiales, se realizaron allí entre 2015 y lo que va de 2018 79 operativos, 766 remisiones al corralón, 221 por alcoholemia positiva, y 1.200 actas de infracción.

Una esquina elegida por los amantes del stunt."Es hacer willy, círculos o subirse arriba del asiento de una moto. Pero no corremos picadas", le había dicho a este diario Nicko, un pibe de 19 años integrante de GalvezStunt en una nota publicada en junio pasado. El joven pertenece a un grupo que se reúne en Lamadrid y Oroño, en el parque Scalabrini Ortiz o La Florida. También sobrevuelan las denuncias por las bandas de motos que asolaron Oroño al 300. "Meten miedo", habían dicho los vecinos.

Más de cien remisiones durante el fin de semana largo

Desde el miércoles al feriado de ayer se concretaron más de 600 procedimientos preventivos y de control de tránsito nocturno. Sólo se registraron 26 casos de alcoholemia. También hubo dos traslados por narcolemia positiva.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana realizó más de 600 intervenciones preventivas y de control vehicular durante las noches y madrugadas del fin de semana largo.

Un total de 121 unidades fueron remitidas al corralón municipal durante este mismo lapso de tiempo.

Durante las intervenciones se efectuaron controles de alcoholemia que dieron resultados positivos en sólo 26 casos, una cifra algo menor a las registradas los últimos fines de semana en relación al número de controles hechos.

El nivel más elevado medido fue de 2.13 gramos. Cabe destacar que también se detectaron dos casos de narcolemia positiva.

"Seguimos con una fuerte presencia en la ciudad, aportando al cumplimiento de las normas para la construcción de un tránsito más ordenado y accesible, más ajustado a la ley que favorezca un desplazamiento seguro. Trabajamos para que Rosario sea de todos en convivencia", sostuvo el titular de Control y Convivencia Guillermo Turrin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario