La ciudad

Acusan a los padres de la nena atropellada por el trencito

Los padres de una nena de 15 meses que murió al ser atropellada por el trencito del parque Alem y el concesionario del juego quedaron imputados por el delito de homicidio culposo tras el pedido del fiscal de la causa, Esteban Franicevich, al juez Correccional que investiga el hecho.

Viernes 25 de Enero de 2008

Los padres de una nena de 15 meses que murió al ser atropellada por el trencito del parque Alem y el concesionario del juego quedaron imputados por el delito de homicidio culposo tras el pedido del fiscal de la causa, Esteban Franicevich, al juez Correccional que investiga el hecho. El ministerio público también solicitó a la Municipalidad que informe la identidad del personal que realiza las inspecciones de ese trencito. En el momento del accidente la máquina era conducida por un menor, que también fue el primero en quedar imputado.
  La tragedia se desató la tarde del domingo 13 de enero, cuando la pequeña Luna Agustina Medina, de un año y tres meses, jugaba cerca de las vías y murió en el acto al ser atropellada por el tren infantil, que era conducida por un chico de 17 años. La nena había llegado al parque acompañada por su padres.
  Ahora la Justicia investiga en tres direcciones: la responsabilidad que tuvieron los padres de la criatura en su cuidado, en qué condiciones mantenía el juego el concesionario y de qué forma otorgó el permiso la Municipalidad, que además debe ejercer los controles de seguridad.
  A pedido del fiscal, el juez Correccional Nº 8, Edgardo Bistoletti, que investiga la responsabilidad penal en el hecho, imputó bajo el cargo de homicidio culposo a la persona que explotaba comercialmente el trencito y a los padres de Agustina. Igual suerte podrían correr los inspectores municipales a cargo del control técnico de los juegos.
  “Aunque parezca cruel la imputación, los padres de la nena aparecen con cierta responsabilidad en el hecho y también el concesionario del juego”, argumentó el fiscal Franicevih ayer a La Capital al confirmar las imputaciones.
  Respecto al titular del concesionario, “debe saber a quién pone a manejar un juego de esas características. Y en referencia a los padres es necesario determinar si pusieron debida atención en el cuidado de su hija”, argumentó el fiscal.

Inspectores en la mira. En la instrucción de la causa, Bistoletti pidió al municipio que informe los nombres de los inspectores que realizan los chequeos periódicos del juego. En este sentido, Franicevich lamentó que las autoridades “todavía no hayan acercado esos datos a la causa”. Lo mismo ocurre con las pericias técnicas sobre el rodado, cuyos resultados “están demorados”.
  Ese informe determinará si el lugar tenía cerco perimetral, barandas de protección y si el tren y las vías reunían las condiciones necesarias para circular en un parque de concurrencia masiva.
  Apenas ocurrió el accidente se pudo establecer que la locomotora carecía del denominado miriñaque (protección triangular que recubre la trompa y las ruedas y repele los objetos que choca) y que era conducido por un menor de edad, que quedó a disposición del juzgado de Menores Nº 3 imputado de homicidio culposo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario