Información Gral

El Ventisquero Negro: el más oscuro de los glaciares al pie del cerro Tronador

Casi 1.500 turistas por día visitan el "glaciar negro" en temporada alta. Se encuentra en el Parque Nahuel Huapi, a 80 kilómetros de Bariloche. Un atractivo turístico de características únicas.

Domingo 18 de Octubre de 2015

El cerro Tronador, en la región andina de Río Negro, guarda en una de sus laderas un glaciar de hielo negro que deriva en el río Manso, a unos 80 kilómetros de San Carlos de Bariloche, que desde hace unos años es un atractivo turístico de características únicas, al que se puede llegar tras un recorrido por paisajes terrestres y lacustres patagónicos.

El Ventisquero Negro, una de las 10 lenguas que bajan del volcán que truena en invierno por los desprendimientos de toneladas de nieve acumulada, tiene como vecina a la cascada de los Alerces, con caídas de más de 100 metros de altura, todo dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Rodeado de bosques nativos con lengas y cohíues, en esa zona hay caminos con horarios definidos para ascender y descender, una oficina de guardaparques, dos campings y una hostería donde se pueden alojar los visitantes, y desde allí realizar múltiples actividades, entre las que sobresalen las caminatas.

Un ventisquero es una zona en la montaña donde golpea el viento con mucha fuerza por lo que arrastra mucha nieve y forma de esa manera, por acumulación, los glaciares que bajan hacia los valles.

Este ventisquero es negro por la arena, las piedras y otros detritos líticos que quedan comprimidos entre las capas de nieve que luego conforman el glaciar, e impiden el reflejo de la luz que a otros les da el color blanco con vetas azules..

Teresa Villafañe, guía de la zona desde hace 10 años, dijo que en temporada alta, de diciembre a abril, por día tienen 1.400 turistas en la región en tanto que los campings tienen una capacidad de 100 a 120 visitantes diarios.

La guía explicó que el glaciar es negro por "las arenas volcánicas que arrastra en su erosión de la montaña que tiene acantilados de hasta 200 metros de altura, que en la zona superior es blanco y abajo es negro luego de lo cual, por el deshielo llena el Lago Manso, una pileta al pie del cerro donde flotan grandes bloques de hielo, también negros.

El negro del glaciar se lava en los días de lluvia o tormenta, pero muy rápido recobra su color, por la arena que vuela, pero no es fácil verlo lavado ya que tras las precipitaciones el camino es difícil de transitar.

Cerca del Ventisquero Negro se encuentra otra lengua glaciar del Tronador, llamado Castaño Overo, nombre que no obedece a su color sino a los animales que pastaban en la zona, entre los que se destacaba un toro de ese pelaje.

Villafañe recordó que "en el 2009 la zona sufrió un alud y el hielo, el agua, los témpanos, el barro y los árboles que arrastró, recorrieron casi ocho kilómetros hasta borrar el lago del valle" fenómeno del que todavía no se repusieron los vecinos de la zona, quienes pugnan por la reconstrucción de un puente de madera sobre el río Manso, "que nunca es tranquilo".

Si se sale de Bariloche hacia el ventisquero por la Ruta 258, en su primera parte asfaltada en muy buen estado, aparece a la derecha el Lago Gutiérrez en un paisaje dominando por el famoso Cerro Catedral.

Después se llega al Lago Mascardi y tras un desvío se transita por una ruta de ripio que pasa por el puesto de guardaparque,s donde se paga la entrada al Parque Nacional Nahuel Huapi.

De allí en adelante la ruta debe ser utilizada en un solo sentido: desde la mañana y hasta poco después del mediodía hacía el Cerro Tronador, y luego a la inversa por ser tan angosta y escarpada pese a lo cual, se la disfruta porque todo lo que tiene de agreste y difícil se compensa por los atractivos paisajes que se ven desde la ruta, rodeada de bosques nativos.

Luego de cruzar un puente de madera sobre el río Manso Medio, que impresiona por su color y transparencia, en un marco de una abundante vegetación y las montañas, se llega a la base del Tronador.

Más adelante y en el valle aparece el Río Manso Superior, de un color diferente al Medio: un verde amarronado, producto de los minerales que arrastra desde su nacimiento en el glaciar que también lleva su nombre, y que a su vez forma el Ventisquero Negro, el principal objetivo a avistar.

La zona de Pampa Linda es el último lugar desde el que se puede apreciar completo el Cerro Tronador, un volcán inactivo, con sus tres picos: el Internacional de 3.478 metros sobre el nivel del mar; el Argentino, de 3.410 y el Chileno, de 3.430.

En la base del monte Tronador, en Pampa Linda, hay un camping al que se accede con vehículo particular o en el colectivo de línea que sale desde la cabaña de informes del Club Andino Bariloche todos los días en verano, y que ofrece una opción económica para disfrutar de este paseo.

será en noviembre

Próxima asamblea de escuelas de capacitación de jueces en Capital

"La capacitación de jueces es una preocupación capital que comparten todos los poderes judiciales de Iberoamérica", sostuvo a su regreso de España la secretaria académica de la escuela de jueces y miembro el comité de relaciones internacionales del Poder Judicial de la Nación, Claudia Levin.

En la península ibérica la funcionaria participó, como la principal especialista representando a la Argentina, de la reunión preparatoria de la asamblea general de las escuelas de capacitación de los poderes judiciales de Iberoamérica que se reunirá en Buenos Aires en la última semana de noviembre.

Levin explicó que "una herramienta poderosísima para actualizar y/o cambiar la administración de justicia es una mayor y mejor formación de quienes la tienen a su cargo. De allí que para la Cumbre Judicial de la región sea una cuestión primordial".

La Red de Escuelas de Capacitación es un espacio creado en el ámbito de Cumbre Judicial Iberoamericana (que nuclea a todos los presidentes de Cortes nacionales y se reúne cada dos años) y este año a Argentina y, más específicamente, a Levín con su equipo, les corresponderá el rol de anfitriones.

La asamblea, entre otras cuestiones, renovará autoridades. Actualmente la secretaría general de la red está en manos de Colombia.

Levin, santafesina, ostenta el más alto cargo en el escalafón del Poder Judicial de la Nación, al que ingresó hace 17 años, y no sólo ejerce sus funciones de secretaria académica de la Escuela de Jueces, sino que como está radicada en la capital provincial es también docente por concurso de la Universidad Nacional del Litoral con una larga trayectoria académica.

Levín estuvo al frente del Proyecto Diversidad Sexual de la UNL que fue el antecedente que tomaron todos los bloques del Senado de la Nación para la sanción de la ley de Identidad de Género, que hoy rige en el país, y está formando allí la cátedra abierta sobre justicia y discriminación.

La asamblea de noviembre reúne a los especialistas en capacitación que cada Corte Suprema de cada país iberoamericano elige y la abogada santafesina reúne esa distinción por la cual la Universidad de Georgetown la incluyó entre sus consultoras y el Poder Judicial español como evaluadora externa de los jueces de ese país.

Por sus manos pasan también los certificados que garantizan la capacitación de los jueces de toda Iberoamérica e integra la comisión de vinculación entre los Poderes Judiciales iberoamericanos con los europeos.Con Levín la Argentina integra la junta directiva de Red de Escuelas Judiciales de los Poderes Judiciales de Iberoamérica, espacio desde el que confirmó la realización de la asamblea de Buenos Aires, tal cual se acaba de resolver.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario