La ciudad

Ambientalistas denunciaron gran presión del lobby sojero

Fue el día después del insólito cambio de posición de la mayoría de los concejales que habían apoyado la prohibición del glifosato en Rosario

Sábado 02 de Diciembre de 2017

Organizaciones socioambientales, sindicatos y agrupaciones políticas de Rosario y la región criticaron ayer con dureza el repentino cambio de posición respecto al glifosato de algunos concejales rosarinos, que en 14 días pasaron de prohibirlo a pedir un protocolo de buenas prácticas para su utilización.

"Vergüenza en el Concejo de Rosario. El lobby sojero se apoderó de la sesión del jueves 30". Así comienza la comunicación de las organizaciones, que aseguraron que todavía "tratan de entender lo inexplicable" ya que "los concejales que habían dado su voto a la prohibición, hoy habilitan la aplicación de sustancias aún más tóxicas".

"Consideramos lamentable que bajo el conocido lema «si no te gustan mis principios, tengo otros», los concejales hayan dado marcha atrás a la loable decisión de proteger la salud y el ambiente de la población rosarina, cediendo a las presiones del lobby sojero y demostrando para quiénes gobiernan verdaderamente, y liberando así a la Intendenta Mónica Fein de su responsabilidad ejecutiva", expresaron las entidades.

En el texto se menciona a los concejales del socialismo Verónica Irizar y Enrique Estévez; Carlos Comi (Coalición Cívica); Aldo Poy (PDP), Martín Rosúa, Daniela León y Sebastián Chale (UCR); Alejandro Roselló, Agustina Bouza, Renata Ghilotti, Gabriel Chumpitaz y Carlos Cardozo (PRO); Diego Giuliano (peronismo), Carlos Cossia y Jorge Boasso como los autores de un "mamarracho jurídico administrativo" pergeñado con el objetivo de echar por tierra la ordenanza votada unánimemente el 16 de noviembre, "la cual prohíbe el uso del herbicida cancerígeno glifosato". "El marcador arrojó 15 votos a favor de las corporaciones en detrimento de la salud y el ambiente de los rosarinos", subrayaron.

Al mismo tiempo destacaron que otros concejales "resistieron" y siguen "dando pelea contra el glifosato", entre los cuales se menciona a los bloques de Ciudad Futura, Compromiso con Rosario, Frente Social y Popular, Frente para la Victoria, y partido justicialista Unidos y Organizados.

"Frente a esta serie de irregularidades, desde el conjunto de organizaciones firmantes repudiamos la manipulación del sistema democrático y el avasallamiento de las instituciones que genera en manos de estos personajes la decadencia de la política. Hacemos un llamado al poder político para que anule el reciente proyecto de modificación y deje firme la ordenanza aprobada por unanimidad; también convocamos a la ciudadanía a que se manifieste en favor de la vida, por la salud y el ambiente".

Crónica

El comunicado reconstruye lo que fue la jornada del pasado jueves, cuando en la reunión parlamentaria de la mañana "se presentaron 16 miembros del agronegocio (representantes de Aapresid, Asoja, Sociedad Rural y del TAS -Toxicología, asesoramiento y servicios-) para intervenir en el proceso legislativo y avasallar el espíritu de la norma: la prohibición del uso del glifosato".

Luego se relata que por la tarde, "a través de burdas maniobras en el recinto, en plena sesión ingresó súbitamente un proyecto de modificación sobre la ordenanza ya aprobada pero aún no promulgada, lo que representa un insólito jurídico sin precedentes, desconociendo los principios administrativos formales".

Posteriormente, con el mínimo del quorum y sin número de expediente, se dio ingreso a dichas modificaciones.

Este proyecto de modificación elimina la prohibición del herbicida glifosato para habilitar la aplicación de productos "más tóxicos aún" (clase A, B y C) a través de un protocolo que aún no existe, "violando así los principios de no regresión de las normas y el ordenamiento público ambiental".

Asimismo —expresaron los ambientalistas— alude a la implementación de buenas prácticas en el manejo de herbicidas, que "son imposibles de implementar ya que con venenos no existen buenas prácticas, como se demuestra en los estudios científicos realizados por universidades públicas argentinas y de diferentes países del mundo".

Entre las organizaciones ambientalistas firmantes aparecen el Taller Ecologista, Taller de Comunicación Ambiental, El Paraná No se Toca, Cátedra de Salud Socioambiental, Instituto de Salud Socioambiental, STS, Propuesta Sur, Rosario es un Pueblo Fumigado, Movimiento Universitario por la Agroecología y la Multisectorial Paren de Fumigarnos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario