Información Gral

Un estudio terminó con por lo menos seis mitos médicos

Seis mitos médicos muy arraigados en la sociedad quedaron sin demasiados argumentos luego de conocerse un estudio publicado en el British Medical Journey (BMJ). Así, la creencia de que el azúcar altera el comportamiento de los niños y de que existen soluciones mágicas para superar las resacas de alcohol, deberán desterrarse de los diccionarios domésticos.

Jueves 18 de Diciembre de 2008

Seis mitos médicos muy arraigados en la sociedad quedaron sin demasiados argumentos luego de conocerse un estudio publicado en el British Medical Journey (BMJ). Así, la creencia de que el azúcar altera el comportamiento de los niños y de que existen soluciones mágicas para superar las resacas de alcohol, deberán desterrarse de los diccionarios domésticos.

El estudio, realizado por investigadores de la University School of Medicine de Indiana (EEUU) concluyó, entre otras cosas, que la cabeza no es por donde más calor perdemos, ni que comer antes de irse a dormir engorda más, ni que hay más suicidios en invierno, ni que la planta conocida como estrella federal es tóxica.

Según los profesionales, por ejemplo, el calor no se escapa del cuerpo de las personas por la cabeza con más intensidad que por cualquier otra parte, algo que, según los investigadores, es casi un dogma. Para ello se tomó como referencia la descripción efectuada por un manual del ejército estadounidense donde se afirmó que "entre el 40 y el 45% del calor" del cuerpo encuentra esta vía de salida.

Tampoco la comida de la noche engorda más de la cuenta. Así lo había admitido un estudio sueco, que decía haber constatado que las mujeres obesas tenían mayor propensión a dar un último bocado antes irse a la cama.

También se desterró el concepto de que la gente se suicidaba en el invierno, debido a las características especiales de la estación. Por el contrario, numerosos estudios indican lo contrario. En Finlandia se concluyó de que el mayor número de suicidios se daba en otoño, con las cifras más bajas en invierno, mientras que en Hungría las tasas alcanzaban su cota máxima en verano; en Japón se concluyó que la gente se mataba más después de las vacaciones y en EEUU se aseguró que las vacaciones no influían.

Por otra parte, los profesionales concluyeron que habría que comerse entre 500 y 600 plantas de Estrella Federal para que se convirtiera en tóxica para un ser humano, algo que siempre se aseguró.

El azúcar y el alcohol tienen que ver con la quinta y la sexta evidencias derrocadas: el estudio concluyó que los caramelos o las bebidas azucaradas no alteran la conducta de los chicos y que tras una buena borrachera no existen soluciones mágicas para la misma. Sólo es cuestión de dejar pasar las horas para poder sentirse mejor.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario